fbpx

¿Están en riesgo las reservas internacionales de México?

El Banco de México podrá comprar el excedente en dólares que circula en el territorio, a fin de aumentar sus reservas internacionales, pero con riesgo de facilitar el lavado de dinero.

Moneda mexicana

El Senado de la República de México aprobó una controvertida reforma a la Ley del Banco Central de este país. / Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Jorge Fransisco Vuelvas Lomeli

Escucha este artículo


Read in english: Are Mexico's international reserves at risk?

A principios de este mes de dicembre el Senado de la República de México (una de las dos Cámaras del Parlamento Mexicano) aprobó una controversial reforma a la Ley del Banco Central de este país. Por primera vez en la historia, el Banco de México podrá comprar el excedente en dólares que circula en el territorio, a fin de aumentar sus reservas internacionales.

Sin embargo, esta situación ha preocupado a diversos economistas de la nación azteca, ya que consideran que se está vulnerando la autonomía del Banco Central y se están poniendo en riesgo las reservas internacionales. ¿Cuántos activos tienen las reservas internacionales en la región de América Latina? Y ¿Cómo afectará a México esta decisión que llegará a la Cámara de Diputados en febrero de 2021?

 

Reservas internacionales en América Latina

Los bancos centrales de nuestra región han aprendido que es importante mantener un gran número de activos en dólares o demás divisas para garantizar la estabilidad de la moneda local; con ello se asegura que la economía no caiga desproporcionalmente y se mantiene el valor de las monedas latinoamericanas.

En este escenario regional México y Brasil son los países con mayores reservas internacionales de América Latina, pues sus activos rondan entre los 360,000 millones y 180,000 millones de dólares; ambos se encuentran entre los 15 países con mayores reservas en todo el mundo, según datos del Centro Mexicano de Estudios Internacionales.

Colombia, Perú, Chile y Argentina son naciones que tienen reservas internacionales estables, ya que cada una tiene entre 75,000 y 40,000 millones de dólares; Guatemala se mantiene entre los 25,000 y 15,000 millones, mientras el resto de los países de nuestra región tiene reservas inferiores a los 10,000 millones de dólares, siendo Belice el país con menos reservas internacionales (interior a mil millones de dólares).

Una reforma al Banco Central Mexicano.

El Banco de México es desde los años noventa un organismo autónomo al gobierno, sus líderes y gobernador del Banco gozan de libertad de gestión y toma de decisiones en la política monetaria de la nación; sin embargo, uno de los senadores de mayor influencia en el Gobierno del nuevo partido en el poder (Movimiento de Regeneración Nacional) lanzó en noviembre una propuesta para que el Banco de México pueda adquirir los dólares que por su presencia excedente, no puedan ser comercializados en el territorio.

México es un país que anualmente recibe millones de dólares provenientes de Estados Unidos, esto debido a que existen cientos de miles de mexicanos que trabajan en Estados Unidos y envían dinero a sus familiares en la divisa americana; por otro lado, al ser México un país con mucho turismo, los extranjeros que ingresan al territorio realizan compras que representan un considerable flujo de efectivo que muchas veces ni siquiera es necesario cambiarlo.

Ante esta situación, es muy común que en el mercado mexicano se observen considerables cantidades de dólares en efectivo; sin embargo, la situación se vuelve insostenible ante el lavado de dinero de grupos del crimen organizado que utilizan esta moneda para financiar sus actividades ilícitas. Con ello, el excedente de dólares en los bancos que operan en México se vuelve un problema, pues al intentar regresar a Estados Unidos la Moneda en cuestión, los bancos estadounidenses limitan la compra de su propia divisa a cierta cantidad que se ve superada en nuestro país.

Por ello, este nuevo grupo de poder en México plantea la posibilidad de que el dinero incautado en dólares, muchas veces proveniente del narcotráfico, sea adquirido por el banco central y vaya directamente a las reservas internacionales del país. En apariencia, esto ayudaría a que haya certeza en la comercialización de dólar estadounidense, que se disminuya el mercado negro de la divisa y se luche contra el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo.

Lea también: El problema estructural de jubilaciones en Latinoamérica

Temor en los mercados

No obstante, economistas de México como Gerardo Esquivel y Raúl Martínez-Ostos han expresado en varios medios su preocupación al respecto, ya que consideran que no es labor del Banco de México tomar el excedente de dólares del mercado nacional, y proponen que esta labor la sigan realizando los bancos que operan normalmente en el país.

Esquivel, subgobernador del Banco de México, aseguró en El País de España que “la compra de dólares en efectivo por parte del Banco de México puede generar inestabilidad financiera“.

De asumir dicha labor se estaría quebrantando la confianza en la autonomía del Banco Central de México, afirman estos especialistas, lo cual podría provocar que las inversiones extranjeras se vieran mermadas y a largo plazo se amenazara la estabilidad de las reservas internacionales, que a la fecha son una de las más grandes a nivel mundial.

Esta reforma de ley aún tiene que pasar por la aprobación de la Cámara de Diputados del país para que pueda ser promulgada por el presidente; sin embargo, el gobierno de izquierda en México tiene mayoría absoluta en las dos cámaras legislativas, por lo cual es muy probable que esta ley sea una realidad a principios en febrero del siguiente año, ya que por presión de los partidos de opisición, se retraso su proceso de dictámen hasta después de las vacaciones. 

Es premeditado pensar que los inversionistas huirán del país por esta decisión, por lo cual no se puede afirmar que están en riesgo las reservas del Banco de México; empero, es una excelente oportunidad para repensar el tipo de divisa que se debe tener en las reservas internacionales de México y América Latina, ya que economistas alrededor del mundo coinciden en que es mejor que las reservas de los bancos centrales se mantengan en divisas que no tengan relación con la moneda del país, y para el caso de nuestra región, el dólar está muy relacionado.