fbpx

¿Qué panorama migratorio recibirá Biden?

Varios países centroamericanos han cambiado sus políticas migratorias ante la fuerte presión que hizo Trump.

Personas reunidas en un salón

El Departamento de Seguridad Interna encontráseres son las medidas que deja listas para el nuevo gabinete de los Estados Unidos. / Foto: TW-DHS_Wolf

Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: What immigration panorama will Biden receive?

Esta semana el saliente secretario del Departamento de Seguridad Interna (DHS) de los Estados Unidos, Chad Wolf, informó a través de su cuenta en Twitter, que El Salvador iniciará a aplicar el Acuerdo de Cooperación Migratoria (ACA por sus siglas en inglés).

 

Esta es una nueva victoria para los intereses del presidente Donald Trump y el sector antiinmigrante para dificultar la migración desde Centroamérica y facilitar el envío de refugiados a esta región. Según cifras del DHS en el 2019 el 71% de los migrantes retenidos en la frontera sur provienen de Honduras Guatemala y El Salvador.

Sin embargo, entidades como Human Right Watch han advertido del peligro que acompaña la implementación del ACA. En un informe de mayo del 2020 advierte que en el caso de Guatemala: "Dada la incapacidad de Guatemala para proporcionar una protección eficaz y el riesgo de que algunos de los trasladados se enfrenten a la amenaza de sufrir daños graves en Guatemala o después de regresar a sus países de origen, los Estados Unidos violan sus obligaciones nacionales e internacionales de no devolución al no examinar las solicitudes de asilo de los solicitantes de asilo que envían por la fuerza a Guatemala".

El Salvador

Este acuerdo que fue firmado en 2019 por varios Gobiernos centroamericanos permite a los Estados Unidos transferir a estos países a los migrantes que pidan asilo o alguna protección humanitaria en su frontera Sur. De acuerdo con el texto, será El Salvador el encargado de brindar protección a estos solicitantes de asilo.

Este acuerdo recibió muchas críticas, ya que la Casa Blanca amenazó con retirar apoyos económicos y aumentar tarifas comerciales a los países que se negaran a firmarlo. Esto derivó en la firma por parte de Honduras, Guatemala y El Salvador.

México

Luego de amenazar con un retiro del Tratado de Libre Comercio de Norte América (NAFTA), Estados Unidos logró convencer al gobierno de Andrés Manuel López Obrador de lanzar la política "Quédate en México". Esto significa que los migrantes pueden esperar en México mientras su proceso de asilo es respondido favorablemente.

Sin embargo, AMLO se negó a ser declarado receptor de refugiados como tercer país. Es por esto que Washington tuvo que buscar en Honduras, Guatemala y El Salvador el destino de aquellos refugiados que piden asilo en Estados Unidos. De esta manera, un ciudadano hondureño que solicite asilo en Estados Unidos y le sea rechazado, será enviado a un país distinto del que proviene.

También existen críticas a la política de "Quédate en México". Entidades como WOLA (promotora los derechos humanos en las Américas) advierten, por ejemplo, que esta política migratoria ha puesto en riesgo de violencia y de salud a los migrantes varados en la frontera.

Lea también: ¿Cómo será la relación de Biden con Venezuela y Maduro?

Administración Biden

Aún es muy pronto para poder saber la política que adoptará el presidente electo Joe Biden. Sin embargo, se puede sacar conclusiones de la administración Obama (en la que Biden fue vicepresidente) y de los recientes nombramientos.

Es poco probable que la nueva administración retroceda o elimine estas políticas logradas por Donald Trump. Recordemos que durante la presidencia de Barack Obama, Estados Unidos deportó más de 2.7 millones de indocumentados, la cifra más alta que cualquier otro presidente, algo que Biden nunca recriminó.

Como nuevo secretario para el DHS estará Alejandro Mayorkas, clave en el mejoramiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Mayorkas, cubano-americano será el primer inmigrante en ocupar esta cartera.

 

Con este nuevo panorama en migración, Biden podrá concentrarse en sus promesas de campaña en normalizar al situación de 11 millones de indocumentados que actualmente viven en Estados Unidos.