fbpx

Gobierno de Colombia autoriza pesca de tiburón y el uso de sus aletas

Gran sorpresa y rechazo ha causado la resolución 350 de 25 de octubre de 2019 del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural en Colombia, que establece las cuotas globales para el aprovechamiento pesquero de diferentes especies en los mares del país latinoamericano para el año 2020.

Tiburón nadando en el océano mientras ve su aleta que sobresale del agua.

Tiburón nadando en el océano mientras ve su aleta que sobresale del agua. / Foto: Pixabay - Imagen de referencia

LatinAmerican Post | Alberto Castaño

Escucha este artículo


Read in english: Colombian Government authorizes shark fishing and the use of its fins

Andrés Valencia Pinzón dijo que “hay resoluciones desde el 2014 autorizando la cuota de pesca de tiburón, tanto para el mar Caribe, como para el Océano Pacífico”, y agregó que “la pesca de tiburón es sólo para los pescadores artesanales y la cuota de aletas debe provenir de la cuota de tiburones pescados, no de la práctica del aleteo”, es decir, no es permitido que un pescador llegue con las aletas sin el tiburón que hace parte de la cuota, el tiburón debe llegar entero.

En Colombia están registrados un poco más de 60 mil pescadores artesanales, según cifras del mismo ministerio, y al respecto el ministro dice que “esta resolución corrige que los tiburones sólo pueden ser capturados por pescadores artesanales y se restringe a tres o a cuatro especies de tiburones, las cuotas no han aumentado, es la misma cuota histórica”.

Por su parte, Tatiana Meneses, funcionaria de la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca, entidad dependiente del Minagricultura afirma que “la exportación de aletas de tiburón está permitida desde años, pero no se había definido una cuota para ellos, es lo nuevo en esta resolución. La exportación de aletas provenientes de la pesca artesanal y la pesca incidental se hace de manera legal desde hace muchos años”.

Al parecer, para la funcionaria de la Autoridad encargada de regular la pesca en el país, es suficiente con que una práctica rechazada en muchos países del mundo y que ha sido objeto de estudios por parte de diferentes universidades y organizaciones como la FAO, se haya practicado en Colombia desde hace muchos años para no corregir el rumbo y se prefiera establecer cuotas específicas para este tipo de comercio que tiene al borde de la extinción a una inmensa cantidad de tiburones.

Sin embargo, las voces de protesta no se hicieron esperar, Susana Caballero bióloga y microbióloga de la Universidad de los Andes, en Colombia Ph.D e Ecología y Evolución de la universidad de Auckland en Nueva Zelanda, advierte que es “absolutamente irresponsable considerando todo lo que está tratando de hacer el mundo en general para reducir la captura de tiburones, ya sea incidental o dirigida, pero también es una sandez, pues en Colombiano tenemos estudios de nada, no sabemos si hay zonas de cría, nos abemos si hay reproducción, ni siquiera sabemos con exactitud qué especies tenemos y en qué zonas”.

Lea también: ¿Cuáles son las mariposas británicas más amenazadas por el cambio climático?

Pero en cuanto a las consecuencias ecosistémicas, la doctorada Caballero afirmó que “en cuanto al desequilibrio ecosistémico es gravísimo, pues los tiburones lo que hacen es regular las poblaciones de otras especies, al no haber quién controle esas especies, otras van a crecer de manera desmedida, por lo cual se va a generar lo que uno conoce como ‘cascada trófica’, que no es más que el desbalance de un ecosistema y las graves afectaciones al mismo”.

Para Caballero, “lo que están haciendo es a la loca (al azar), pues cómo van a controlar las tallas, cómo van a controlar las poblaciones o saber si el tiburón que pescaron ha llegado a su edad reproductiva?, es un sinsentido lo que están haciendo”.

“Llevamos más de 20 años trabajando y procurando que se prohíba la pesca y comercialización de aletas de tiburón y meten el mico de la palabra incidental en la resolución, esto es inadmisible”, así opinó la directora de la Fundación Malpelo, Sandra Besudo. Y agregó en su cuenta de la red social Twitter “inadmisible el nuevo decreto de MinAgricultura frente a los porcentajes permitidos de pesca de tiburones y aletas en Colombia”.

 

 

Las cuotas de tiburones para el Mar Caribe en Colombia se fijaron por la reciente resolución en 125 toneladas de tiburón de las especies Carcharhinus falciformis, más conocido como tiburón sedoso y 5.2 toneladas de sus aletas. Para el Océano Pacífico son 350 toneladas de tiburón y 6.3 toneladas para las aletas de la especie Alopias pelagicus conocido como zorro pelágico, 1.5 Ton para Alopias supercilliosus zorro de anteojos o tiburón zorro y 2.1 para el Sphyrna corona una especie poco común y poco conocida de tiburón martillo.

De esta manera, Colombia une sus lazos de comercio internacional con países asiáticos como la China, en donde comer una sopa de aleta de tiburón puede llegar a costar hasta USD 250 y se consume principalmente para hacer una demostración de estatus social. Nuevamente se anteponen las transacciones económicas en el presente, a la protección de los recursos naturales desconociendo sus impactos en un futuro próximo.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…