fbpx

Ronda de licitaciones para explotación petrolera frente a la costa amazónica en Brasil

En la ciudad de Río de Janeiro se celebró la 16a ronda de licitación en concesión para la exploración y producción de petróleo y gas natural en cinco cuencas sedimentarias en aguas del gigante suramericano.

Bomba instalada en una perforación petrolera

Bomba instalada en una perforación petrolera. / Foto: Pixabay - Imagen de referencia

LatinAmerican Post | Alberto Castaño Camacho

Escucha este artículo


Read in english: Round of tenders for oil exploitation off the Amazon coast in Brazil

La Agencia Nacional de Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles (ANP) ofertó 36 bloques en las cuencas Camamu-Almada, Jacuípe, Pernambuco-Paraíba, Campos y Santos. El director de la ANP, Decio Oddone, afirmó al inicio de la ronda que “se espera ver la subasta más competitiva de todas, tendremos la mayor disputa entre las compañías por algunos bloques, principalmente por Campos y Santos”.

Multinacionales de la talla de ExxonMobil, Chevron y Shell y brasileñas como Petrobras y Enauta Energía son apenas algunas de las 17 empresas que participaron de la subasta por los 36 bloques ofertados, según aseguró la Agencia Brasilera.

Lea también: Siemens reconstruirá dos centrales eléctricas en Irak

Resultados económicos

El ministro de Minas y Energía de Brasil, Bento Albuquerque, afirmó que “el resultado de la subasta superó todas las expectativas que el gobierno tenía”, pues a pesar de que sólo un tercio de los bloques que se sacaron a subasta fueron adquiridos, las empresas compradoras terminaron desembolsando casi el triple del mínimo estipulado por la ANP.

El bono mínimo de suscripción de todas las áreas se tasó en USD $780 millones y el resultado de la subasta estuvo cerca de sobrepasar la barrera de los USD $2.200 millones.

Uno de los consorcios que se presentó a la subasta, conformado por el grupo francés Total, QPI de Catar y la empresa malaya Petronas, hicieron la oferta más grande, cerca de USD $970 millones, cerca del 50% de lo subastado por la ANP.

Se espera que las próximas rondas, el 6 y 7 de noviembre de este año, sean, de igual manera, un éxito para la ANP y un duro golpe para grupos de ambientalistas que propenden por la protección de ecosistemas estratégicos frente a la selva más grande del mundo.

En el penúltimo mes del año, se ofertarán más bloques, esta vez, en la región de Presal, bloques ubicados en aguas profundas en donde se espera un gigantesco potencial de extracción de hidrocarburos, tanto petróleo como gas natural, lo cual abre la expectativa de las empresas más grandes del sector de los combustibles fósiles en el mundo.

Riesgos ambientales

Por su parte Paulinne Giffhorn de la organización 350, afirmó que “La iniciativa del gobierno brasileño confía aún más en un modelo de crecimiento económico insostenible y sucio, que perjudica no solo al medio ambiente, sino a toda la población que depende de actividades como el turismo y la pesca tradicional de subsistencia”.

Una de las grandes preocupaciones que se despiertan con la oferta de estos bloques para la explotación petrolera en las costas brasileñas es la amenaza sobre áreas protegidas, como el Parque Nacional Marino de Abrolhos, que tiene la mayor biodiversidad marina en el Atlántico Sur y es conocido mundialmente por ser el lugar de nacimiento de las ballenas jorobadas que sin duda se verán afectadas por la actividad extractiva.

Según las Cartas de Sensibilidad Ambiental del Derrame de Petróleo del Ministerio de Ambiente de Brasil, en una escala del 1 al 10, el área comprendida entre en las costas frente a las ciudades de Salvador e Ilhéus, en el estado de Bahía, se cataloga como en nivel 9.

Frente a los cuestionamientos sobre el riesgo ambiental que supone la explotación de combustibles fósiles en áreas tan sensibles como Camamu-Almada y Jacuípe, Decio Oddone, admitió que “reconozco que el riesgo es mayor, además del riesgo geológico, está el problema ambiental, pero esta es una pregunta que las empresas están acostumbradas a resolver. Y la historia de Brasil es que, teniendo un informe de impacto ambiental bien realizado y exhaustivo, no creemos que haya un problema”.

Por su parte, Nicole Figueiredo de Oliveira, directora de movilización de 350.org, afirmó que “el gobierno brasileño continúa haciendo un gran daño a sus propios ciudadanos y a la población mundial al continuar priorizando proyectos de combustibles fósiles en las cuencas de Abrolhos y más allá. La capacidad terrestre para absorber las emisiones de gases de efecto invernadero liberadas por este tipo de actividad ya se ha agotado. La única forma en que podemos minimizar los efectos de la crisis climática es proteger nuestros territorios y comprometernos a invertir en fuentes de energía 100% renovables, limpias, justas y gratuitas”.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…