fbpx

“Hay muchas vacantes y muchos desempleados”: Laura Aristizábal

Hablamos con la Líder de Empleabilidad de ProTalento sobre el futuro de la oferta laboral en Colombia, y los elementos a tener en cuenta para destacar en una convocatoria de trabajo este 2021.

Ds personas durante una entrevista

Es necesario conocer las alternativas de empleabilidad y los elementos a tener en cuenta para aplicar a la oferta que brindará el gremio empresarial. / Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Carlo Mario Torres Nieves

Escucha este artículo


Read in english: "There are many jobs available and many unemployed": Laura Aristizábal

Colombia al igual que el resto del mundo vive una nueva realidad, en la que cada uno de sus ciudadanos aprenden diariamente cómo superar los desafíos que la economía local les ha impuesto desde el paso arrasador de la cepa más peligrosa del Coronavirus. 

De acuerdo con el más reciente estudio del DANE, el país cerró el 2020 con un aumento de 4,9 puntos en la tasa desempleo, ubicándose muy por encima de territorios vecinos como Brasil, Perú, Argentina y México. 

Con ello, se acentúan otras situaciones de consideración como la pobreza extrema, la baja demanda de servicios no esenciales, cierre de medianas y pequeñas empresas, además del aumento de la inseguridad en ciudades y municipios. 

Por todo lo anterior, se hace necesario conocer las alternativas de empleabilidad en Colombia, y los elementos a tener en cuenta para aplicar a la oferta que brindará el gremio empresarial para este 2021.  

Razón por la cual conversamos con Laura Aristizábal, Líder de Empleabilidad en ProTalento y creadora de JobTips, el perfil en Instagram que difunde información sobre ofertas de empleo, becas y oportunidades pasantías, para que entender el panorama laboral en Colombia y sus desafíos.       

¿Cuál es su perspectiva actual acerca de la empleabilidad en Colombia? 

La oferta y la demanda no están alineadas. Hay muchas vacantes y muchos desempleados, pero las habilidades que están pidiendo las empresas no se ajustan con las habilidades de las personas que están buscando trabajo. Esto tiene antecedentes que radican en: cómo está estructurado el sistema educativo y en las competencias en las que se está educando a las personas.  

Así mismo, la manera en que está evolucionando la empleabilidad está haciendo que la educación también genere sus propios cambios. Por ejemplo, la educación online, modular y continua están tomando cada vez más relevancia, y la pandemia no hizo más que acelerar este proceso.  

Entonces, el éxito de la empleabilidad está en que los programas de formación estén alineados con lo que realmente necesitan las empresas. Si me tocara mencionar las habilidades que más se están necesitando en el mercado y que no se están encontrando en los candidatos, lo resumiría en habilidades de tecnología, principalmente Desarrollo de Software, idioma inglés y habilidades socioemocionales. 

¿Puede vislumbrar los retos que enfrentará el empresariado local este 2021 en temas relacionados con la generación de empleo?  

La crisis económica no es menor, y el desempleo en Colombia está en 14,7 por ciento hasta octubre y de 13,3% en noviembre del 2020 según el DANE. Las empresas necesitan personas que sepan resolver un problema, y ya no van a ser tan importantes lo títulos ni los sellos. 

Esto será un gran reto porque en Colombia no nos educan para resolver problemas, y además los procesos de selección muchas veces tampoco están diseñados para entender, si una persona puede resolver cualquier desafío en el ambiente laboral.  

En eso la tecnología les tomó una inmensa ventaja a todas las otras habilidades, pues las pruebas técnicas para determinar habilidades tecnológicas sí están diseñadas para entender el comportamiento del aspirante frente a X o Y reto. 

Por otro lado, ahora más que nunca se hacen necesarias las habilidades socioemocionales que son las que influyen en que un candidato sea o no exitoso. El empresariado generará menos puestos de trabajo y será mucho más selectivo a la hora de contratar personal, buscando contratar personas que demuestren que realmente pueden llevar a la empresa soluciones reales. 

¿Considera que los procesos de selección de personal tendrán un cambio significativo, de cara a superar la crisis económica generada por el Covid-19?  

Sin duda. Seremos cada vez más remotos y más digitales, y los procesos de selección no solamente serán así en la forma, sino que además se adecuarán para buscar que los candidatos realmente respondan a necesidades específicas.  

La hoja de vida tal como la conocemos también está mandada a recoger, y cada vez tenemos más automatización en los procesos de selección. 

¿Qué factores se deben tener en cuenta a la hora de buscar empleo en este nuevo año?  

Debemos entender qué es lo que realmente está necesitando el mercado, y ver cómo nos formamos en esas habilidades que nos está pidiendo él mismo.  

Quiero dejar claro que no creo que todo el mundo deba convertirse en desarrollador de software, pero sí creo que todo el mundo debería “saber hablar tecnología”. Tenemos mucho que aprenderle a un mundo en el que un mes sin aprender, ya hace que el conocimiento esté desactualizado. 

Eso es lo que se viene para el futuro, un mundo laboral en el que lo principal es aprender a aprender, enfrentar retos y entender que nadie se las sabe todas, y que tenemos millones de herramientas para encontrar una solución en un corto tiempo.  

También le puede interesar: ¿Existe saturación de graduados universitarios en mercado laboral?

Por último, ¿qué consejos les ofrece a los jóvenes que no poseen experiencia laboral, y desean sobresalir en una convocatoria?  

Lo primero es que se pongan en los zapatos del empleador y entiendan que siempre es más fácil contratar a alguien con experiencia que a alguien sin experiencia, por el mismo sueldo. 

En esta medida, muchas de las convocatorias que exigen entre 6 meses y dos años de experiencia, (y esto lo digo por lo que he visto en la práctica), normalmente reciben candidatos sin experiencia que tengan un perfil atractivo para la empresa.  

Lo segundo es que durante la vida académica los estudiantes hacen proyectos, monitorias, pasantías, prácticas y seminarios que, también cuentan como experiencia relevante, pero los mismos candidatos no le dan el valor que tienen, incluso ni lo ponen en las hojas de vida. 

Con la ley de Pasantías que se aprobó este año, con mayor razón hay que aprovechar todos los Value Validation Projects (VVP) como estrategias para conseguir empleo sin necesariamente tener una experiencia “laboral”.