fbpx

Nueva arma química para combatir el cáncer

La lucha contra el cáncer implica la erradicación de las células cancerosas, pero los tratamientos actuales inevitablemente tienen consecuencias negativas para las células sanas.

Células de melanoma multipolar teñidas para centrosomas (gamma-tubulina en rojo, centrina en verde) y ADN (DAPI en azul).

Células de melanoma multipolar teñidas para centrosomas (gamma-tubulina en rojo, centrina en verde) y ADN (DAPI en azul). La barra de escala representa 5 μm. / Foto: © UNIGE

EurekAlert | UNIVERSITÉ DE GENÈVE

Escucha este artículo


Read in english: New chemical weapon to combat cancer

Los pacientes a menudo desarrollan resistencia a los medicamentos y sufren efectos secundarios debido a las dosis utilizadas en los tratamientos. ¿Cómo se puede manejar este doble problema? Científicos de la Universidad de Ginebra (UNIGE), Suiza, analizaron 200 combinaciones de diferentes fármacos antitumorales en un intento por reducir las dosis.

Emplearon una nueva técnica para probar el impacto de una combinación en una célula cancerosa y una célula sana simultáneamente. Los investigadores descubrieron una combinación muy prometedora de cuatro componentes, llamada C2, que puede matar las células tumorales y dejar las células sanas sin daños. Puede leer sobre estos resultados en la revista Cánceres.

Las drogas que atacan los tumores tienen que ser agresivas para que sean efectivas. Sin embargo, el equilibrio entre la destrucción de las células cancerosas y el daño colateral infligido en las células sanas es un desafío constante. Las altas dosis de un medicamento contra el cáncer pueden causar dos tipos principales de daño: resistencia progresiva a los medicamentos a medida que el cuerpo se aclimata a las dosis masivas; y efectos secundarios no deseados en las células sanas del paciente.

¿Cómo, entonces, podemos combatir el cáncer sin dañar al paciente? "El objetivo principal es reducir las dosis de los medicamentos para que podamos evitar la resistencia", explica Patrycja Nowak-Sliwinska, profesora en el Instituto de Ciencias Farmacéuticas de Suiza Occidental y en la UNIGE y en el Centro de Investigación Traslacional de Onco-Hematología de la universidad. (CRTOH). "Es por eso que estamos creando nuevas fórmulas formadas por varios tratamientos de dosis bajas que nos ayudarán a lograr nuestro objetivo sin inducir resistencia".

Probar nuevas fórmulas simultáneamente

Los investigadores de UNIGE se centraron en diez sustancias utilizadas para combatir el cáncer, produciendo unas 200 combinaciones posibles. "Utilizamos un método que desarrollamos en nuestro laboratorio para probar estas diferentes combinaciones simultáneamente in vitro en una célula cancerosa y en una célula sana. El objetivo era comparar directamente los efectos del tratamiento en los dos tipos de células", continúa el profesor Nowak -Sliwinska. "Pudimos eliminar las fórmulas que no destruían las células enfermas junto con aquellas que también tenían un impacto en las células sanas".

Lea también: Quiz: ¿Cuánto sabes sobre el cáncer de seno?

Gracias a esta técnica de validación simultánea, los investigadores de UNIGE identificaron las combinaciones más efectivas con la menor cantidad de efectos secundarios posibles en las células sanas, destacando una en particular: C2.

Nuevo tratamiento para el cáncer altamente prometedor

C2, que consta de cuatro productos (tubacina, CI-994, erlotinib y dasatinib), está desarrollando un mecanismo de acción nuevo y muy prometedor. "Durante nuestras pruebas in vitro, descubrimos que C2 eliminó hasta 20 veces más células cancerosas que otras combinaciones, al tiempo que ahorró células sanas", explica Patrick Meraldi, profesor del Departamento de Fisiología Celular y Metabolismo de la Facultad de Medicina de UNIGE y en la CRTOH.

La característica especial de C2 es que se dirige a los centrosomas supernumerarios que solo se encuentran en las células tumorales. "Cada célula está equipada con dos centrosomas, orgánulos que le permiten dividirse en dos por cada" extracción "de la mitad de la célula", explica el profesor Meraldi. En cuanto a las células cancerosas, tienen más centrosomas que tiran de la célula en tres o cuatro direcciones durante su división, lo que conduce a la muerte celular. Para evitar esto, las células cancerosas agrupan los centrosomas en dos polos. "C2 bloquea la agrupación, causando una muerte celular específica de las células tumorales con centrosomas supernumerarios, mientras deja las células sanas ilesas" , continúa el investigador con sede en Ginebra.

Lea también: Día mundial de la lucha contra el cáncer de mama

Actualmente hay un medicamento en el mercado que también induce divisiones en tres o cuatro direcciones: paclitaxel. Pero se requieren dosis altas, lo que causa numerosos efectos secundarios en los pacientes. "Es por eso que queremos reemplazar el uso de Paclitaxel con C2 o por una combinación de ambos que reduciría el riesgo de resistencia y toxicidad", dice el profesor Nowak-Sliwinska.

Para hacer esto, los investigadores de UNIGE han presentado una patente para la combinación C2 y actualmente se encuentran en la fase de prueba in vivo en ratones para que puedan observar los efectos de esta nueva fórmula en todo el cuerpo y no solo en una célula aislada. Un tratamiento de gran promesa está en el horizonte.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…