fbpx

La mujeres meten goles al machismo en Colombia con final de Libertadores

Contra todo y contra todos, América de Cali logró llegó a la final de la Copa Libertadores Femenina eliminando al gran favorito Corinthians, aunque le faltó poco para ser campeón.

Jugadoras del América de Cali Femenino

El torneo realizado en Colombia es el que menos dura con relación a las demás ligas femeninas de Sudamérica, y tampoco cuenta con sistema de descenso. Foto: IG-americadecali_fem

LatinAmerican Post | Julián Gómez

Escucha este artículo


Read in english: Women score goals against sexism in Colombia with the final of Libertadores

Con esta proeza, las jugadoras siguen demostrándoles a los directivos incrédulos que sí vale la pena invertir en el fútbol femenino del país. El logro va más allá de ganar o no el trofeo. Colombia es el país con las peores condiciones para jugar al fútbol femenino en Sudamérica, y aún así, las colombianas han sido reconocidas y respetadas por el resto de países sudamericanos en torneos internacionales.

Colombia en Copa Libertadores Femenina

Desde el 2009 que se disputa la Copa Libertadores Femenina, Colombia ha tenido 6 equipos que la han representado: Formas Íntimas (8 veces), América de Cali (2 veces), Independiente Santa Fe (2 veces), Generaciones Palmiranas (1 vez), Atlético Huila (1 vez) y Real Pasión (1 vez).

De las participaciones ya mencionadas en Copa Libertadores Femenina, por Colombia ha habido un campeón una vez con Atlético Huila (2018), dos veces subcampeón con Formas Íntimas (2013) y América de Cali (2020), dos veces tercer puesto con Formas íntimas (2009) y América de Cali (2019), y cuarto una vez con Formas Íntimas (2014). En la tabla histórica de puntos, el cuarto equipo es Formas Íntimas, representando a Colombia; pero en la sumatoria de países, Colombia ocupa el tercer puesto en la tabla histórica de Copa Libertadores Femenina.

Además, el top 10 histórico de goleadoras tiene tres jugadoras colombianas: Catalina Usme, primera junto a la brasileña Cristiane con 29 goles; Yisela Cuesta, sexta con 17 goles; y Diana Ospina, séptima con 15 goles.

Precaria duración de la Liga Colombiana de Fútbol Femenina

El torneo realizado en Colombia es el que menos dura con relación a las demás ligas femeninas de Sudamérica, y encima es uno de los tres países –junto a Venezuela y Paraguay- que no cuenta con sistema de descenso. A continuación, los datos exactos de duración de ligas sudamericanas en condiciones normales (sin pandemia):

  • Brasil - 10 meses
  • Argentina – 7 meses
  • Chile - 8 meses
  • Bolivia – 9 meses
  • Ecuador – 6 meses
  • Paraguay – 10 meses
  • Uruguay – 8 meses
  • Venezuela – 7 meses
  • Colombia – 3 meses

La preocupación ante la poca duración de la Liga Colombiana de Fútbol Femenino ya ha sido denunciada por las jugadoras de la Selección Colombia.

Ellas exigen que los campeonatos en Colombia duren más, no solamente para no perder el ritmo de competencia, sino para tener más exposición mediática y así acercar a los patrocinadores para que inviertan en los equipos. Señalan que entre más tiempo dure el campeonato y más exposición mediática haya, es más probable que muchas jugadoras sean vistas por clubes del extranjero y puedan jugar en esos países dedicadas únicamente al fútbol.

Para 2021, la Liga Colombiana de Fútbol Femenino va a recortar la duración del campeonato y solamente durará 2 meses. La Dimayor justificó que se debe a que en septiembre se juega la Copa Libertadores Femenina 2021 y deben tener campeón para esa fecha. No obstante, esta propuesta cayó mal en las futbolistas, además porque hay menos de 10 equipos interesados en conformar el campeonato.

Sin una liga realmente competente y con mucha precariedad, en el fútbol de Europa, Asia y Norteamérica hay al menos 25 jugadoras colombianas profesionales: 16 en España, 3 en Italia, 2 en Suiza, 1 en Grecia, 1 en China, y 2 en Estados Unidos.

Lea también: Revelaciones y decepciones, así va la Premier League

Financiación del fútbol femenino colombiano

Para el fútbol femenino en Colombia, los recursos disponibles en su primera liga profesional de 2017 se dividieron en: 500.000 dólares por la FIFA; 422.750 dólares por parte de la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor); y 140.912 dólares por parte del Ministerio del Deporte. Mientras que el apoyo de la FIFA se mantiene y el del Ministerio del Deporte igualó el de la Dimayor, este organismo señala que cada vez hay menos dinero para apoyar al fútbol femenino.

Machismo en el fútbol femenino colombiano

Aunque Colombia tiene en su haber ser la selección campeona de los Juegos Panamericanos y ser la primera selección femenina de habla hispana en superar la fase de grupos en un Mundial en Canadá 2015, el equipo no ha salido librado de denuncias ante acoso sexual, acoso laboral y precarias condiciones de trabajo.

En 2019, las futbolistas Isabella Echeverry y Melissa Ortiz denunciaron que no les pagaban, les daban uniformes viejos, no les ofrecían vuelos internacionales y que la misma FCF ha vetado a futbolistas por hablar.

Según las futbolistas, la Federación Colombiana de Fútbol no hace uso de las fechas FIFA, incluso duraron casi dos años sin amistosos y cuando jugaron contra Estados Unidos fueron goleadas, con el plus de que estuvieron en concentraciòn sin preparador físico a disputar los partidos.

A esto se le suman denuncias por acoso sexual. De acuerdo con una investigación publicada por la Liga Contra el Silencio, la fisioterapeuta Carolina Rozo denunció a Didier Luna, técnico de la Selección Colombia Sub-17, por acoso sexual.

Mientras tanto, la futbolista Lizeth Cano –menor de edad en su momento- denunció a Sigifredo Alonso –preparador físico de la Selección Colombia Sub-17- por intentar abusar sexualmente de ella.

Las estigmatizaciones al fútbol femenino en Colombia no se detienen. En su momento Gabriel Camargo, presidente del Deportes Tolima, declaró en comentarios despectivos y homófobos que las futbolistas son “más tomatrago que los hombres…. (y que los equipos de fútbol femenino son) un caldo de cultivo de lesbianismo tremendo”.

Se conoce que actualmente existen tres proyectos que le generan contratos dignos a las futbolistas, no únicamente mientras dura el campeonato de 2 o 3 meses. Estos equipos son: Independiente Santa Fe (actual campeón de la Liga Colombiana Femenina), América de Cali (actual subcamepón de la Liga Colombiana Femenina y finalista de Copa Libertadores Femenina) y Atlético Nacional.

Si bajo estas condiciones, las futbolistas siguen dejando en alto el nombre del país en competencias internacionales ¿Qué pasaría si tuvieran condiciones dignas para jugar al fútbol femenino?