fbpx

Nomadland: la película que triunfó en los Globos de Oro

La cinta, dirigida por Chloé Zhao, fue una de las grandes revelaciones de los Globos de Oro y apunta a los Oscar.

Fotograma de la película 'Nomaland'

La cinta consiguió alzarse con el premio a la Mejor Película Dramática y a la Mejor Dirección. Foto: YT-SearchlightPictures

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Nomadland: the film that triumphed at the Golden Globes

Los Globos de Oro de este año hicieron que conozcamos muchas grandes producciones cinematográficas en un año donde la industria se paralizó por el COVID-19. Una de ellas fue Nomadland, la cinta que consiguió alzarse con el premio a la Mejor Película Dramática y a la Mejor Dirección, reconocimiento que le corresponde a su autora, Chloé Zhao.

Justamente, esta película hizo historia en esta ceremonia. De acuerdo con lo que revela eCartelera, esta 78º edición fue la segunda vez en la historia en la que una mujer consigue el premio a la Mejor Dirección, siendo Barbra Streisand la primera en conseguirlo en el año 1984 por su trabajo en Yentl. Además, no había nominadas mujeres en este puesto desde el 2015, cuando Ava DuVernay intentó conseguir el trofeo por su filme Selma.

Vale añadir que, Zhao fue la primera mujer asiática en conseguir este premio, motivo por el cual ya se especula que podría tener resultados similares en los Oscar de este año. Principalmente, todo se debe a que su película logró cautivar a los críticos y al público general con una premisa interesante y bien narrada desde lo audiovisual.

Las claves del éxito de Nomadland

Nomadland trata sobre la vida de Fern (Frances McDormand), una mujer que enviudó y perdió su hogar. Por culpa de la recesión, decide mudarse para llegar a la parte oeste de los Estados Unidos adoptando un estilo de vida que se aleja de la rutina en la ciudad, algo que se podrá ver en varios de los planos en los que aparece la furgoneta que usa para trasladarse.

Desde un primer momento, se nos aclara que estamos en frente de un filme western-dramático que explora el deseo de “abandonarlo todo” y alejarnos del mundo y de la vida sedentaria. Ese es uno de sus principales aciertos, ya que logra representar visualmente esa sensación de viajar que todos hemos tenido alguna vez.

Otro de los principales elementos clave de esta película es que, contrario a lo que uno podría suponer, el proceso de adaptación no resulta para nada sencillo. Por el contrario: la inestabilidad es una de las claves de esta historia. Fern deambula de un lugar para el otro, cambiando de trabajos y sin objetivos al largo plazo. En realidad, lo único lo que le interesa es vivir el día a día, pues no tiene otra cosa para hacer.

Tal vez por eso, la película se presenta con una tonalidad fría que demuestra la sensación de vacío que experimenta la protagonista. Justamente, la incógnita de estar tomando el camino correcto estará presente en las casi dos horas de metraje. Nosotros mismos, como espectadores, tomaremos partido de su decisión: ¿hizo lo indicado o debería haber seguido otro rumbo?

Lea también: ¿Cómo será el plan para expandir el universo de Game of Thrones?

Nomadland logra condensar toda esa atmósfera de incertidumbre y nos invita a la reflexión. Si bien puede que no estemos atravesando una situación tan crucial como la de la protagonista, siempre estará la empatía por su melancolía o su deseo de tomar un rumbo distinto para su futuro ya que los sentimientos logran representarse muy bien, gracias al impresionante trabajo de la actriz.

Al mismo tiempo, la fotografía es un auténtico espectáculo. Especialmente en los espacios abiertos, donde se refleja la nostalgia por un pasado mejor y el temor por un futuro que no puede conocerse. Si lo combinamos con la genial banda sonora de Ludovico Einaudi, el resultado es que: en determinados momentos, imagen y sonido se complementan a la perfección y el resultado es emocionante.

La crítica social también está presente en esta obra, pues se retoma una imagen de una América que intentó tener un proyecto social equitativo, aunque terminó fracasando. Es decir, la idea del “sueño americano”, del progreso constante, no abarcaba a todas las personas, sino que hay algunas que quedaban por fuera del sistema.

En definitiva, tal y como mencionan desde A Sala Llena, la clave de esta producción radica en la idea de “no tener a donde ir”. Se trata de una película recomendada para aquellos que prefieren un estilo de vida nómada, pero también para aquellos que alguna vez ansiaron probar suerte haciendo otra cosa. ¿Logrará conseguir también el Oscar? Por el momento, tiene buenos méritos para obtenerlos.