fbpx

Exigir el uso del tapabocas reduce significativamente la propagación del COVID-19

El tapabocas se asocia con una reducción semanal del 25 por ciento o más en los casos de COVID-19.

Mujer, llevando, un, máscara

El estudio indica que el impacto de las mascarillas ha sido significativo para reducir las infecciones por COVID-19. / Foto: Freepik

EurekAlert | Simon Fraser University

Escucha este artículo


Read in english: Mask mandates shown to significantly reduce spread of COVID-19

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad Simon Fraser (SFU) ha encontrado evidencia clara de que usar tapabocas puede tener un impacto significativo en la propagación del COVID-19. Los investigadores, del Departamento de Economía de SFU, han determinado que la exigencia del uso del tapabocas está asociada con una reducción semanal del 25 por ciento o más en los casos de COVID-19.

El hallazgo de su estudio, aún en preimpresión y aún no revisado por pares, concluye que exigir tapabocas para interiores en todo el país a principios de julio podría haber reducido el número semanal de casos nuevos en Canadá entre un 25 y un 40 por ciento a mediados de agosto, lo que se traduce en 700 a 1.100 casos menos por semana.

El estudio analizó el impacto de la ecigencia del uso del tapabocas que se implementó en las 34 Unidades de Salud Pública (PHU) de Ontario en el transcurso de dos meses.

Los investigadores compararon los resultados de las PHU que adoptaron mandatos de máscara antes con los que adoptaron esta exigencia más tarde. Determinaron que, en las primeras semanas después de su introducción, el uso de tapabocas se asoció con una reducción semanal promedio del 25 al 31 por ciento en los casos de COVID-19 recién diagnosticados, en relación con la tendencia en la ausencia del uso del tapabocas, en julio y agosto.

Un análisis adicional en todo Canadá con datos a nivel de provincia encontró una asociación significativamente negativa entre el uso del tapabocas y el posterior crecimiento de casos de COVID-19, hasta una reducción promedio del 46 por ciento en los casos semanales en las primeras semanas después de la adopción.

Estos resultados fueron respaldados por datos de encuestas adicionales que mostraron que el exigir portarlos aumenta el uso de tapabocas autoinformado en Canadá en 30 puntos porcentuales, lo que sugiere que la política tiene un impacto significativo en el comportamiento.

Lea también: ¿El COVID-19 nos ha "golpeado en el trasero"?

En conjunto, estos resultados sugieren que exigir el uso del tapabocas en interiores en lugares públicos es una poderosa medida de política para frenar la propagación del COVID-19, con poca perturbación económica asociada a corto plazo.

El estudio también encontró que las restricciones relajadas en negocios y reuniones (incluidas tiendas minoristas, restaurantes y bares) se asociaron positivamente con el crecimiento posterior de casos de COVID-19, un factor que podría contrarrestar y ocultar los beneficios para la salud del tapabocas.

Las restricciones más estrictas sobre negocios y reuniones observadas en los datos se asociaron con una disminución semanal del 48 al 57 por ciento en los casos nuevos, en relación con la tendencia en ausencia de restricciones.

Los autores del estudio señalan que si bien los resultados son significativos, su período de muestra no les permite decir definitivamente si el efecto del uso del tapabocas persiste o se debilita más allá de las primeras semanas después de la implementación. Sin embargo, concluyen que, combinados con otras medidas de política, la exigencia del uso del tapabocas puede ser una potente herramienta de política para frenar la propagación del COVID-19.

Hallazgo clave:

  • El uso de tapabocas está asociado con una reducción promedio del 25 al 46 por ciento en los casos semanales de COVID-19 en Canadá.
  • Exigir tapabocas para interiores en todo el país a principios de julio podría haber reducido los casos nuevos de COVID-19 en Canadá entre un 25 y un 40 por ciento a mediados de agosto, lo que se traduce en 700 a 1.100 casos menos por semana.
  • Se demostró que exigir tapabocas aumenta su autoinformado en Canadá en 30 puntos porcentuales.
  • Las restricciones más estrictas sobre negocios y reuniones (incluidos comercios minoristas, restaurantes y bares) se asociaron con una disminución semanal del 48 al 57 por ciento en los casos nuevos, en relación con la tendencia en ausencia de restricciones.