fbpx

Distimia: la enfermedad del mal humor

La distimia se ve comprometida con el funcionamiento global, pero no al punto de la depresión grave.

Hombre tocando su cabello.

Hombre tocando su cabello. / Foto: Pexels - Imagen de referencia

LatinAmerican Post | Licda. Frannellys Medina

Escucha este artículo


Read in english: Dysthymia: the disease of bad mood

Según la organización Mundial de la salud, entre los trastornos mentales en América Latina y el Caribe, la depresión es la más común (5%), seguida por los trastornos de ansiedad (3,4%), la distimia (1,7%), el trastorno obsesivo compulsivo (1,4%), trastorno de pánico y psicosis no afectivas (1% cada una), y trastorno bipolar (0,8%). Este trastorno del estado de ánimo caracterizado por el abatimiento y la apatía afecta a por lo menos 180 millones de personas en el mundo

Por su parte, Neyda Duarte Médico Psiquiatra, egresada de la Universidad de los Andes de Venezuela, actualmente en ejercicio para la clínica de salud Mental de Santiago de Cali (Colombia) comenta, que antes de conocer acerca de la distimia es necesario definir que es la tristeza.

La tristeza, es considerada como una emoción básica del ser humano frente a circunstancias difíciles de la vida o alguna situación dolorosa, sin embargo la tristeza suele ser pasajera “Es una emoción que va y viene, no se queda, es temporal y no es una enfermedad, no es lo mismo estar triste que tener depresión, la tristeza es un síntoma de la depresión”, señala.

Asimismo, Duarte define la distimia como un tipo de trastorno depresivo, que puede presentarse desde la niñez hasta la adultez, y la misma suele durar 2 años como mínimo en adultos mientras en adolescentes y niños, tiene una duración de 1 año.

El término "distimia" proviene del griego griego “dis” que se traduce como difícil, fue acuñado por el experto en psiquiatría James H. Kocsis de la Universidad de Cornell de Estados Unidos durante la década del 70 e introducido por la Asociación Norteamericana de Psiquiatría en 1980.

¿Porque se confunde con mal humor­?

Igualmente, la especialista comenta, que al hablar de depresión nos refiere a una patología, que a su vez acarrea una serie de síntomas dentro del cuadro clínico, entre ellos se observan:

  • Ánimo triste
  • Autoestima comprometida
  • Cansancio y falta de energía
  • Pérdida de interés en actividades que antes se disfrutaban.
  • Mayor inquietud e irritabilidad
  • Menor capacidad de concentrarse y tomar decisiones.
  • Disminución de la energía.
  • Pensamientos negativos o suicidas
  • Aumento de los sentimientos de desesperanza
  • Alteraciones del peso y, o del apetito debido a comer de forma insuficiente o excesivo
  • Alteraciones en los hábitos del sueño
  • Irritabilidad

Esta última, confundida en varias oportunidades con mal humor, frases como “Yo no sirvo, no valgo, todo me sale mal, no quiero salir, no vale la pena, evidencia un sentimiento negativo, reflejado todos los días, todo el día durante al menos 2 años o mucho más, lo que hace que se relacione con el termino de mal humor”, explica la experta.

Cabe destacar, que la distimia se ve comprometida con el funcionamiento global, pero no al punto de la depresión grave, en este caso la persona puede seguir funcionando, pero con dificultad es decir, el paciente continua haciendo su vida con desanimo.

¿Cómo se ve una persona con distimia?

Es así, como este tipo de síntomas, hace que la persona sea descrita, como alguien negativo, pesimista, enojado lo que de alguna manera refuerza y genera que empeore el cuadro afectivo dentro de la familia.

La especialista señala, que aunque aún no se tiene alguna causa específica que genere la aparición de la distimia, existen varios factores que influyen. Entre ellas se encuentran: situaciones o modificaciones físicas a nivel cerebral, trasmisores de química sanguínea, acontecimientos de la vida, problemas socioeconómicos, estrés continuado, familias disfuncionales y acontecimientos traumáticos.

Otra de las razones puede sustentar la enfermedad, es la pérdida de un ser querido, relaciones conflictivas, patologías médicas  donde la persona se encuentre limitado físicamente  al igual que los problemas económicos. Cabe destacar que también se encuentra presente el componente hereditario, donde se puede presentar la predisposición. Sin embargo una persona que haya tenido un padre con distimia, no quiere decir que la desarrolle, aclaro.

Los síntomas, inicialmente puede pasar desapercibidos ya que la persona puede seguir haciendo su vida con el malestar emocional. Sin embargo, cualquier familiar o amigo puede percibir el trastorno, “antes sonreía más, no se quejaba tanto, funcionaba mejor, no estaba siempre con una actitud negativa”, son algunas de las frases de un familiar en referencia a un paciente que padece el cuadro clínico, seguido de “ella es así, se volvió así, se volvió triste, ella está así”, explica la experta

Por su parte el portal web Mayo Clinic asegura que los síntomas del trastorno, por lo general, aparecen y desaparecen durante años, y su intensidad puede cambiar con el tiempo. Sin embargo, los síntomas no suelen desaparecer durante más de 2 meses por vez. Además, pueden presentarse episodios de depresión mayor antes o durante el trastorno depresivo persistente, lo que a veces se llama depresión doble. 

 Es importante señalar que la depresión se divide en tres grupos:

  • Depresión Mayor
  • Trastorno bipolar
  • Distimia 

Siendo esta última, la clase de trastorno más leve, sin embargo, no debe subestimarse ya que un 30% de las personas afectadas tiene un alto riesgo de desarrollar una depresión grave.

Lea también: Las consecuencias de la obesidad en hombres y mujeres

Riesgos

Entre los riesgos podemos señalar.

  • Mala calidad de vida
  • Depresión mayor, trastornos de ansiedad
  • Abuso de sustancias
  • Relaciones difíciles y conflictos familiares
  • Problemas en la escuela y el trabajo y reducción de la productividad
  • Dolor crónico y enfermedades en general
  • Pensamientos o comportamiento suicidas
  • Trastornos de personalidad
  • Cansancio y fatiga

Qué hacer

Asimismo la Dra. Duarte recomienda acudir a una consulta psicológica y psiquiátrica al momento de sospechar distinta. De igual manera, señala que el tratamiento para la misma es prolongado, con una duración de meses e incluso de años y se acompaña de antidepresivos, que resalta no generan adicción. Igualmente destaca que la medicación sola “no hace milagros”, es necesaria la terapia tanto individual como familiar.

También, realizó un llamado a evitar frases como “Se volvió así y así se trata, quiere llamar la atención o hacer un show”, todos debemos ayudar en lugar de complicar la situación, agregó.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…