fbpx

¿Sabías que hay un lugar en la Tierra donde no hay vida?

Los seres vivos, especialmente los microorganismos, tienen una sorprendente capacidad de adaptarse a los entornos más extremos de nuestro planeta, pero todavía hay lugares donde no pueden vivir. Investigadores europeos han confirmado la ausencia de vida microbiana en estanques calientes, salinos e hiperácidos en el campo geotérmico Dallol en Etiopía.

Campo geotérmico de Dallol

Hiperacidas, hipersalinas y estanques calientes en el campo geotérmico de Dallol (Etiopía). / Foto: Puri López-García

EurekAlert | FECYT - Spanish Foundation for Science and Technology

Escucha este artículo


Read in english: Scientists find a place on Earth where there is no life

El paisaje infernal de Dallol, ubicado en la depresión etíope de Danakil, se extiende sobre un cráter volcánico lleno de sal, donde emanan gases tóxicos y el agua hierve en medio de una intensa actividad hidrotermal. Es uno de los entornos más tórridos de la Tierra. Allí, las temperaturas diarias en invierno pueden superar los 45°C y hay abundantes piscinas hipersalinas e hiperacidas, con valores de pH que incluso son negativos.

Un estudio reciente, publicado este año, señaló que ciertos microorganismos pueden desarrollarse en este entorno de múltiples extremos (simultáneamente muy caliente, salino y ácido), lo que ha llevado a sus autores a presentar este lugar como un ejemplo de los límites que la vida puede soportar, e incluso proponerlo como un análogo terrestre de principios de Marte.

Sin embargo, ahora un equipo de científicos franco-españoles dirigido por la bióloga Purificación López García del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) de Francia ha publicado un artículo en Nature Ecology & Evolution que concluye lo contrario. Según estos investigadores, no hay vida en los estanques multi-extremos de Dallol.

"Después de analizar muchas más muestras que en trabajos anteriores, con controles adecuados para no contaminarlos y una metodología bien calibrada, hemos verificado que no hay vida microbiana en estas piscinas saladas, calientes e hiperacidas o en las adyacentes ricas en magnesio lagos de salmuera ", subraya López García.

"Lo que sí existe es una gran diversidad de arqueas halófilas (un tipo de microorganismos primitivos amantes de la sal) en el desierto y los cañones salinos alrededor del sitio hidrotermal", explica el biólogo, "pero tampoco en las piscinas de hiperácidos e hipersalinos, ni en los llamados lagos negros y amarillos de Dallol, donde abunda el magnesio. Y todo esto a pesar del hecho de que la dispersión microbiana en esta área, debido al viento y a los visitantes humanos, es intensa ".

Esto se confirma por los resultados de todos los diversos métodos utilizados por el equipo, incluida la secuenciación masiva de marcadores genéticos para detectar y clasificar microorganismos, intentos de cultivo microbiano, citometría de flujo fluorescente para identificar células individuales, análisis químico de salmueras y microscopía electrónica de barrido combinada con espectroscopía de rayos X.

Lea también: ¿Cómo puede el aceite de palma tener un cultivo sustentable?

López García advierte que algunos precipitados minerales de Dallol ricos en sílice pueden parecer células microbianas bajo un microscopio, por lo que lo que se ve debe analizarse bien: "En otros estudios, además de la posible contaminación de muestras con arqueas de tierras adyacentes, estas partículas minerales puede haber sido interpretado como células fosilizadas, cuando en realidad se forman espontáneamente en las salmueras aunque no haya vida ".

Según los autores, este trabajo "ayuda a circunscribir los límites de habitabilidad y exige precaución al interpretar las biofirmas morfológicas en la Tierra y más allá", es decir, no se debe confiar en el aspecto aparentemente celular o 'biológico' de una estructura, porque podría tener un origen abiótico.

"Además, nuestro estudio presenta evidencia de que hay lugares en la superficie de la Tierra, como las piscinas Dallol, que son estériles a pesar de que contienen agua líquida", enfatiza López García. Esto significa que la presencia de agua líquida en un planeta, que a menudo se usa como criterio de habitabilidad, no implica directamente que tenga vida.

En este caso, los investigadores han encontrado dos barreras físico-químicas que evitan la presencia de organismos vivos en los estanques: la abundancia de sales de magnesio caotrópicas (un agente que rompe los puentes de hidrógeno y desnaturaliza las biomoléculas) y la confluencia simultánea de hipersalina, hiperacida y alta -condiciones de temperatura.

"No esperaríamos encontrar formas de vida en entornos similares en otros planetas, al menos no basados en una bioquímica similar a la bioquímica terrestre", señala López García, quien insiste en la necesidad de tener múltiples indicaciones para analizar todo tipo de alternativas y ser muy prudente con las interpretaciones antes de llegar a conclusiones en astrobiología.

Tanto el grupo franco-español, en el que participan investigadores del Instituto de Geología y Minería de España y la Universidad Autónoma de Madrid, como otros equipos internacionales continúan investigando el entorno extremo de Dallol, donde piscinas completamente estériles podrían alternar con otras con un poco mejor. Condiciones biofísicas que permiten la presencia de arqueas y otros microorganismos extremófilos. En cualquier caso, este es un entorno excepcional para seguir estudiando los límites de la vida.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…