fbpx

A dónde va el presupuesto de una película

Más allá de las grandes sumas, existen varios factores que alteran el presupuesto de un filme.

Persona sosteniendo una claqueta

Varios factores influyen en el presupuesto de una película. / Foto: Pexels

LatinAmerican Post| Juan Manuel Bacallado

Escucha este artículo


Read in english: Where does a movie budget go

Para muchos puede ser sencillo reconocer cuáles son las películas de alto o bajo presupuesto, pero detrás de todo esto existen diversas variables que interfieren en los costos de grabación y distribución, aunque nunca es posible conocer a ciencia cierta los gastos exactos y ni siquiera el presupuesto debido a que los actores y demás participantes como directores y productores prefieren no hacer público cuánto dinero ingresan. Lo que sí es posible es saber de forma general hacia dónde va destinado el presupuesto de una película. 

Schuyler Moore, un importante abogado especializado en entretenimiento y nombrado por Hollywood Reporter como uno de los “100 mejores abogados del entretenimiento” reseñó para Forbes algunos detalles acerca de los presupuestos de las películas, en los que señala que al momento de presentar un presupuesto a los distribuidores cinematográficos, el tamaño del mismo juega un papel importante, puesto que mientras mayor es, más pagarán los distribuidores por ella sin importar tanto el tema o los actores. Moore da el siguiente ejemplo: “si se hicieran dos películas idénticas con el mismo guión y estrellas, y una se hiciera por 50 millones de dólares y la otra por 10 millones de dólares, la que se hizo por 50 millones de dólares normalmente se vendería por cinco veces más que la película hecha por 10 millones de dólares. En serio”. 

Guión

El guión es fundamental para cualquier película, este puede ser escrito desde cero o ser la adaptación de un libro, videojuego o hasta alguna obra de teatro, pero para ello es necesario pagar los derechos de autor, que según la BBC pueden ser de 500 mil hasta 2 millones de dólares en caso de un Best Seller, y por supuesto también hace falta un guionista el cual puede llegar a cobrar hasta 2 millones de dólares si se trata de alguien reconocido dentro de la industria.

Productor

Además de organizar todos los detalles de la película, el productor también es quien presenta el presupuesto que según Forbes, suelen “inflar” incluyendo “tarifas de producción o “costos generales” con la intención de ofrecer un presupuesto más holgado que cumpla con la tendencia que señala el abogado Moore. Sin embargo este gasto consiste básicamente en los honorarios del productor.  Estos suelen equivaler aproximadamente al 10% del presupuesto total, aunque según la BBC un productor reconocido no supera los 5 millones de dólares por película. 

Pero más allá de eso los costos de producción sí existen y son muchos tomando en cuenta que incluyen: los permisos de grabación de acuerdo al lugar o espacio donde se hará la filmación, pólizas de seguro, luces, agentes policiales, alquileres, viajes, personal y muchos otros gastos de utilería de acuerdo con la BBC

Director

Una pieza vital para una buena película es el director y por ende también es un factor costoso. De acuerdo con la BBC, un director importante puede cobrar hasta 10 millones de dólares por película, aunque estos también podrían recibir una comisión de las ventas según sea el contrato con el estudio. Forbes reseña que la exigencia del director influye en el presupuesto final, ya que si se trata de un director al estilo de James Cameron, que busca efectos especiales minuciosamente perfectos lo cual conlleva a numerosas repeticiones, esto provocará que el presupuesto aumente. Este incremento suele catalogarse como gastos de contingencia que son sumados al presupuesto final aunque puede no gastarse, esta contingencia alcanza hasta el 10% del presupuesto.

Elenco

Como se señaló antes los actores prefieren no revelar cuánto dinero ganaron por alguna película, pero se tiene un conocimiento general de que actores reconocidos cobran entre 10 y 20 millones de dólares por adelantado, aunque según Forbes estos pueden cobrar menos si se trata de una película de “bajo” presupuesto.  Además, algunos actores prefieren cobrar un porcentaje de las ganancias en taquilla aunque no es muy común al menos de que haya un riesgo financiero o de que el actor reduzca el número que piensa cobrar por adelantado. Por otro lado How Stuff Works reseña que los grandes estudios cinematográficos prefieren ir por lo seguro y contratar al menos a un famoso actor para que sea la cara de la película, lo que la hace más fácil de comercializar.

Te puede interesar: Los 5 actores de cine que más dinero ganaron este 2020

Efectos especiales

 Ahora no es necesario viajar y comprar grandes equipos de simulaciones porque una pantalla verde y muchas computadores lo hacen “todo”. Sin embargo, el uso de estas no es nada económico y de hecho los efectos especiales son lo más costoso de una película que dependa de ello, como por ejemplo un filme animado o de superhéroes. Por esta razón, las películas más costosas de la historia del cine están conformadas por filmes de fantasías y ficción como Piratas del Caribe o Los Vengadores que superan los 300 millones de dólares en presupuesto para cada una, y es que de acuerdo con la BBC los gastos en efectos especiales pueden alcanzar y superar los 100 millones de dólares.

Música

Nadie podría imaginar una película sin música o efectos de sonido por lo que es necesario para cualquier filme. Sin embargo, estos costos no son tan grandes en comparación a lo ya mencionado, según la BBC un cantante reconocido puede cobrar hasta 1 millón de dólares por los derechos de una canción. Por otro lado, también se deberá invertir en bandas sonoras y artistas foley para recrear detalladamente los efectos de sonido que no logra captar la cámara.

Promoción y marketing

De nada sirve una película con buen guión y reconocidos actores si no aparece en ningún lado. Por esta razón las películas dedican lo equivalente al 50% del presupuesto en gastos de marketing y promoción de su película a través de anuncios en televisión e internet, vallas, reseñas y cualquier otro medio creativo para hacer conocido el filme desde antes de llegar al cine y asegurar las ganancias. Según reseña How Stuff Works esta estrategia es tan importante que películas como X-Men: La batalla final recaudaron el 52% de sus ganancias solo en la primera semana en el cine, además otros filmes como Los Vengadores: End Game que se gastaron más de 200 millones de dólares en promoción de acuerdo con el diario La Información.