fbpx

La desobediencia civil enciende la alarma del cambio climático

La abogada Farhana Yamin se pegó a la puerta de la sede de la petrolera Shell en Londres como una forma de protesta

Farhana Yamin during the Extinction Rebellion protest in London

Farhana Yamin, una abogada ambiental y activista del grupo Extinction Rebellion, posa para una fotografía frente al HM Treasury en Westminster durante la protesta de Extinction Rebellion en Londres, Gran Bretaña el 25 de abril de 2019. REUTERS/Peter Nicholls

Reuters | Laurie Goering

Escucha este artículo

 

La abogada británica Farhana Yamin pasó tres décadas escribiendo artículos sobre las amenazas del cambio climático, hablando en paneles y asesorando a países vulnerables sobre políticas climáticas. Pero nada de eso fue útil para que hubiera mayor acción en la lucha para detener el calentamiento global, dijo.

Read in english: Civil disobedience rings climate-change alarm bell 'a little louder'

Entonces, en abril, intentó una nueva táctica: pegarse a la puerta de la sede de la compañía petrolera Shell en Londres, como parte de una campaña de desobediencia civil por la acción climática, encabezada por el grupo Extinction Rebellion.

Dos semanas después, con 1.200 manifestantes arrestados, Gran Bretaña se convirtió en el primer país en declarar "una emergencia climática".

Después de eso, la semana pasada, el gobierno se comprometió a reducir efectivamente sus emisiones de calentamiento de planeta a cero para el año 2050.

Para recurrir al activismo, "tienes que llegar a cierto punto", dijo Yamin, de 54 años, parpadeando para contener las lágrimas.

"Y en mis 30 años de ser líder en el cambio climático, llegué a ese punto", dijo en un evento sobre el creciente movimiento climático en el centro de estudios Chatham House durante la Semana de Acción por el Clima de Londres.

Desde sufragistas que presionan para que las mujeres voten a otras batallas por los derechos civiles, "prácticamente todas las libertades que se puedan imaginar se han obtenido como resultado de protestas masivas y de alguna desobediencia civil u otra", dijo.

Y cuando se trata de climas agresivos, el aumento de los mares y otras amenazas del cambio climático, "la desobediencia civil ayuda a sonar un poco más fuerte", agregó.

Las protestas climáticas están surgiendo en todo el mundo, desde el movimiento internacional de huelgas estudiantiles inspirado por la adolescente sueca Greta Thunberg hasta las acciones de Extinction Rebellion en Gran Bretaña.

Allí han impulsado un aumento en las promesas para hacer frente al cambio climático a medida que el gobierno y las empresas se apresuran a evitar la interrupción en medio de la creciente ira pública por la lentitud en las respuestas.

Chris Stark, jefe del Comité de Cambio Climático de Gran Bretaña, dijo que hace un año, su grupo independiente, que ha aconsejado al estado para que intensifique los preparativos para el cambio climático, "está preocupado por obtener un informe del gobierno, para el cual no estaban listos".

Pero ahora, después de las manifestaciones, "la ventana para una política ha cambiado mucho", dijo en otro evento de la Semana de Acción por el Clima de Londres.

UNA TAZA DE TÉ

Daze Aghaji, un manifestante del cambio climático y estudiante de Goldsmiths, Universidad de Londres, dijo que muchos jóvenes ahora sienten que "el contrato social es nulo" cuando se preparan para enfrentar serios desafíos climáticos que los líderes anteriores no están aceptando.

Eso significa que "nos vamos a rebelar", dijo en la discusión de Chatham House. "No podemos esperar a que los políticos digan: 'Esto es lo que le daremos'".

Lea también: Noruega se preocupa por la deforestación de Brasil

Sin embargo, la explosión de manifestaciones callejeras también presenta riesgos. Entre otros, los estados podrían tomar medidas más agresivas contra los activistas las que se toman actualmente, dijeron los participantes del evento.

Cuando arrestaron a Yamin después de quedarse en el edificio de Shell, la esposaron.

"Pero al final del día tomé una taza de té cuando llegué a la estación de policía", agregó. "Eso no es lo que es cuando eres de Pakistán o Nigeria".

Sam Geall, investigador de Chatham House sobre China y temas de energías, advirtió que los gobiernos y los servicios de seguridad tendrían que reevaluar lo que ven como amenazas a medida de que las protestas crecen a nivel mundial.

"¿Qué interpretas como una seria interrupción?" preguntó, comparando 10 minutos de caos de tráfico con un millón de libras de ganancias de la compañía petrolera. "Necesitamos entender... quienes no están siendo castigados" por causar daño climático, agregó.

Aghaji dijo que las protestas callejeras por la contaminación del aire, que ella ayudó a coordinar, atrajeron a jóvenes activistas adolescentes en algunas partes del mundo, a pesar de que se les advirtió sobre los riesgos.

Un joven de 13 años en México le dijo: "Ha llegado el momento en que ya no puedo sentarme y no hacer nada".

Anna Taylor, cofundadora de UK Student Climate Network, dijo que ella y sus compañeros sentían que no tenían otra opción.

"Fuimos a la huelga porque estamos desesperados, estamos enojados y tenemos miedo", dijo.

REBELDES DE PELO GRIS

Cuando se le preguntó qué leyes eran aceptables romper como parte de la desobediencia civil, Yamin habló sobre los arrestos de los activistas del grupo Extinction Rebellin, que fueron por allanamiento, molestias públicas y graves perturbaciones.

"Para mí, es muy importante que no poner en peligro a los demás", dijo. Pero, agregó, "esto no es un viaje escolar. Esto es algo serio y arriesgado".

Hasta el momento, ninguno de los activistas británicos arrestados en abril había sido acusado, dijo, pero espera que lo sean.

"Es importante tener mi día en la corte", dijo. "El objetivo del sistema legal es mostrar que (el cambio climático) es una injusticia mucho mayor".

Ella instó a cualquier persona preocupada por las amenazas climáticas a agregar la palabra "activista" a su CV y convertirse en un activista en su vida diaria.

La razón principal es que los jóvenes, que enfrentan tantas presiones, necesitan que las generaciones mayores les ahorren parte del trabajo, enfatizó.

"Hago un llamado a todos ustedes con canas, sentados con vidas sin hipotecas, para que se unan al activismo con el que se sientan cómodos", dijo.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…