fbpx

La singular historia política de Pepe Mujica en Uruguay

Ante el retiro de la actividad política del actual senador y expresidente de Uruguay, José Mujica, decidimos repasar su trayectoria.

José Mujica

José Mujica ha sido uno de los dirigentes más reconocidos de los últimos años en América. / Foto: Wikimedia - ProtoplasmaKid

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: The unique political history of Pepe Mujica in Uruguay

La política latinoamericana continúa a pesar del coronavirus. De acuerdo con lo que revela el medio TelesurTV, el expresidente José “Pepe” Mujica decidió renunciar al Senado de Uruguay, debido a una “enfermedad inmunológica crónica” que lo pondría en peligro ante la pandemia y el riesgo de contagio del COVID-19.

Sin embargo, eso no es todo. Desde DW añaden que, ante esta renuncia, decidió retirarse definitivamente de la política activa de Uruguay. Siendo uno de los principales dirigentes del partido izquierdista del Frente Amplio, el que fue uno de los presidentes más populares y resistidos por su pasado guerrillero decidió abandonar su actividad.

Está claro que, para bien o para mal, la tarea de Mujica en Uruguay fue realmente importante, siendo uno de los dirigentes más reconocidos de los últimos años en América Latina. Por lo tanto, decidimos repasar toda la trayectoria política de José Mujica, que decidió abandonar su tarea política en el Senado.

La particular historia de Pepe Mujica

A sus 85 años, José Mujica decidió retirarse definitivamente de la política. Ante las elecciones uruguayas del año pasado, la BBC mencionó que, a pesar de su edad, todavía no estaba “lelo”. Es decir, que tenía varias ideas en la cabeza para modificar la realidad de todos los ciudadanos, amparado bajo su trayectoria en la cúpula dirigencial del país.

Por lo tanto, para comprender su forma de pensar y vivir, debemos definir quién es José Mujica. La web especializada de Quién lo caracteriza como un dirigente político de larga trayectoria en su patria, que tuvo pasado en la guerrilla conocida como Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, para luego llegar a la presidencia de Uruguay en el 2010 hasta el 2015.

También es importante comentar que, a diferencia de muchos otros políticos, la vida de Mujica fue bastante austera. Desde Semana informaron que vivió en una chacra de una zona rural de Montevideo, siendo una imagen que no encaja con la de un jefe de Estado del siglo XXI, debido a que también viste de una manera “informal”, sin necesidad de ostentar lujos.  

Tan icónica fue su forma de vivir que, por ejemplo, desde la web de ABC comentaron que tenía un antiguo vehículo Volkswagen Fusca de 1987 con el que se movilizaba, donde un jeque ofreció un millón de dólares para comprarlo, pero él lo rechazó porque fue el regalo de unos amigos fruto de una colecta.

De ahí a que, por ejemplo, hicieran distintas producciones para mostrar las singularidades de su vida. La web de La Capital mencionó que toda su historia se basa en la transición “de la guerrilla a la presidencia”, algo que se pudo ver, por ejemplo, en El Pepe, una vida suprema, el documental del célebre director Emir Kusturica.

Lea también: Es peronista el actual gobierno argentino?

O sea, hablamos de una personalidad única en el terreno de la política. La idea de abstraerse de lo material, al menos en materia personal, no significó que tomase las mismas decisiones en materia política. Es decir, su gobierno se caracterizó por distintas acciones de centroizquierda dentro de la corriente populista de América Latina.

La web de La Diaria Uruguay reveló que el expresidente declaró que sacaron a “bastante gente de la pobreza”, aunque eso no implicó hacerlos mejores ciudadanos, sino que los hicieron mejores consumidores. Por lo tanto, el comercio interno fue una de las claves del gobierno de Mujica.

Desde la web de El Mundo habían aclarado que Uruguay logró reducir la pobreza a la mitad, siendo uno de los objetivos prioritarios que tenían al momento de tomar el mando en el gobierno. Al mismo tiempo, también lo hicieron con la indigencia, siendo un sector con el que Mujica tenía una relativa “afinidad”.

Por ejemplo, desde Perfil habían anunciado que se dio un “emotivo episodio”, donde un hombre le pidió llorando al mandatario uruguayo plata para poder comer. En ese caso, el presidente decidió sacar plata de su propio bolsillo para ayudarlo, diciéndole que únicamente lo haría si dejaba de llorar. Incluso, para agradecerle, le dijo que lo quería de presidente “toda la vida”, pero Mujica se negó entre risas.  

Su vida tan particular, según comentó El Espectador, provocó “devoción y críticas”. Es decir, su gestión de gobierno terminó con resultados macroeconómicos que la oposición criticó, como el elevado déficit fiscal o un engrosamiento del Estado. No obstante, en materia de pobreza generó resultados prometedores, mientras que su propia forma de vivir marcó un antes y un después en la vida política latinoamericana.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…