fbpx

De EE.UU a México: la ruta del tráfico de armas

La lucha contra el narcotráfico viene cambiando de rumbo pues se ha revelado que las armas de los carteles mexicanos provienen de Estados Unidos.

Revolver tirado en una superficie con arena y balas al rededor.

Revolver tirado en una superficie con arena y balas al rededor. / Foto: Pixabay - Imagen de referencia

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: From the US to Mexico: the arms trafficking route

El segundo semestre de 2019 termina con malas noticias para México en materia de la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado. Además de los múltiples ataques de bandas criminales en distintas zonas del país, el fallido operativo contra el hijo de ‘El Chapo’ Guzmán y acutal líder del Cartel de Sinaloa dejó al gobierno mexicano en aprietos.

En medio de una batalla que libra el gobierno contra los carteles, el presidente Andrés Manuel López Obrador, ha reafirmado su compromiso para trabajar conjuntamente con Estados Unidos. Sin embargo, la forma de proceder del mexicano puede no ser lo idóneo para Trump, pues el primero ha asegurado que la guerra contra el narcotráfico no se tomará vidas inocentes como ya lo hizo en gobiernos pasados.

Pero aquel operativo en contra de Ovidio Guzmán resultó por arrojar información que cambiaría el rumbo de la guerra contra el narcotráfico y continuaría por presionar a Estados Unidos, país que normalmente es el que presiona en la guerra contra el narcotráfico. Si bien el inmenso poder del Cartel de Sinaloa es ampliamente conocido, el hecho de que las armas que usan provengan de Estados Unidos aumenta la percepción de dominio de esta organización cirminal. 

A los ojos de la opinión pública, esta noticia fue tomada como una gran una ironía pues Estados Unidos ha sido el país que durante años ha encabezado la lucha contra el narcotráfico y que ha exigido a los gobiernos de México y otros países de Centroamérica que fortalezcan la persecusión.

Como consecuencia de esto, ambos países tuvieron que unir fuerzas más allá que reprochar o lanzar culpas. Según el canciller mexicano, ambos países decidieron “congelar, no detener” el tráfico de armas. Esto, con el propósito de frenar por completo el crecimiento de los carteles.

Sin embargo, antes de esto ya se habían dado indicios de que gran parte del tráfico de armas en México provenía de Estados Unidos. Según datos de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena), “el 70% de las armas provienen de armerías estadounidenses y entran al territorio mexicano por su frontera norte”.

Precisamente, semanas antes de darse esta noticia tras el intento de captura de Guzmán, la cancillería ya había presionado al gobierno de Estados Unidos para que frenara el tráfico de armas a cambio de la reducción en los índices de flujo migratorio en la frontera entre ambos países.

De esta manera, se ha demostrado que el tráfico de armas desde Estados Unidos no solo se da a gran escala en los principales carteles sino en la mayoría de delincuencia en México, pues muchos de los casos reportados también son de homicidios no relacionados al crimen organizado. BBC ha reportado que, aunque no existen cifras oficiales sobre el número de armas estadounidenses en el país, “organismos como el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados, estiman que son más de 15 millones”.

Lea también: Nuevo León, el estado de México donde prima la homofobia

El porte de armas en Estados Unidos

La flexibilidad y facilidad para obtener armas de fuego en Estados Unidos ha sido altamente criticada por miles de personas, pues eso ha permitido que se desarrollen tiroteos masivos en el país. Ahora que se conoce además que muchas armas del narcotráfico vienen de allí, las critican no han cesado. 

Aunque podrían parecer hechos aislados, pues se pensaría que el tráfico de armas para carteles de narcotráfico se da a gran escala, lo cierto es que los carteles han aprovechado esta facilidad de acceso a armas que hay en Estados Unidos. La operación más conocida se llama “tráfico hormiga” y consiste de cientos de personas que compran pocas armas de manera separada, por lo que no llama la atención una compra masiva. Estas armas son después enviadas a México y terminan siendo utilizadas por los carteles.

 

Y a pesar de que la bandera del país norteamericano para proteger la venta y porte de armas es que los procedimientos son rigurosos, no solo son insuficientes sino que muchos lugares en línea, reporta BBC, no revisan los antecedentes de los compradores. De esta forma, la compra en línea también ha facilitado el acceso prácticamente ilimitado e indiscriminado a armas.

Armas desde Centroamérica

Actualmente ha llamado la atención la problemática con el país norteamericano, pero otros países de Centroamérica han jugado un papel importante en la entrada a México desde la frontera sur. El centrarse en la frontera norte, ha permitido que el sur de México se vuelva un escenario de violencia y de tráfico de drogas y de armas. Según El Universal, desde el sur “están ingresando pistolas y rifles AK-47 cuyo destino principal ha sido la capital del país”.

Ciudad de México tiene también un importante índice de violencia y homicidios, además de que alberga uno de los barrios más peligrosos del país, Tepito. Allí llegan muchas de las armas que vienen desde Nicaragua, Guatemala y Belice y entran por Quintana Roo, al sur este del país. Gracias a este acceso, Tepito se ha convertido, asegura El Universal, en “la bodega más grande de armas del país”.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…