fbpx

Cerdos por la paz: regresando de la guerra en Colombia

Escucha este artículo


Cerdos, papayas y pimientos están ayudando a sellar la paz en Colombia a medida que los campesinos regresan a sus tierras después de décadas de guerra

Cerdos

Reuters | Thin Lei Win

Hace dieciocho años, hombres armados irrumpieron en el pueblo de Henry Brito en el exuberante norte de Colombia y obligaron a todos a huir con solo unas pocas pertenencias para su comodidad.

Read in english: Pigs for peace: winding back from war in Colombia

En 2012, Luis Amaya abandonó a sus cerdos, expulsado por días de implacables disparos.

Dos años más tarde, Sofía Fernández huyó de su casa en la oscuridad de la noche, aprovechando una breve pausa en la lucha entre las fuerzas en guerra que tenían a su granja en medio del fuego cruzado.

Hace tres años, todos regresaron.

Y ahora las remotas colinas y valles a la sombra de la cordillera Serranía del Perija, que se extiende a ambos lados de la frontera norte entre Colombia y Venezuela, son un centro de pequeñas empresas agrícolas comunitarias que son fundamentales para la paz.

El exilio no era adecuado para todos los que huyeron.

"Somos personas acostumbradas a vivir en el campo. No nos gustan las ciudades. Es otro mundo. Así que decidimos regresar, incluso si tenemos que enfrentar muchos problemas", dijo Fernández.

Un acuerdo de paz de 2016 entre el gobierno y los rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) después de medio siglo de lucha alentó su regreso, dijeron, pero al principio fue difícil y la seguridad estaba lejos de ser un hecho.

Ahora esperan que los ambiciosos planes de desarrollo liderados por el gobierno, elaborados bajo el acuerdo de paz para apoyar a millones como ellos, proporcionen un futuro seguro.

Los signos iniciales son alentadores, dijeron.

Lea también: EE.UU. incluye a ministro venezolano en una lista de fugitivos más buscados

PAPAYA, PIMIENTA, CERDO

Según los planes emblemáticos, conocidos como PDET, Fernández y su hermana ahora producen 1,000 huevos de gallinas camperas al día, vendiéndolos a supermercados en Fonseca, una bulliciosa ciudad a unos 20 km de distancia.

Amaya y otros tres aldeanos han establecido una asociación para criar y vender cerdos.

Brito fue uno de los seis productores de frutas que se unieron para vender papayas y pimientos a escala comercial, cada uno trabajando en un acre de tierra.

Es una agricultura pasada de moda transportada a una nueva era.

Para los expertos en la materia, podría ser un modelo para otros países que se están recuperando de conflictos de larga data, ayudando a consolidar la paz al reducir las desigualdades profundamente arraigadas y reconstruir regiones que fueron saqueadas por la guerra.

Los proyectos se dirigen a personas remotas y rurales y les ayudan a volver a la vida normal a través de programas pequeños y baratos.

Dos agencias de las Naciones Unidas, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), ayudaron a los agricultores durante los primeros 18 difíciles meses, proporcionando ayuda y asesoramiento mientras se formaban gallineros y corrales.

"Solíamos luchar mucho cuando hacíamos esto solos", recordó Brito, de 60 años, rodeado de sus 400 papayas. "La primera lucha fue encontrar las semillas, herramientas y nutrientes para el suelo porque no tenemos suficiente dinero".

Entonces la FAO les dio las semillas, les enseñó cómo convertir el estiércol en fertilizante y plantar en etapas para que tuvieran una cosecha durante todo el año.

Los ingresos ahora son más estables, dijo Brito, ya que la asociación, que ha crecido de seis a 55, había allanado el camino para un contrato, y los mayoristas acordaron comprar todos sus productos.

Lea también: Maduro dice que exlíderes prófugos de las FARC son 'bienvenidos' en Venezuela

GUERRA Y PAZ

La guerra de 52 años en Colombia mató a unas 200,000 personas y obligó a más de 7 millones a abandonar sus hogares, según las Naciones Unidas. Las reformas rurales ahora son críticas para desarrollar áreas que fueron descuidadas durante el conflicto, dicen los analistas políticos.

"Solo al abordar las profundas disparidades socioeconómicas que afectan a estas comunidades, Colombia puede realmente superar el legado de violencia", según el International Crisis Group, un grupo de expertos centrado en la resolución de conflictos.

El programa de 10 años cubre algunas de las áreas más afectadas por la guerra, dijo la Agencia de Renovación del Territorio (ART) del gobierno, que encabeza los esfuerzos.

A fines de mayo, 37 agronegocios bajo PDET empleaban a casi 3,400 productores, con ventas superiores a 11 mil millones de pesos (US$ 3.4 millones), dijo Johana Talina Lugo Rosero, una funcionaria de ART, a la Fundación Thomson Reuters por correo electrónico.

Sin embargo, persisten grandes desafíos, entre ellos la división desigual continua de la tierra, una razón clave por la cual las FARC tomaron las armas por primera vez.

Muchos agricultores carecen de títulos de propiedad de sus tierras, lo que dificulta obtener créditos e incentivos estatales, dijo Talina Lugo Rosero.

La escasez de recursos también significa una infraestructura deficiente, dijo Manuela Angel González, representante asistente de la FAO en Colombia.

"Otro desafío ha sido la confianza porque estas comunidades no han visto la presencia del gobierno", agregó.

La seguridad también sigue siendo frágil en algunas partes del país. El gobierno estima que la violencia había desplazado a unos 210,000 colombianos desde el acuerdo de paz.

Un informe militar interno dijo que miles de ex rebeldes habían tomado las armas nuevamente, frustrados por la falta de oportunidades económicas y por enfrentar tal estigma y violencia.

"REINA LA PAZ Y LA TRANQUILIDAD"

Sin embargo, en las colinas que rodean el pequeño pueblo de Quebrachal, "reina la paz y la tranquilidad", dijo Amaya, de 41 años, que tiene grandes planes para los 44 cerdos que cría con otros tres granjeros.

Quieren hacer su primera venta en agosto.

En una innovación respaldada por la ONU, los animales duermen sobre las cáscaras de arroz que descomponen la materia fecal y, por lo tanto, mantienen la pluma limpia, eliminando el hedor y las moscas que aparecen en cualquier cerdito.

Las hermanas Fernández recolectan 1,000 huevos al día puestos por sus "gallinas felices", llamadas así por su disposición relajada.

Comenzaron con un regalo de 150 pollos de la FAO. Ahora tienen siete veces más, y grandes planes para expandirse.

"Este proyecto ha abierto una nueva forma de vida", dijo Fernández, cuya familia solía plantar yuca, maíz y tomates.

"No podemos decir que ganamos mucho dinero, pero es suficiente para tener una buena vida. Nos dio una razón para quedarnos en esta tierra".