fbpx

Estados Unidos reconoce avances en fortalecimiento contra la inmigración mexicana

El Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU. reportó una caída del 28% el mes pasado en la cantidad de migrantes que se encuentran en Aduanas y Protección Fronteriza en la frontera de EE. UU. y México en comparación con mayo

U.S. Secretary of State Mike Pompeo and his Mexican counterpart Marcelo Ebrard meet in Mexico City.

En esta foto publicada por la Oficina de Prensa del Gobierno de México, el secretario de Estado de los EE. UU., Mike Pompeo, y su homólogo mexicano, Marcelo Ebrard, se reúnen en la Ciudad de México el domingo 21 de julio de 2019 / Oficina de Prensa del Gobierno de México via AP

AP | Amy Guthrie y Peter Orsi

Escucha este artículo

 

El secretario de Estado de los EE. UU., Mike Pompeo, reconoció el domingo que México ha logrado avances en el fortalecimiento contra la migración, al tiempo que expresa su esperanza de que El Salvador pueda contener la marea de migrantes al norte de ese país centroamericano.

Read in english: US notes advance in Mexican migration enforcement

Pompeo pasó la mañana con el secretario de relaciones exteriores de México, Marcelo Ebrard, en la Ciudad de México, antes de volar a una reunión con el presidente de El Salvador.

Ebrard dijo en un comunicado que Pompeo reconoció avances "significativos" en los esfuerzos de México para frenar la migración. Un número récord de migrantes, especialmente los centroamericanos, se han abierto camino a través de México en los últimos meses en un esfuerzo por comenzar una nueva vida en los Estados Unidos.

Dados los avances, Ebrard dijo que México no ve la necesidad de negociar un acuerdo de "tercer país seguro" con Washington que requiera que los inmigrantes soliciten asilo en México en lugar de en los Estados Unidos.

La portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, dijo en un comunicado que los dos principales diplomáticos discutieron los "esfuerzos compartidos de sus países para detener la inmigración ilegal".

Durante la reunión, dijo, Pompeo agradeció a Ebrard por el "aumento de los esfuerzos para hacer cumplir la ley de inmigración, que según las indicaciones iniciales sugieren que se está reduciendo el flujo de inmigrantes ilegales que llegan a la frontera sur de Estados Unidos".

El Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU. reportó una caída del 28% el mes pasado en la cantidad de migrantes que se encuentran en Aduanas y Protección Fronteriza en la frontera de EE. UU. y México en comparación con mayo.

Algunos atribuyen la disminución a una mayor aplicación de la ley en México, combinada con la participación del país en un programa que devuelve a los solicitantes de asilo a México para que esperen el resultado de sus peticiones en los Estados Unidos.

La reunión entre Pompeo y Ebrard sucedió a la mitad de un período de 90 días durante los cuales México acordó reducir la migración a través de su territorio hacia la frontera de los EE. UU. como parte de un acuerdo que evitó los aranceles a los productos mexicanos con los que amenazó el presidente estadounidense Donald Trump

Desde entonces, los funcionarios mexicanos dicen que han aumentado los controles migratorios a lo largo de las fronteras sur y norte, mientras que deportan a cientos de centroamericanos cada semana en avión.

Sobre otros asuntos, Ortagus dijo que los ministros discutieron el nuevo acuerdo de libre comercio con América del Norte. El Senado mexicano aprobó el acuerdo en junio, pero los legisladores demócratas en los Estados Unidos han amenazado con bloquearlo.

Y el Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que Ebrard sugirió que Estados Unidos y México trabajen juntos para recuperar los activos del narcotraficante mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán, quien fue condenado a cadena perpetua en Estados Unidos la semana pasada.

Un juez de EE. UU. le ordenó a Guzmán que pagara US$ 12.600 millones como parte de la condena a cadena perpetua que se anunció el miércoles.

Lea también: Circle K México se disculpa por anuncio "sexista" del Día de la Secretaria

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, dijo el jueves que el dinero es mexicano y que buscará que se devuelva al país, a través de una acción judicial si es necesario.

El Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que Ebrard también pidió ayuda para detener el flujo de armas traficadas a México desde los Estados Unidos.

Cuando la desfile de carros que llevaba a Pompeo partió, un abogado de Guzmán saltó al frente de uno de los vehículo con un letrero pintado a mano que decía: "Dinero de Chapo, No Estados Unidos, Sí México".

El conductor de un Suburban negro golpeó al abogado de Guzmán tres veces con la parrilla delantera de la SUV antes de que un funcionario mexicano retirara al abogado.

Hablando con los periodistas, el abogado José Luis González dijo que Guzmán quiere que su dinero se distribuya entre los pobres de México, en lugar de ser confiscado por el Gobierno de los Estados Unidos. El abogado también está luchando por la extradición de Guzmán a México.

Pompeo llegó a El Salvador más tarde el domingo para reunirse con el presidente Nayib Bukele, quien aceptó cooperar en los esfuerzos antinarcóticos.

Hablando con los reporteros después de la reunión, Bukele dijo que preferiría recibir inversión y asistencia de los EE. UU. en la lucha contra grupos criminales que ayuda.

El Salvador, Guatemala y Honduras conforman el llamado Triángulo del Norte de América Central, la fuente de la mayoría de la ola de migrantes y solicitantes de asilo que han tratado de llegar a los Estados Unidos este año, para escapar de la violencia y la pobreza en casa.

"Queremos mejorar las condiciones" en El Salvador, dijo Bukele.

Bukele sugirió que los países trabajen juntos para luchar contra la pandilla MS-13, que está activa tanto en El Salvador como en Estados Unidos.

"Queremos que la gente se quede aquí", dijo Bukele. "Ese debería ser nuestro objetivo".

Pompeo describió a Bukele como una fuerza de cambio y expresó optimismo de que puede influir en las actitudes hacia la migración hacia el exterior. Bukele asumió el cargo en junio.

"Este es un país que puede ser un modelo sobre la inmigración", dijo Pompeo a los periodistas.