fbpx

¿Qué es el derecho a la desconexión digital?

Veamos en qué consistiría este derecho.

Hombre trabajando desde su cocina

Con las nuevas medidas sanitarias y el trabajo desde casa, se habla de la regulación de esta nueva práctica. / Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: What is the right to digital disconnection?

El teletrabajo está siendo debatido en América Latina. Desde la web de Excélsior mencionan que, según la Organización Internacional del Trabajo, nuestra región es la que tiene un mayor índice de empleos perdidos desde el surgimiento de la pandemia, algo que surgió debido a la imposibilidad o dificultad de volver a poner en marcha el sistema productivo.

Por supuesto, toda la materia en legislaciones plantea, tal y como comentan desde MercoJuris, distintas cuestiones relacionadas con el futuro del teletrabajo en América Latina. Es decir, debe renovarse el paradigma con el que consideramos a las relaciones laborales, modificando varias de las cosas que habíamos concebido como “normales”, además de adaptarnos a otras nuevas.

Una de ellas radica, tal y como interpretan en la web de Iberley, en el derecho a la desconexión digital fuera del ámbito laboral. Veamos, entonces, en qué consistiría esta nueva iniciativa y qué es lo que se buscaría para proteger la salud y el confort de todos los trabajadores que realizan sus actividades desde el hogar.

El derecho a la desconexión digital

El teletrabajo está planteando nuevas posibilidades para los trabajadores, pero también una incertidumbre en torno a la legislación que debe aplicarse. Si bien ya existían personas que cumplían con sus obligaciones desde el hogar, la situación sanitaria actual obligó a que muchas empresas deban readaptarse y modificar sus ciclos productivos.

Es en este sentido en el que, tal y como propone la web de Clarín, surge un debate: ¿cuál es el límite del teletrabajo? Esto debemos plantearlo en el sentido en que, a diferencia de lo que ocurría anteriormente, el hecho de estar en nuestras casas puede hacer creer a los empleadores -e incluso a nosotros mismos- que no tenemos horarios marcados.

A diferencia de lo que sucedería al trabajar en una oficina, donde nos “olvidamos” de nuestras obligaciones al abandonarla tras cumplir nuestro horario, aquí parece que el trabajo está siempre “al alcance de nuestra mano”. Esto lo argumenta la agencia de noticias de Télam, al decir que es necesario “recuperar la soberanía sobre nuestro tiempo libre”.

Asimismo, esto implicaría, desde la perspectiva de Cronista, nuevos cambios en los derechos laborales en tiempos de pandemia, que deberán adaptarse a las circunstancias actuales. O sea, el hecho de cambiar el espacio físico de trabajo no es una excusa válida para aumentar nuestra carga horaria o creer que todo el tiempo debemos cumplir con nuestras obligaciones.

Por ejemplo, el envío de correos a los trabajadores fuera de su horario sería una materia sancionable, tal y como opinan desde Xataka. Se trata de una posibilidad para que los empleados puedan definir cuáles son sus tareas, en qué tiempo deben realizarlas y, por supuesto, cuál es el tiempo libre que disponen para disfrutar desde el hogar.

Lea también: Neuralink: la búsqueda de controlar dispositivos directamente con el cerebro

También vemos que, de acuerdo con lo que indica la web de CBA24n, el Senado argentino está debatiendo las garantías del descanso necesario para los trabajadores que emplean medios tecnológicos. Esto se relacionaría con la protección y el aseguramiento de que los trabajadores no tengan que atender obligaciones “digitales” en el tiempo de ocio o sus vacaciones.

 

En La Nación Paraguay destacan que en el país se presentará un proyecto de ley de desconexión laboral y digital, con el objetivo de que sea agregado al artículo 213 del Código Laboral Paraguayo. De esa manera, se buscará mejorar la calidad de vida y evitar los desajustes que provoca el hecho de no “cumplir horario” de forma presencial.

Por ende, tal y como se advierte en el medio especializado de Concepción Campos, es el momento de “poner límites”. Si bien el teletrabajo brinda muchas herramientas para los empleados, como la posibilidad de cumplir con las obligaciones cerca de su familia y con una mayor flexibilidad, también puede generar problemas.

Si no tenemos ni dejamos en claro cuáles son nuestros momentos para trabajar y cuáles para disfrutar, corremos el riesgo de estar constantemente atendiendo obligaciones que no corresponden con nuestro vínculo contractual. Básicamente, una modalidad de precarización encubierta que los Estados deberán atender para garantizar la salud de los trabajadores.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…