fbpx

Coworking para mujeres: el espacio ideal para trabajar

Iniciativas que surgen de las necesidades de diferentes tipos de mujeres en el mercado laboral han dado lugar a nuevos conceptos de coworking

Grupo de personas trabajando en una mesa

Grupo de personas trabajando en una mesa. / Imagen de referencia / Pixabay

LatinAmerican Post | Jorge Ovalle

Escucha este artículo


Read in english: Coworking designed especially for women proves to be a trend

El coworking es una tendencia que ha llegado para quedarse, de eso nadie tiene duda. Los expertos en diferentes partes del mundo han afirmado que los espacios de coworking constituyen una verdadera revolución en la forma en la que las personas se acercan a su trabajo, especialmente de los más jóvenes. Así mismo, el coworking ha probado ser una herramienta útil y rentable para los nuevos modelos de negocio, como las start-ups, pero, sobre todo, el concepto ha probado ser lo suficientemente flexible como para extenderse a lo largo de todo el mundo.

Lidija Grozdanic, en su artículo “JLL Study: Coworking is More than Hype”, donde analiza el estudio publicado por la firma alemana JLL sobre la situación del coworking mundial, tomando como referencia Alemania, asegura que los espacios de coworking están en aumento debido a que las personas desean condiciones de trabajo y estilos de vida cada vez más flexibles.

En este artículo Grozdanic identifica, también, los tres tipos de coworking más comunes, en los cuales se puede dividir toda la proliferación reciente de espacios de este tipo: el coworking en el sentido más inmediato, donde las personas comparten espacios de manera cercana en un marco que no está dentro de una oficina convencional; los espacios híbridos, que se refieren a una combinación entre oficinas privadas y espacios abiertos; y los centros de negocios, donde espacios acondicionados para ello se rentan como oficinas privadas por un período dado de tiempo, pero donde se ofrecen también otros servicios. 

Lea también: ¿Tienes en mente crear un emprendimiento? La amistad podría ser la clave

Este fenómeno ya es una realidad y, sin embargo, su flexibilidad es tan atrapante que poco a poco han ido surgiendo casos que llaman la atención, donde destacan los coworking especialmente diseñados para mujeres. Es necesario precisar en un primer momento que estos espacios para mujeres parten de la visión de creadoras que han visto en el mercado una necesidad de brindar espacios que se acomoden a las necesidades de una gran cantidad de mujeres, y proyectos creados por mujeres, que no tenían un espacio donde desarrollarse cabalmente.

Así nace en 2015 “One Roof Women”, por ejemplo, de la mano de Sheree Rubinstein y Gianna Wurzl, donde su objetivo principal es brindar una plataforma para mujeres líderes en negocios y cabezas de empresas. Este coworking ha llegado a ser uno de los más importantes en el panorama australiano, especialmente el de Melbourne, donde se encuentra ubicado.

No obstante, los coworking que más llaman la atención son tres casos latinoamericanos que, en el momento, mandan la parada en la región. El primero de ellos es el mexicano “Co-madre”, fundado por Paola Tabachnik en el 2017. A partir de su necesidad de compaginar su vida profesional con su vida personal, Tabachnik ideó un lugar de coworking donde las madres emprendedoras tuvieran cabida y fueron el foco de atención. De esta manera, “Co-madre” cuenta con todas los espacios de trabajo y oficinas dispuestas para diferentes proyectos que deseen hacer parte de este coworking, al mismo tiempo que tienen todas las atenciones que pueden requerir los hijos de las madres involucradas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Co-Madre (@co_madre) el

 

Desde una necesidad muy similar partió Lissette Arellano para “Co-madres”, el primer coworking ecuatoriano pensado especialmente para mujeres y, al igual que su análogo mexicano, con una atención especial para las madres y sus hijos. Un elemento particular de este último espacio es la tienda que tiene, donde los productos de las diferentes empresas involucradas en el coworking pueden exhibirse al público.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Co Madres Coworking - Colombia (@comadres_co) el

 

Por último, se encuentra “Urban Mujer” de Chile, con una perspectiva más cercana al “One Roof” australiano, pensado especialmente para mujeres emprendedoras y líderes en sus campos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Urban Mujer (@urbanmujerchile) el

Lo que hace interesante estas propuestas de coworking especialmente pensados para mujeres no es el concepto en sí de que sean solo mujeres las que trabajen, sino la flexibilidad que brinda el concepto de coworking para que diferentes mujeres, con necesidades muy diferentes dentro de su vida, puedan adaptarse al trabajo que deseen y puedan compaginar todos los aspectos de su vida como deseen, independientemente de las exigencias de su trabajo.

Es por ello que conceptos que parten de una necesidad específica como la maternidad, como “Co-madre” y “Co-madres”, tienen una proyección prometedora al igual que “Urban Women”, pues se adaptan a los diferentes estilos de vida a los que responde el coworking. Prueba de ello es que Forbes méxico reconoció la proyección de “Co-madre” en el 2019 y aseguró que este será su año. Y, sin lugar a dudas, es el concepto que necesitan las nuevas economías.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…