fbpx

El futuro de Trump lo decidirá el Senado

Donald Trump pasará a la historia por ser el tercer presidente de Estados Unidos en ser pasar por un juicio político y su futuro se decidirá en el Senado.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. / Foto: Reuters

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: The Senate will decide Trump's future

Durante los últimos días, la Cámara de Representantes estuvo al pendiente de la votación para determinar si al presidente de los Estados Unidos se le haría un “impeachment”, como es llamado en inglés. Las votaciones terminaron por llevar a Trump a un juicio político.

Después de que el comité encargado de investigar a Trump y rescatar la mayoría de pruebas posibles para determinar que él, en efecto, había abusado de su poder y pasado por encima del Congreso, violando así la Constitución, la representantes debían votar si decidían o no llevarlo a juicio político.

Días antes, el martes 10 de diciembre, el representante demócrata, Jerrold Naddler, había anunciado públicamente que ya estaba lista la investigación realizada por el comité de la Cámara y  se sometería a votación. En la investigación estaban fundamentados los cargos que se le buscaban imputar con al menos una decena de pruebas, incluyendo las declaraciones de miembros y ex miembros de inteligencia y de la administración que podrían dar cuenta de las acciones inconstitucionales del presidente.

Siendo así, la votación de la Cámara Baja terminó alineándose, en términos generales, con las líneas políticas. Es decir, la mayoría de los representantes demócratas votaron a favor de los cargos y los republicanos, en contra. 

Estos son algunos puntos a destacar de la jornada de votación que duró 6 horas el pasado miércoles 18 de diciembre:

- 230 votos para imputarle el cargo de abuso de poder, contra 197 para no hacerlo.

- 229 votos para imputarle el cargo de obstrucción al Congreso, contra 198 para no hacerlo.

- Un representante demócrata solo votó a favor de uno de los cargos.

- Dos representantes demócratas no votaron a favor de ninguno de los dos cargos. Se espera que al menos uno de ellos, Jeff Van Drew, de Nueva Jersey, cambie de partido próximamente.

- Un representante republicano-independiente, Justin Amash de Michigan, votó a favor de imputarle ambos cargos.

Lo que viene

La premisa de que Donald Trump será el tercer presidente de la historia de Estados Unidos en ir a juicio político resulta de gran envergadura. Sin embargo, el paso hasta llegar a una posible destitución es largo y posiblemente se quede en el camino, como sucedió con los otros dos mandatarios que pasaron por lo mismo, Andrew Johnson y Bill Clinton.

Lo que parece un triunfo para Nancy Pelosi y el comité demócrata que impulsó las investigaciones contra el mandatario, podría quedarse ahí en la votación del Senado, que se realizará el próximo mes de enero. 

Lea también: Le imputan cargos a Donald Trump

Si se sigue con la misma línea de las votaciones de la Cámara, en donde los representantes votaron en línea con su partido, lo más probable es que el juicio político quede ahí, pues el Senado es de mayoría republicana.

De acuerdo con la Constitución estadounidense, en la votación, dos tercios de los senadores deben acceder a la imputación. Sin embargo, la Constitución no habla sobre puntos específicos en cuanto a cómo se debe realizar el juicio, más allá de que deba ser pública la votación. Por esto mismo, los senadores son quienes deciden qué pruebas quieren admitir, si habrá testigos presentes y cuánto durará la presentación de cada prueba.

A pesar de que el Senado a lo largo de la historia ha creado algunos lineamientos para hacer que este juicio sea lo más justo posible para ambas partes, ambos partidos tienen posiciones distintas sobre cómo proceder. Según The Washington Post, serán Mitch McConnell (líder de la mayoría del senado) y Charles E. Schumer (líder de la minoría del senado) quienes deben ponerse de acuerdo. Uno de los principales puntos en los que difieren, y quizás uno decisivo en el juicio, es que McConnell no quiere permitir que los testigos se presenten, cosa que Schumer considera fundamental.

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…