fbpx

Mujeres, pérdida de identidad y ataques de ácido

La mayoría de los ataques con ácido hacia las mujeres usan la cara como un objetivo con el fin de borrar su identidad y hacer que sus relaciones interpersonales sean más difíciles.

Mujeres cubriéndose la cara.

Mujeres cubriéndose la cara. / Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Ana María Betancourt

Escucha este artículo


Read in english: Women, identity loss and acid attacks

En el ranking de países con más ataques de ácido, Colombia ocupa el quinto lugar según la ONG Acid Survivors Trust International. La Fundación Natalia Ponce de León también ha dicho que en el lapso entre septiembre de 2016 y septiembre de 2019, se produjeron 96 ataques en el país. Los lugares con más ataques fueron Valle del Cauca, Antioquia, Huila y Bogotá. Esto es evidencia del gran problema de la violencia contra las mujeres en Colombia.

Los ataques con ácido generalmente intentan desfigurar las caras de las mujeres para dejarlas con varias cicatrices en la piel y los tejidos como  estrategia para dificultarles encontrar una pareja o incluso ser socialmente aceptadas. Por esta razón, la mayoría de estos ataques tienen la cara, el cuello y el cofre como objetivos, como se menciona en el Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública (SIVIGILA).

La mayoría de los sobrevivientes de ataques con ácido son mujeres que necesitan lidiar con la pérdida de una gran parte de su identidad: la cara. Por eso piensan que este tipo de violencia no  trata de matar a la víctima, sino de hacerla sufrir con la pérdida de sus características físicas y belleza.

Lea también:

Patricia Espitia, una sobreviviente de ataques con armas químicas en el país, dice que estos están vinculados a la idea de eliminar la historia del otro. "Toda violencia contra las mujeres es cruel y despiadada, pero creo que las agresiones químicas superan todo tipo de violencia porque estas sustancias son algo que va directamente a la cara. Esta es la violencia que nació por el patriarcado y el machismo. Lo único que quieren es dañar tu imagen personal. Nuestros rostros son únicos, así es como eliminan la belleza de cada mujer ".

Por otro lado, Angie, una sobreviviente bogotana del mismo tipo de violencia, reconoce que la violencia contra sí misma fue motivada por dañar la belleza de sus ojos. "En mi historia sé que había dos razones para mi agresión: mi belleza física y la necesidad de dañar mis ojos para dejarme ciega". Nunca supo quién fue su agresor, pero tiene algunos sospechosos, y todos tienen el mismo motivo en común: dañarla a ella y a su familia.

Una vez que una mujer pierde sus rasgos faciales, los que la hicieron diferente de otras personas, recuperarlos es imposible. "Por lo general, tienen altas expectativas sobre la cirugía plástica, pero es muy difícil. Es posible tener resultados buenos y satisfactorios, pero el paciente nunca está satisfecho con las cicatrices", dijo Ricardo Sastoque, cirujano plástico de Burn Care Unity del Hospital Simón Bolívar.

La identidad y la historia de muchas mujeres se transforman dramáticamente después de estos eventos, ya que tienen que someterse a múltiples cirugías, abandonar sus trabajos, comenzar un proceso de autoaceptación y todas sus relaciones interpersonales cambian. A pesar de la magnitud de esta problemática, los ataques con ácido siguen ocurriendo en Colombia y su impunidad es alta (el 77% de los casos quedan impunes, según Natalia Ponce, una sobreviviente de estos ataques y activista por los derechos de las mujeres atacadas). Entonces, ¿Qué necesita hacer Colombia para detener este tipo de violencia?

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…