fbpx

La importancia de mejorar la salud pública en América Latina

La pandemia del COVID-19 nos hizo dar cuenta de los problemas estructurales que tiene la salud pública latinoamericana

Camas de hospital vacías

El sistema sanitario en América Latina ha afrontado grandes retos tras la llegada del coronavirus. / Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: The importance of improving public health in Latin America

La crisis sanitaria del coronavirus exige los máximos esfuerzos posibles del sistema sanitario en América Latina. Sin embargo, se trata de una estructura que de forma histórica estuvo debilitada. Esto lo retrata The New York Times, al decir que el COVID-19 puso a los sistemas públicos de salud al borde del colapso, demostrando la ineficiencia y desigualdad que tienen.

Al mismo tiempo, las correctas acciones gubernamentales podrían implicar una mejora en la reestructuración de cara al futuro. Desde La República de Colombia destacan que, según un informe del Banco Mundial, la creación de políticas de salud públicas podría significar un punto clave en la recuperación de América Latina.

Esta delicada situación lleva a que la web de Agenda Pública de El País se pregunte si los sistemas sanitarios latinoamericanos están preparados para el coronavirus. Ante este panorama, decidimos averiguar cuál es la situación actual y cuáles han sido algunos de los problemas más claros de los últimos tiempos.

Los problemas de la salud pública en América Latina

Estamos acostumbrados a creer que la salud pública latinoamericana es, en cierta medida, muy ineficiente. Si bien casi siempre se garantiza la gratuidad y el acceso a la medicina, la realidad en términos de calidad parece ser muy diferente a lo que, al menos en teoría, las instituciones médicas deberían poder ofrecer.

Esto lo retrata el presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano en la web de Vatican News, que menciona que la salud pública en América Latina está en “niveles inhumanos”. Se trata de una situación casi lógica: nadie esperaba que ocurriese esta pandemia, por lo que, de un momento para el otro, los gobiernos debieron reequiparse para enfrentar los contagios.

Esto provoca una cantidad inesperada de pacientes que atender, incluso a pesar del tiempo que se tuvo para reequipar el sistema sanitario. Por ejemplo, según retrata DW, el sistema de salud en Argentina está “al borde del colapso”, siendo una advertencia que estuvo a cargo de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, reconociendo que se está llegando a un límite.

Sin embargo, esa no es la única queja. El personal esencial del país, es decir, los médicos, enfermeros y demás, también se quejan de un problema histórico de su sector: los bajos salarios. Por ejemplo, desde Cadena3 informaron que los médicos autoconvocados en la provincia de Córdoba reclamaron una mejora salarial.

Una situación parecida en otro país la retrata Infobae, al decir que los médicos y trabajadores sanitarios de Perú exigieron aumentos de sueldos y otras reivindicaciones económicas. Se trata de un sector laboral que está en una situación crítica en términos de condiciones laborales, ya que no solamente deben exponerse a las enfermedades, sino también percibir una baja remuneración.

Lea también: El avance de la medicina en Latinoamérica

Otros países latinoamericanos tampoco están corriendo la misma suerte. Desde la BBC comentan que el gobierno de México definió el sistema de salud de país como un “desastre”, ya que se encontraron una situación devastadora, al tener hospitales abandonados y muerte de personas por problemas en los servicios sanitarios.

Este sistema de salud ineficiente complementa sus problemas, según la perspectiva de Clarín, con un déficit de 200 mil médicos. O sea, a diferencia de los casos anteriores, aquí también existió una sorpresa para el país, que no contaba con los profesionales suficientes para enfrentar al virus, por lo que el gobierno debió hacer contrataciones masivas.

Otro de los países más afectados y líderes en contagios de América Latina es Brasil, que cuenta con un sistema sanitario “asfixiado”, según comenta France24. El territorio brasileño es uno de los más golpeados a escala global por la propagación del COVID-19, por lo que la fragilidad de los hospitales también genera una crisis estructural.

Es por esto que El Comercio enfatiza que las pandemias “exponen las deficiencias de la salud pública en Brasil”, siendo problemas crónicos con desigualdades sociales, bajas inversiones y salarios para los profesionales. Queda claro que esta situación incluye a todos los territorios latinoamericanos, que deberemos repensar el rol que tiene este sector de cara al futuro, acondicionándolo para prevenir futuras enfermedades y dándoles las condiciones laborales que estos trabajadores esenciales merecen.