fbpx

Hay que poner fin a la mutilación genital femenina

Cada año, el Día Internacional de Tolerancia Cero para la Mutilación Genital Femenina (MGF) se celebra el 6 de febrero como una forma de crear conciencia sobre la práctica de la MGF en todo el mundo y trabajar hacia su fin.

Mujer sosteniendo una cuchilla de afeitar.

Mujer sosteniendo una cuchilla de afeitar. / Foto: UNICEF

The Woman Post | Luisa Fernanda Báez Toro

Escucha este artículo


Read in english: End genital mutilation now

Según la UNESCO, el 20 de diciembre de 2012, la Asamblea General de la ONU adoptó una resolución en la que "llama a los Estados, el sistema de las Naciones Unidas, la sociedad civil y todas las partes interesadas a continuar observando el 6 de febrero como el Día Internacional de Tolerancia Cero para Mutilación genital femenina y aprovechar el día para mejorar las campañas de sensibilización y tomar medidas concretas contra las mutilaciones genitales femeninas”.

Como se lee en UNICEF, este procedimiento consiste principalmente en la extracción parcial o total de los genitales de las mujeres por razones no médicas. En realidad, en muchos de los lugares donde se lleva a cabo esta práctica, la razón es la desigualdad de género. Algunas comunidades lo ven como un paso hacia la feminidad, como una forma de suprimir la sexualidad de una mujer o como algo "honorable".

La práctica, como argumentan muchos expertos en salud, no tiene beneficios y podría conducir a complicaciones como dolor intenso, infección, mayor riesgo de transmisión del VIH, sangrado prolongado, infección, infertilidad e incluso la muerte.

Según Voa News, a pesar de que la mutilación genital femenina ocurre principalmente en 30 países de Asia, África y Oriente Medio, es un problema global ya que algunas comunidades de migrantes están llevando esta práctica a los países occidentales.

La OMS destaca el hecho de que en países como Djibouti, Egipto y Somalia "más del 90% de las niñas se someten a algún tipo de mutilación genital femenina, algunas de ellas antes de tener la edad suficiente para caminar".

Las cifras de UNICEF muestran que al menos 200 millones de niñas y mujeres entre las edades de 15 a 49 años de 30 países han sido sometidas a la práctica y que si no se toman medidas reales para terminar con la mutilación genital femenina, se habrán realizado otros 68 millones de niñas. cortado para 2030.

Lee también: La mortalidad materna en EE. UU. Sigue siendo demasiado alta

¿Qué podemos hacer?

Como se lee en Plan International, hay seis cosas que podemos hacer para abordar esta práctica:

1. Desafíar las razones discriminatorias por las que se practica la MGF, incluida la necesidad de controlar la sexualidad femenina.

2. Cambiar las tradiciones con el apoyo de las generaciones mayores.

3. Educar a las niñas sobre su derecho a decidir qué pasa con sus cuerpos.

4. Hablar sobre los riesgos y las realidades de la MGF.

5. Difundir la comprensión de que la religión no tiene nada que ver con esta práctica.

6. Abordar el secreto que permite que la MGF continúe.

Mujeres que hacen algo

Como se lee en la “Red Europea de End FGM”, Fatou Diatta, conocida como Hermana Fa, es una Embajadora activa de la Red Europea que alza su voz contra la mutilación genital en Senegal y Europa.

El mes pasado, el periodista Andrew Smith lanzó un breve documental sobre cómo está luchando contra la práctica como artista, mostrando escenas poderosas en las que empodera e informa a los jóvenes y cambia la narrativa en su país.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…