fbpx

Salvadoreña acusada de aborto se enfrenta a un nuevo juicio

Es el primer nuevo juicio de un caso de aborto en un país que crea casos legales contra mujeres que han sufrido abortos involuntarios y emergencias obstétricas, en los que las acusan de asesinato

Protestors hold signs calling for justice and freedom for Evelyn Beatriz Hernandez

Manifestantes sostienen pancartas que reclaman justicia y libertad para Evelyn Beatriz Hernandez afuera de la corte donde enfrenta un nuevo juicio, después de que su condena de 30 años por aborto fuera revocada en febrero, en Ciudad Delgado, a las afueras de San Salvador, El Salvador, el lunes 15 de julio de 2019 /AP Photo /Salvador Melendez

AP | Sonia Pérez

Escucha este artículo

 

Una mujer joven que dio a luz a un bebé en un baño en una casa en El Salvador regresó a la corte el lunes y enfrentó un segundo juicio por asesinato en un caso que atrajo la atención internacional debido a las leyes altamente restrictivas sobre el aborto en el país.

Read in english: Salvadoran accused of abortion faces retrial, hefty sentence

Evelyn Beatriz Hernández, quien dice ser una víctima de violación y que no tenía idea de que estaba embarazada, ya había cumplido 33 meses de su sentencia de 30 años cuando la Corte Suprema anuló la sentencia en su contra en febrero y ordenó un nuevo juicio con un nuevo juez.

Es el primer nuevo juicio de un caso de aborto en un país que crea casos legales contra mujeres que han sufrido abortos involuntarios y emergencias obstétricas, acusándolas de asesinato.

“Quiero que se haga justicia. Sé que todo va a estar bien. Mi fe está con Dios y con mis abogados", dijo Hernández a los periodistas cuando ingresó al juzgado, y agregó que espera" cosas buenas, a diferencia de lo que sucedió antes, y que soy inocente".

Los defensores de los derechos de las mujeres esperan que el nuevo gobierno del presidente Nayib Bukele, que asumió el cargo en junio, suavice la postura del país sobre los derechos reproductivos de las mujeres, con la absolución de Hernández como primer paso. Decenas de mujeres han sido encarceladas en El Salvador con condenas similares.

"Lo que vive Evelyn es la pesadilla de muchas mujeres en El Salvador", dijo su abogada, Elizabeth Deras.

Hernández ha dicho que recuerda haber llegado a una dependencia en una comunidad rural pobre en abril de 2016 con fuertes dolores abdominales. Se agachó para defecar, dice, y el bebé debe haberse deslizado hasta el fondo del tanque séptico. La madre de Evelyn dice que encontró a su hija desmayada al lado del inodoro improvisado y llamó a una camioneta para trasladarla a un hospital a 30 minutos.

El feto tenía 32 semanas de edad, casi a término, y los examinadores forenses no pudieron determinar si la muerte ocurrió en el útero o en las heces. La causa de la muerte sigue sin estar clara.

Ambas mujeres insisten en que no sabían que había un bebé en el tanque séptico.

"Realmente no sabía que estaba embarazada", dijo Hernández el lunes. "Si lo hubiera sabido, lo habría esperado con orgullo y con alegría".

Los fiscales no les creen, aunque la Corte Suprema aceptó el argumento de los abogados defensores de que no se habían presentado pruebas de que Hernández causó la muerte del bebé.

Puede interesarle: Venezuela: Mujeres y niñas son las más afectadas por la crisis

La Associated Press solo identifica a las víctimas de presunta agresión sexual por su nombre si las propias víctimas se hacen públicas con las acusaciones.

El juicio de Hernández, de 21 años, iba a comenzar el lunes en lo que parece ser la primera prueba para los derechos reproductivos de las mujeres bajo el mandato deBukele, que es joven y ha expresado desdén por todas las formas de discriminación.

Bukele ha dicho que cree que el aborto solo es aceptable cuando la vida de la madre corre peligro, pero que está "totalmente en contra" de criminalizar a las mujeres que tienen abortos involuntarios.

"Si una mujer pobre tiene un aborto espontáneo, inmediatamente se sospecha que se ha practicado un aborto", dijo Bukele en 2018. "No podemos asumir la culpa cuando lo que una mujer necesita es asistencia inmediata".

Más tarde el lunes, la corte aplazó el juicio hasta el 26 de julio, debido a un problema de salud de un testigo de la fiscalía.

Las mujeres que acuden a hospitales públicos después de un aborto involuntario a veces son acusadas de haber matado al feto.

Las recientes encuestas de opinión pública en El Salvador muestran un amplio apoyo a las leyes de aborto más indulgentes, como a permitir las intervenciones médicas cuando la vida de una madre está en peligro o el feto no es viable. Sin embargo, muchos salvadoreños siguen creyendo que las víctimas de violaciones deberían estar obligadas a aceptar sus embarazos.

Una intervención en nombre de Hernández mostraría que Bukele está "interesada en la vida de las mujeres", dijo Deras. Morena Herrera, quien lucha por los derechos reproductivos de las mujeres en El Salvador, también instó a Bukele a que levante la voz "en favor de Evelyn" para que la joven pueda seguir adelante con su vida.

Bukele no ha hablado públicamente sobre el caso Hernández.

El Salvador es uno de los tres países de América Central con prohibiciones totales del aborto, incluso en casos de violación e incesto, o cuando la vida de la madre está en peligro.

La ley salvadoreña dicta hasta ocho años de prisión para las mujeres que terminan intencionalmente un embarazo y para los médicos que las atienden. Sin embargo, los fiscales agresivos frecuentemente elevan los cargos a homicidio agravado, que conlleva una sentencia máxima de 40 años.

El Grupo de Ciudadanos para la Despenalización del Aborto en El Salvador ha rastreado 146 juicios contra mujeres por aborto desde 2014. De esos casos, 60 mujeres fueron condenadas a prisión, con 24 condenadas por homicidio con agravantes. Algunos insisten en que sufrieron abortos involuntarios y no terminaron intencionalmente sus embarazos.

Los castigos a menudo recaen en las mujeres pobres, jóvenes y víctimas de violación.

El Salvador es un país profundamente religioso, donde el 80% se identifica como católico o cristiano evangélico.

Pero también es un país plagado de violencia de pandillas y actitudes machistas sobre los roles de las mujeres. Cada año, aproximadamente 25,000 mujeres quedan embarazadas después de violaciones en un país de poco más de 6 millones de habitantes. Se cree que miles de abortos clandestinos se llevan a cabo cada año en El Salvador.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…