fbpx

‘Timochenko’ y Salvatore Mancuso, en defensa de la JEP

Estas dos figuras importantes en la historia del conflicto armado en Colombia se unieron en apoyo a la JEP y a la implementación del acuerdo de paz.

Rodrigo Londoño 'Timochenko', Álvaro Leyva y Salvatore Mancuso.

La llamada entre Rodrigo Londoño y Salvatore Mancuso fue propiciada por Álvaro Leyva. / Fotos: twitter.com/TimoFARC, twitter.com/AlvaroLeyva, youtube.com/El País Cali

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: 'Timochenko' and Salvatore Mancuso defend the JEP

La conversación entre ambas figuras fue sugerida por Alvaro Leyva, político colombiano y promotor de los acuerdos de paz, y se llevó a cabo vía telefónica el pasado jueves 30 de julio. En ella, coincidieron en la importancia de las bases del acuerdo: el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, con lo que ellos deben comprometerse a reparar a las víctimas por medio de la verdad, así como también le exigen al gobierno que cumpla con lo pactado.

Como resultado de esa conversación, ambos dijeron en que las víctimas deben ser el centro del camino hacia la reconciliación y “convinieron en que es necesario aportar la verdad para satisfacción y justicia de las víctimas y para que el país conozca cabalmente lo que ocurrió durante décadas de violencia y conflicto interno”, afirmó Alvaro Leyva en el comunicado que publicó tras el encuentro telefónico.

Rodrigo Londoño, conocido como ‘Timochenko’ mientras fue líder de la guerrilla de las FARC y quien es ahora líder del partido político FARC, y Salvatore Mancuso, ex líder paramilitar, fueron durante años enemigos y además de llevar una guerra contra el Estado, la llevaron entre ellos. Por tanto, la llamada fue vista también como una representación del nuevo capítulo que atraviesa Colombia en donde se intenta que el conflicto armado perpetuado por más de 50 años quede atrás. 

Este, sin embargo, no es el mensaje que se ve en todo el país pues aunque estas figuras representativas de dos de los más grandes grupos al margen de la ley se unan en apoyo a la paz, Colombia actualmente atraviesa otros conflictos armados de grupos que han cogido relevancia en los años después de la firma de los acuerdos. Lo anterior ha llevado a que algunos sectores del país hayan pasado de estar sometidos a las FARC a estar bajo el mando de otros grupos criminales como el ELN, las disidencias de las FARC y grupos paramilitares.

Además, si bien tanto el partido FARC como quienes apoyan los acuerdos han fomentado la reparación por medio de la verdad, recientes declaraciones de la senadora del partido FARC, Sandra Ramírez, contradicen esta posición pro-verdad. La senadora fue criticada en los últimos días después de que dijo que las FARC no había llevado a cabo reclutamiento forzado de menores y que, por el contrario, la guerrilla había sido una alternativa de vida para muchos. Esto abrió paso a que los detractores del acuerdo critiquen la postura negacionista que iría en contra de la verdad que se busca en el camino hacia la construcción de paz.

Salvar la JEP

La Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, es un mecanismo creado durante los diálogos de paz que representa el componente de justicia en el sistema integral en el que se juzga a todos los actores de la guerra pero con penas restaurativas enfocadas en la reparación a las víctimas. Ésta ha sido arduamente criticada por sectores del país que consideran que favorece a los actores del conflicto que más daño le hicieron al país y que juzga al Estado de la misma manera que juzga a la guerrilla. 

Por lo anterior, el sector más crítico, que es especialmente el partido de gobierno y otros miembros de la coalición de gobierno, han juzgado algunas acciones de la jurisdicción. Incluso, una de las primeras acciones del actual presidente, Iván Duque, cuando comenzó su periodo en 2018 fue presentar unas objeciones a la JEP, donde buscaba cambiar 6 puntos de los que su gobierno consideraba que fallaba.

Tras lo anterior, la oposición y demás sectores que apoyan la JEP y los acuerdos de paz, han criticado al gobierno por intentar entorpecer el camino de la jurisdicción y de otros organismos de la paz como lo es la Comisión de la Verdad, mecanismo del sistema integral enfocado en el punto de conocer la verdad. A esto se le ha sumado la denuncia del incumplimiento de los acuerdos y la falta de seguridad que están viviendo los excombatientes a lo largo y ancho del país.

Lea también: ONU: la paz en Colombia no puede ser víctima del COVID

Rodrigo Londoño ha sido uno de los más grandes críticos frente al accionar del gobierno en cuanto al cumplimiento de los acuerdos de paz, y en repetidas ocasiones ha mostrado su descontento y el de su partido, FARC, refiriéndose en contra de quienes desean hacerle modificaciones al documento firmado en el 2016.

Frente al cumplimiento en materia de la JEP, Londoño afirmó meses atrás en entrevista con El Tiempo que “nos comprometimos con el esclarecimiento de la verdad y así lo estamos haciendo. Más del 80 por ciento de comparecencias ante la JEP las hemos realizado nosotros, mientras que los responsables de las fuerzas estatales no han asumido mucho ese compromiso”.

Por tanto, esta muestra de unión entre dos personas que durante años fueron opositores llega en medio de la polarización que se ha desarrollado frente a las posturas de la implementación de los acuerdos. En la conversación, los ex comandantes coincidieron en que deben unirse para rechazar los intentos de “satanización de la JEP”, de la Comisión de la Verdad, de los comisionados y del director de la comisión, el Padre Francisco de Roux, así como la necesidad de que la jurisdicción no pierda su independencia.

“Mientras unos contaminan al país con sus ideas guerreristas, otros realizan acciones para generar territorios de paz”, dijo Londoño en mayo para El Tiempo.

La unión de ambos líderes opositores en defensa a la JEP llega incluso después de que Salvatore Mancuso haya sido rechazado por la misma para ser sometido a ella. Esto se dio después de que Mancuso solicitara su ingreso al ser un actor “tercero” en el conflicto (es decir que tuvo responsabilidad indirecta). Sin embargo, la JEP consideró que su participación como líder de las Autodefensas (AUC, grupo paramilitar) había traído consecuencias directas pero en un marco ajeno al de los acuerdos, por lo que éste no podría acogerse a la jurisdicción especial. “Mancuso es miembro orgánico de la estructura criminal desarrollando una función continua de combate”, afirmó la JEP días atrás.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…