fbpx

Especial Óscars: Tensión racial en Judas y el mesías negro

El filme logró 6 nominaciones a los Premios Óscar 2021, retrata la tensión racial existente en los 60.

Fotograma de la plícula 'Judas y el mesías negro'

La película se enmarca en los finales de la década de los 60 cuando el Partido de la Panteras Negras llega a su auge en el panorama estadounidense. Foto: Imágenes de YT-Warner Bros.

LatinAmerican Post | Vanesa López Romero

Escucha este artículo


Read in english: Oscars Special: Racial Tension in Judas and the Black Messiah

Judas y el mesías negro es la segunda película del director Shaka King. En ella se cuenta la historia de un informante del FBI llamado Bill O’Neal (Lakeith Stanfield) que se infiltra en el Partido de las Panteras Negras con el objetivo de perjudicar al director de la organización en Chicago, Fred Hampton (Daniel Kaluuya).

La película se enmarca en los finales de la década de los 60 cuando el Partido de la Panteras Negras llega a su auge en el panorama estadounidense. El FBI, en dirección de J. Edgar Hoover para ese momento, declaró el movimiento como la más grande amenaza para los Estados Unidos por encima de los espías de la Unión Soviética o de China.

¿De qué va Judas y el mesías negro?

En ese contexto, Fred Hampton, con sus 20 años, empieza a erigirse como una de las voces más resonantes de Chicago por el Partido de las Panteras Negras. Ahí es cuando el FBI comenzó una campaña de persecución en su contra, incriminándolo en delitos para mantenerlo en prisión y, por último, creando un complot para asesinarlo. Bill O’Neal se convierte en el capitán de seguridad del partido y trabaja como informante en el FBI de Roy Mitchell (Jesse Plemons) para hacer daño al movimiento revolucionario.

La película consiguió 6 nominaciones a los Premios Óscar en las categorías de Mejor Película, Mejor Actor de Reparto con Daniel Kaluuya y Lakeith Stanfield, Mejor Guión Original para Will Berson y Shaka King, Mejor Canción Original por ‘Fight for You’ de H.E.R. y Dernst Emile II y Mejor Fotografía para Sean Bobbitt.

Nominaciones y posibilidades

Después de una serie de cortometrajes, algunos episodios de varias series y su ópera prima ‘Newlyweeds’, Shaka King se muestra como uno de los realizadores afroamericanos a tener en cuenta de la última camada junto a Ava DuVernay, Jordan Peele y Barry Jenkins. Con la dirección de Judas y el mesías negro, su rastro será perseguido por los cinéfilos de ahora en adelante.

Las actuación de Daniel Kaluuya y Lakeith Stanfield, quienes ya habían trabajado juntos en ‘¡Huye!’, fue impecable. Por ende, es muy probable que alguno se lleve el galardón en la categoría de Mejor Actor de Reparto. Una nominación en la que podría estar más segura la victoria es a Mejor Canción Original con la interpretación de la cantante de R&B, H.E.R. Sin  embargo, el Óscar a Mejor Guion Original sería la ficha realmente ganadora con respecto a sus rivales.

Judas y el mesías negro tiene un potente argumento que se nutre de la lírica gracias a los discursos ofrecidos por Fred Hampton en ocasiones cruciales que se convierten pequeños clímax. En sí, la película funciona como un largo discurso sobre la brutalidad policial, el racismo estructural, y por eso carece de un protagonista claro, porque es la palabra la que se roba la atención del espectador. De ahí partiría la premisa para ganar en Mejor Guion Original.

Lea también: Los actores que estuvieron menos tiempo en pantalla y ganaron el Oscar

A pesar de que el filme tiene una notable carga política, son perceptibles las batallas internas con las cuales cada personaje batalla. Bill O’Neal lidia con el peso de traicionar a quien se convirtió su guía; Deborah Johnson (Dominique Fishback) pelea con el miedo de criar un hijo en una sociedad que nubla cada sueño de la niñez afroamericana; y Fred Hampton lucha con el hecho de estar dispuesto a entregar y dedicar su vida a su gente.

Judas y el mesías negro logra provocar, cuestionar, conmover, inspirar y enojar con una cinematografía impecable, actuaciones que hacen justicia a los personajes, y un guion -que pese a estar sobrecargado de poética- funciona como un documento necesario para seguir rescatando personajes que fueron importantes en la lucha de los derechos civiles de los afroamericanos durante el siglo XX.