fbpx

The One: la nueva serie éxito de Netflix que cuestiona el avance de la tecnología

Esta nueva producción británica, muy emparentada con Black Mirror, se pregunta qué ocurriría si la genética nos ayudase a encontrar al amor de nuestra vida.

Fotograma del tráiler de la serie 'The One'

'The One' se volvió una de las más populares en las últimas semanas, enganchando a la audiencia a través de una estructura que oscila entre el suspenso y la ciencia ficción. Foto: YT-Netflix

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: The One: Netflix's new hit series that questions the advancement of technology

Netflix suele tener producciones muy asociadas con la ciencia ficción y la tecnología. Lo vimos con Black Mirror, la serie antológica que plantea situaciones distópicas donde la humanidad cambia por el progreso de la tecnología. Otra producción es El dilema de las redes sociales, un documental que explora los riesgos que traen estas aplicaciones, especialmente en lo relacionado con la influencia y la manipulación.

Recientemente Netflix lanzó una nueva serie que es todo un éxito: The One. Vogue afirma que esta serie está “arrasando” en Netflix, pues se volvió una de las más populares en las últimas semanas, enganchando a la audiencia a través de una estructura que oscila entre el suspenso y la ciencia ficción, ofreciéndonos una premisa interesante y original.

Basada en el libro Eres túThe One, de John Marrs, la serie toma como punto de partida algunas de las bases sobre los peligros del avance de la ciencia y la tecnología. Básicamente, a lo largo de sus 8 capítulos de su primera temporada, esta producción se pregunta qué es lo que ocurriría si una simple muestra de ADN sirve para encontrar a una pareja perfecta. Veamos más sobre esta historia.

El éxito de The One

Lo primero que hay que decir es que The One tiene un reparto muy bueno. Por ejemplo, Hannah Ware (como Rebecca Webb), Dimitri Leonidas (como James), Amir El-Masry (como Ben) o Lois Chimimba (como Hannah), entre otros.

Sin embargo, su encanto no reside únicamente en eso. En realidad, la propia historia y la forma en la que se la narra la vuelven increíble. Con una trama que parece un clásico thriller la serie nos sorprende, haciendo distintos saltos al pasado que hacen que nos preguntemos más sobre los misteriosos protagonistas.

Inicialmente los personajes están conectados entre sí de forma muy simple. Sin embargo, poco a poco nos damos cuenta de que sus vínculos, en realidad, son más fuertes de lo que parecen. Esto hace que nosotros, como espectadores, nos preguntemos qué haríamos en esa situación distópica.

Además, The One se centra en uno de los pilares de toda sociedad: el amor. Más específicamente, en la posibilidad de tener relaciones personales con gente adecuada a nosotros. Hay un método científico que, gracias a la genética, es capaz de determinar quién es nuestra alma gemela, todo a través de una cuestión química y algorítmica.   

La CEO de la empresa, Rebecca Web, se encarga de comercializar la aplicación, hasta que aparece envuelta en una investigación criminal cuando un antiguo amigo muere. Todo esto, además, mientras la sociedad busca recurrir a los antiguos métodos tradicionales para enamorarnos de alguien más, sin necesidad de que haya un vínculo “perfecto” y determinado por cuestiones genéticas.

Lea también: Los mejores pósters de homenaje entre las películas más taquilleras

Los paralelismos con las aplicaciones de citas, como Tinder, hacen que los espectadores se pregunten hasta qué punto decidimos qué persona nos resulta atractiva. Por ejemplo, la posibilidad de filtrar de acuerdo con los gustos e intereses está modificando la forma en la que nos relacionamos con los demás, lo cual también transforma el amor tal y como lo conocemos.

Las parejas ideales, según lo plantea The One, serían aquellas que más afinidad tengan entre sí, de acuerdo con gustos específicos. En esa sociedad ya no hace falta ir a un bar para conquistar gente, sino que, por el contrario, todo aparece indicado por la tecnología. Es decir, todo esto demuestra que, la tecnología puede derrumbar las costumbres sociales tan naturalizadas, como puede ser el amor.

Por el éxito que planteó esta premisa, ya se está pensando en una posible segunda temporada. Pese a que la primera temporada respondió las incógnitas relacionadas con la trama principal, también es cierto que hay subtramas que pueden continuarse durante una segunda tanda de episodios.

En definitiva, The One es una serie imperdible que invita a la reflexión alrededor de la forma en la que nos relacionamos y conocemos a los demás, especialmente desde una perspectiva amorosa. Si bien esta historia es vista desde un punto de vista extremo de la genética, no deja de ser una posibilidad que la tecnología condicione nuestros gustos y decisiones en la vida.