fbpx

Apple y Google se unen para combatir el COVID-19

Los dos gigantes tecnológicos hicieron alianza para resolver uno de los problemas más angustiantes del mundo

Logo de la marca Apple y Google.

Las dos marcas decidieron unirse para ayudar a enfrentar la batalla contra el coronavirus. / Fotos: Unsplash - Laurenz Heymann, Paweł Czerwiński

LatinAmerican Post | Michell Valdez

Escucha este artículo


Read in english: Apple and Google team up to fight COVID-19

Son muchos los esfuerzos que se hacen desde distintas áreas para frenar la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. Sin duda, la ciencia y la tecnología juegan un rol fundamental cuando se trata de frenar la pandemia. Al punto que las compañías Apple y Google han anunciado la unión de sus sistemas operativos iOS y Android en una plataforma única para el rastreo del coronavirus.

La información detallada se puede apreciar en la página web de Apple. El comunicado expresa el esfuerzo conjunto entre ambas empresas para permitir el uso de la tecnología Bluetooth con la firme intención de ayudar a gobiernos y agencias de salud a reducir la propagación del virus.

Para alcanzar su propósito, Apple y Google lanzarán una solución integral que incluye interfaces de programación de aplicaciones (APIs) y tecnología a nivel de sistema operativo para permitir el rastreo de contactos, así lo refleja el comunicado. El plan es “implementar está solución en dos pasos, manteniendo siempre fuertes medidas de protección de la privacidad del usuario”.

¿Cuáles son los pasos?

El informe revela que, en el mes de mayo, ambas compañías lanzarán APIs que “permiten la interoperabilidad entre dispositivos Android e iOS utilizando aplicaciones de las autoridades de salud pública. Estas estarán disponibles para que los usuarios las descarguen a través de sus respectivas app stores”.

También deja ver que en los próximos meses, Apple y Google trabajarán para habilitar una plataforma más amplia de rastreo de contactos basada en Bluetooth al incorporar esta funcionalidad en las plataformas subyacentes. Aseguran que este segundo paso, es “una solución más sólida que una API y permitiría la participación de más personas, si deciden hacerlo, así como la interacción con un ecosistema más amplio de aplicaciones y autoridades sanitarias gubernamentales”.

Lea también: 10 aplicaciones de Google a las que deberías darles una oportunidad

¿Qué pasará con la privacidad y seguridad de los usuarios?

En dicho comunicado expresan que la privacidad, la transparencia y el consentimiento son de suma importancia en esta iniciativa. “Esperamos construir esta funcionalidad consultando a las partes interesadas. Publicaremos abiertamente información sobre nuestro trabajo para que otros la analicen”.

Apple y Google consideraron que nunca ha habido un momento más importante para trabajar juntos y resolver uno de los problemas más alarmantes del mundo. Esperan, a través de la estrecha cooperación y colaboración con desarrolladores, gobiernos y proveedores de salud pública, aprovechar el poder de la tecnología para ayudar a los países del mundo a frenar la propagación del COVID-19 y acelerar el retorno a la vida cotidiana.

Países pioneros

La tecnología conocida como rastreo de contactos, ya ha sido puesta en práctica en países como China, Corea del Sur e implementada también en España con la colaboración de Google. La misma fue diseñada para frenar la propagación del nuevo coronavirus.

Se cree que la herramienta fruto de la unión entre Google y Apple funcionará como un sistema de notificaciones. Es decir, si un usuario da positivo por Covid-19 y agrega esos datos a su aplicación de salud pública, los usuarios a los que se acercó durante los últimos días serán notificados. Este período podría ser de 14 días, pero las agencias de salud pueden establecer el rango de tiempo.

Serias dudas

El planteamiento que ya se ha llevado a cabo en países asiáticos plantea serias dudas acerca de la privacidad de la información de los usuarios, algo que Apple y Google dicen haber sido capaces de mitigar mediante el uso de Bluetooth.