fbpx

Acciones buenas en medio de la pandemia

En medio de la pandemia, Alexander Hueso y su familia llevan mercados a las zonas más vulnerables de la ciudad.

Alexander Hueso entregando ayudas a familias vulnerables

Alexander Hueso es un ciudadano que durante la crisis por la pandemia, ha tenido como objetivo ayudar a las familias más vulnerables. / Foto: Cortesía - Carolina Rodríguez

LatinAmerican Post | Carolina Rodríguez Monclou

Escucha este artículo


Read in english: Good deeds amid the pandemic

En medio de un barrio con población vulnerable nació Alexander Hueso, un hombre que desde pequeño fue líder en su comunidad. Con más de 30 años de experiencia haciendo trabajo social, el ahora exitoso Gerente General de una empresa de tecnología dedicada al soporte técnico de notarías y agencias de viaje, goza de la admiración de miles de jóvenes que han recibido cariño y sermones de su parte.

A lo largo de su vida, ha conformado equipos de fútbol con más de 400 jóvenes para alejarlos del vicio. Gracias a esto, varios llegaron a ser campeones y lograron adoptar una mentalidad más sana. Adicionalmente, pertenecía al grupo “abejas” de su barrio, en el cual iban a visitar a los enfermos y les llevaban de comer a los abuelos.

Recientemente, junto a su esposa y su hija, compraron 100 mercados con el dinero de sus bolsillos y los repartieron en San Cristóbal. Esta primera entrega se había adquirido en Corabastos. No obstante, luego del brote de coronavirus, se pusieron en contacto con almacenes Éxito y ellos les dieron la posibilidad de comprar exclusivamente mercados y colaborarles con una persona que les ayudara. En esta segunda tanda, compraron 200 mercados ya con ayudas de amigos que se unieron a la causa.

“Varias personas nos han ayudado y hemos llegado a los 500 mercados” asegura Hueso. Sin embargo, la generosidad de Alexander no siempre ha sido bien recibida: “en alguna ocasión me amenazaron de muerte precisamente porque me oponía a que le dieran droga a los niños” relata.

Pero nada detiene a este héroe anónimo que ha impactado profundamente en la vida de personas estigmatizadas por la sociedad. No sólo los escucha, sino que siempre los recibe en su hogar. Es más, con su familia, dentro de su propia casa siempre tienen mercados muy básicos como cubetas de 15 huevos con aceite y harina, “acá viene muchísima gente y se les entrega ese mercado. Todo el tiempo, el que venga lo recibimos”.

Por otro lado, Alexander también le ha dado oportunidades laborales a drogadictos y personas que estuvieron en la cárcel. Siempre se empeña en animar a sus empleados a que emprendan “nuestra misión en sí es acoger a las personas y sacarlas del estado en el que se encuentran”.

Recuerda con cariño la vez en la que estaba comprando unos tamales y la persona que se los dio le dijo que se los llevara gratis. Al preguntar por qué, la respuesta del vendedor fue “¿no se acuerda de mí? usted me regañaba y me decía que no metiera droga… pues gracias a sus palabras yo en este momento estoy bien”.

Lea también: La crisis por el coronavirus devastará la energía limpia

En otra ocasión, cuando era más joven, un habitante de calle se paró al lado suyo y le dijo “váyase que lo van a chuzar”. Perplejo, Hueso respondió “cómo me voy a ir si no tengo plata para el bus”. En ese momento, él le dio dinero “tome, yo le doy para el bus, pero váyase”.

De acuerdo con Hueso “yo siempre le digo a la gente: ayudemos, eso no nos quita nada, uno no da lo que le sobra, uno da lo que le falta”. Alexander recalca que nuestra propia familia es ese primer círculo de ayuda y solidaridad, cuando eso ya se haya suplido, ya se puede ir hacia otras personas.

“Miremos alrededor nuestro quién nos necesita, a quién podemos ayudar, a quién le podemos hacer la vida más amable” invita.

En medio de la pandemia, los héroes anónimos no han caído como lo es el que caso de una mujer que le entregó a Hueso 26 bonos de 50.000 COP de Justo y Bueno para los mercados. La señora le rogó que no la nombrara.

Finalmente, las acciones de Alexander y su familia han sido replicadas pues han recibido llamadas desde Medellín y de fundaciones para saber cómo pueden hacer lo de los mercados. Gracias a la iniciativa de este líder, ya otros mil mercados se han dado a lo largo de todo el país. Lo único de lo que necesitamos contagiarnos ahora es de buenas acciones, pues, de acuerdo con Hueso “esto es lo que puede ayudarnos a ser una mejor sociedad”.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…