fbpx

¿Qué es invertir en corto y por qué es una maniobra tan polémica?

El mundo de las inversiones puede ser realmente complejo. Por eso, te explicaremos qué significa invertir en corto y por qué es un movimiento con muchas críticas.

Reloj junto a unas monedas

Te contamos qué significa invertir en corto y por qué es un movimiento con muchas críticas. / Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: What is short selling and why is it such a controversial move?

La bolsa de Wall Street siempre fue objeto de movimientos polémicos. El más reciente ocurrió de la mano con el caso de GameSpot, que generó un escándalo en el mundo de las inversiones. Hablamos de pequeños inversionistas que dispararon el precio de empresas que estaban atravesando situaciones financieras complicadas y que otros "traders", más profesionales, aprovechaban para sacar ganancias luego de que las acciones decaigan.

Lea también: Muere ministro de defensa colombiano por Covid y el surrealista caso de GameStop

Justamente, S3 Partners (compañía especializada en analizar movimientos de bolsa) calcula que los inversores que se inclinaron hacia ese tipo de operaciones han llegado a perder más de 4.100 millones de euros (5.000 millones de dólares) debido usuarios de la red social Reddit. Para comprender este terremoto en la economía, hay que entender qué son los shorts y por qué invertir en corto puede resultar algo arriesgado y mal visto desde el punto de vista moral. Conozcamos más.

¿Qué significa invertir en corto?

Cuando se habla de invertir en corto, la primera palabra que surge es “controversial”. Hace un año aproximadamente, habíamos visto que la Comisión Nacional del Mercado de Valores había decidido prohibir las posiciones cortas en 69 empresas que cotizaban en España. Esto es así porque se especula, justamente, con la posibilidad de la quiebra.

El problema ocurre en otros lugares, como Wall Street, donde no hay regulaciones que impidan que estas situaciones ocurran. Para comprender mejor esta situación financiera, hay que entender las formas que hay de ganar dinero. La más fácil es la acción al alza, que sucede cuando una acción sube. Es decir, se las compra en un precio bajo, se espera a que suba y luego se las vende.

Es la forma más básica, ya que todo el mundo entiende el mecanismo y es el que utilizan la mayoría de los inversionistas en un primer momento. O sea, se especula con que una compañía pueda mejorar y que tú puedas conseguir ganancias por eso. No obstante, también hay una forma más arriesgada que implica todo lo contrario: esperar que a una empresa le vaya mal.

Cuando una persona invierte esperando a que la acción caiga, se dice que está tomando una posición corta. Por el contrario, cuando compra acciones esperando a que suba, se tiene una posición larga. Las primeras están mal vistas, las segundas no. Por eso, cuando alguien compra acciones masivas a la larga no necesita declararlas (salvo en porcentajes importantes), mientras que, a la corta, se las necesita declarar rápidamente.

Entonces, estamos hablando de apostar a lo malo. GameStop es el ejemplo más evidente, donde Bloomberg reporta que tuvo un año de pérdidas por arriba de los 275 millones de dólares que se justifican, en parte, a que se basa en una tienda de juegos físicos en un mundo que parece optar por el camino hacia lo digital.

Justamente, la tendencia negativa de la empresa generaba que algunos inversores pidieran prestadas acciones. O sea, el inversor corto debe pagar a alguien para tenerlas durante un tiempo. Cuando se llega a un determinado punto, donde se supone que la acción caerá, las vuelve a comprar mucho más baratas y se las devuelve a su dueño. La ganancia surge por la diferencia del precio de venta y de compra, menos el valor del préstamo.

El problema ocurre como sucedió en este caso: cuando se dan imprevistos que hacen que la empresa empiece a subir el valor de sus acciones. Es lo que sucede con el estrangulamiento (short queeze), donde los inversores cortos no pueden recomprar las acciones y devolverlas a sus legítimos dueños, pues estas han aumentado su valor y las pérdidas pueden ser limitadas.

Si una persona se gasta 10 dólares en una acción, lo máximo que puede llegar a perder son esos 10 dólares. En cambio, si alguien decide poner en corto una acción de 10 dólares y la empresa se dispara en bolsa, no existen límites para las pérdidas, pues la acción puede subir de forma increíble y el inversor tendrá que pagar el nuevo valor a su prestamista. O sea, es una situación arriesgada, porque se necesita poder devolver el dinero ante el nuevo valor.

Entonces, si tenemos en cuenta el caso de GameStop, en marzo de 2020 el mínimo histórico era de unos 3,50. Los inversores en corto esperaban a que el precio bajase todavía más, pero los usuarios de Reddit se pusieron de acuerdo para invertir de forma masiva en la compañía y esto generó que la acción se dispare a picos de más de 400 dólares, que implica pérdidas millonarias para aquellos que tienen que devolver las acciones.

No solamente es una estrategia de inversión arriesgada desde el punto de vista económico, sino que moralmente se juega con la posibilidad de que las empresas quiebren. En definitiva, estarás esperando ganar si a otras personas les va mal. Por eso, lo más lógico sería una relación win-win, donde la empresa tenga beneficios y tú puedas disfrutarlos, sin necesidad de llegar a pérdidas ilimitadas.