fbpx

¿En qué va el Fracking en el mundo?

Reino Unido anunció la decisión de suspender la práctica del fracking. Con esta medida, se suma a la iniciativa que ha liderado Europa y que aún tiene mucho camino por recorrer en el mundo.

Equipo de fracking

Equipo de fracking. / Foto: Joshua Doubek

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: What is the current situation of fracking in the world?

La suspención que anunció el Reino Unido es, por el momento, temporal, aunque la oposición busca que se vuelva algo permanente. Esta decisión fue tomada después de los resultados de un informe de la Autoridad de Gas y Petróleo del Reino Unido (OGA), donde la práctica del fracking se muestra como un predecesor probable para sismos, asegurando también que no es posible predecir realmente la magnitud que podría tener un sismo si se continúa.

El fracking es un proceso de perforación de suelos para extraer grandes cantidades de gas y petróleo que se encuentran en las rocas. Para lograr esta extracción, por un lado, se tienen que utilizar toneladas de agua, además de afectar los suelos. El proceso de liberación del gas necesita de agua mezclada con químicos y utilizada a gran presión y eso hace que el gas fluya hacia el exterior.

Esta es la razón ambiental por la que muchas organizaciones están en contra de que se continúe utilizando este proceso. Por el contrario, se busca dar un giro hacia las energías renovables para que el fracking quede obsoleto. Según un informe de la organización AIDA Américas, “uno de los compuestos hallados en los fluidos de desecho del fracking en lugares como Gran Bretaña y Estados Unidos es el Radio-226, elemento radiactivo que puede emitir radiaciones durante aproximadamente 1,600 años. Lo que implica que los daños de una posible contaminación radiactiva podrían afectar hasta a 23 generaciones en el futuro”.

En el específico caso de la decisión de Reino Unido, la suspensión para prevención de terremotos no es algo nuevo. Un primer acercamiento a la prohibición de esta práctica en el país se dio en agosto de 2019 cuando la única empresa autorizada para realizar el proceso, Cuadrilla Resources, causara un sismo de 2.9.

Según El Plural, en 2011 se habían realizado pruebas que terminaron en otras suspenciones temporales (en Lancashire) al producirse dos terremotos de 1.5 y 2.2. “Un estudio posterior descubrió que era ‘muy probable’ que la perfonración de prueba de gas fue la causa de los temblores”. Por lo mismo, se había sugerido seguimiento detenido de este tipo de extracción para evitar posibles desastres. Mientras tanto, la secretaria de Negocios del país afirmó que no se quitará la suspención hasta que se compruebe que el fracking puede realizarse de forma segura.

Camino hacia la prohibición

Los países a nivel global están tendiendo a un cambio de las energías con combusitbles fósiles a las energías renovables. Esto, en parte, es por la iniciativa y responsabilidad del Acuerdo de París. Este paso, sin embargo, no puede suceder de la noche a la mañana y los esfuerzos de los Estados tienen que ir de la mano también con el aumento de eficiencia energética que se logra, principalmente, con el uso racional de la energía.

Lea también: La verdad de las promesas climáticas del Acuerdo de París

Canadá, por ejemplo, ha gastado sus esfuerzos, no en prohibirlo sino en regularlo. Para ello, el país norteamericano tiene políticas estrictas que limitan el procedimiento en lugares donde el terreno es superficial, pues es allí donde los suelos son vulnerables y puede terminar en desastres sísmicos. 

Estados Unidos, México y China son algunos países que también tienen políticas estrictas para la realización de este proceso. Las reglas incluyen tener la información exacta geológica de los lugares de perforación para evitar afectar suelos sensibles. Siempre se debe realizar con autorización de los organismos estatales correspondientes y con mecanismos de seguridad aprobados, buscando así un proceso de extracción más sostenible.

Esto, sin embargo, no es suficiente para quienes critican el fracking. Este tipo de seguridades pueden presentar un cambio en el modelo para prevenir desastres y disminuir el daño humano, pero no está cambiando en nada las repercusiones medio ambientales del proceso. De los países mencionados anteriormente, China incluye en sus políticas de fracking un componente ambiental. “La actividad debe someterse a leyes relacionadas con el control de la contaminación ambiental, tanto atmosférica como provocada por desechos sólidos”, afirma La República. 

Fracking en América Latina

El avance en materia de prohibición de este proceso en América Latina es prácticamente nulo. Aunque existen esfuerzos estatales por regular y en algunos casos se ha suspendido de manera temporal, no hay realmente un incentivo para acabar con la explotación de las rocas.

En estos avances destaca Argentina, que utiliza un método similar al de China mencionado anteriormente. Con el fin de mantener control sobre la extracción, ésta es realizada por empresas estatales que se especializan para realizar el proceso de manera sostenible. Este país se ha enfocado también en el uso racional de la energía, para poder disminuir el uso y consumo de energías fósiles a largo plazo.

Costa Rica es uno de los países más avanzados en materia de fracking. Según El Espectador, en 2017, radicó un proyecto de ley “para avanzar en la eliminación del uso de combustibles fósiles y explotación de petróleo y gas”. Y desde 2019 lanzó una política para suprimir los combustibles fósiles en 2050. Por lo tanto, aunque actualmente la práctica del fracking no se ha prohibido, se ve la iniciativa estatal para migrar a otros tipos de producción de energías.

En términos generales, existen iniciativas de regulación que se han quedado varadas en las cortes y los congresos, lo que ha dejado el tema con gran ambigüedad.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…