fbpx

Las mujeres en la ciencia no están usando palabras positivas para describir su trabajo

Según un estudio publicado esta semana en la revista BMJ, las mujeres en la ciencia tienen menos probabilidades de describir su investigación como "excelente" .

Mujeres científicas que usan un secuenciador de ADN.

Mujeres científicas que usan un secuenciador de ADN. / Foto: Unsplash - Imagen de referencia

The Woman Post | Luisa Fernanda Báez Toro

Escucha este artículo


Read in english: Women in science are not using positive words to describe their work

Las mujeres en ciencia, medicina y STEM todavía están experimentando disparidades de género. De hecho, según The Washington Post, las investigadoras son citadas menos que sus colegas hombres, gana menos y reciben menos fondos cuando comienzan sus carreras.

Además, como se lee en The New York Times, aunque cada año el mismo número de hombres y mujeres obtienen doctorados en ciencias, solo uno de los cuatro profesores de las instituciones de investigación estadounidenses es una mujer.

Ahora, este nuevo estudio, dirigido por el científico social alemán Marc Lerchenmueller, notó algunas diferencias en cómo las mujeres describen su trabajo y la forma en que afecta sus carreras.

Con su equipo, Lerchenmueller analizó más de 100,000 estudios médicos publicados durante un período de 15 años y descubrió que las mujeres tienen menos probabilidades de usar términos como "novela", "excelente", "único", entre otros, para describir su investigación.

Esto representa un problema porque los científicos a menudo usan títulos y resúmenes para seleccionar qué leer y el lenguaje positivo que utilizan los hombres puede llamar la atención de otros en la comunidad científica. En realidad, el estudio encontró que esos artículos con lenguaje positivo se estaban citando más.

Según CBC, los investigadores descubrieron que los artículos que hicieron uso de los términos positivos mencionados anteriormente fueron citados un 9,4 por ciento más por otros científicos. En las revistas de alto impacto, las diferencias eran mayores: los artículos que usaban esas palabras se citaban un 13 por ciento más.

Lee también: ¿Cómo reclutar más mujeres para su negocio?

Como se lee en The New York Times, una cita es una métrica importante para la contratación, el pago, la financiación y la promoción en la comunidad científica, por lo que las diferencias en el lenguaje y la autopromoción pueden generar mayores disparidades de género en el futuro.

"La complicada pregunta que plantean estos datos es: ¿deberían las mujeres comenzar a exagerar su investigación?", Dijo Marc Lerchenmueller. "¿Es esto algo que podría ser más aceptable cuando los hombres lo hacen que cuando las mujeres lo hacen?", Continuó.

Sus hallazgos también destacaron el hecho de que estas elecciones de palabras que hacen las mujeres podrían verse influenciadas por los editoriales. La profesora Athene Donald le dijo a The Guardian que los sesgos en el proceso editorial se han estudiado ampliamente.

"Aquí hay otro ejemplo cuando las diferencias de género, probablemente impuestas por normas culturales inconscientes tanto en autores como en editores, conducen a resultados divergentes", dijo.

“Debido a que la publicación en sí misma tiene mucho impacto en la progresión profesional, este hallazgo tiene implicaciones significativas. Los procesos académicos y las instituciones deben prestar mucha más atención a lo que se publica dónde, por qué y por quién ”.

El estudio "Publishing While Female" descubrió a principios de este año que las mujeres enfrentan estándares editoriales más altos: "Sus manuscritos están sujetos a un mayor escrutinio, pasan más tiempo bajo revisión y las mujeres, a su vez, responden cumpliendo con esos estándares", escribió el economista, Erin Hengel, de la Universidad de Liverpool.

En un editorial acompañante, la Dra. Julie Silver de Harvard destacó el hecho de que desde la infancia se les dice a las mujeres y niñas que actúen con modestia y que ocupen poco espacio, lo que puede tener serias consecuencias más adelante en la vida.

"Los editores de revistas deben abordar la equidad de género dentro de sus propias organizaciones y desarrollar capacitación y procedimientos enfocados en erradicar el sesgo implícito, ya que los manuscritos son alterados sin lugar a dudas por los procesos de la revista desde el envío hasta la publicación", dijo el Dr. Silver.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…