fbpx

Justice: el disco de Justin Bieber que muestra su madurez musical

El músico canadiense lanzó Justice, su sexto trabajo discográfico, que explora su aspecto religioso y demuestra por qué todavía sigue siendo uno de los reyes indiscutidos del pop.

Portada del disco 'Justice' de Justin Bieber

El nuevo disco del artista, Justice, marca un récord al debutar como número uno en la lista de Billboard 200 .. Foto: IG-justinbieber

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Justice: Justin Bieber's album that shows his musical maturity

Justin Bieber es sinónimo de dos palabras: polémica y talento. Por el año 2010 aproximadamente, el artista se había vuelto uno de los símbolos de la nueva camada de música pop del planeta. Por ejemplo, en su momento, la canción Baby había sido el vídeo más visto de todo YouTube.

Sin embargo, a medida en la que avanzó en su adolescencia comenzaron a surgir algunos problemas personales que lo pusieron en primera plana, no tanto por su talento, sino por sus conflictos. Por ejemplo, el consumo de drogas, las peleas con sus novias e incluso las polémicas en las redes sociales.

De todas maneras, nadie dudaba del talento musical del canadiense. Según retrata El País, a sus 27 años logró alcanzar un equilibrio emocional a través de la religión y su matrimonio con Hailey Baldwin, donde promete “curar a la humanidad” con sus canciones, algo que intentó a través de su nuevo disco, Justice, que marca un récord al debutar como número uno en la lista de Billboard 200. Veamos cómo es.

Justice, el nuevo disco de Justin Bieber

Justin Bieber es una de las estrellas más importantes de esta década. Por eso, sus 27 años eran eje de incertidumbres. Recordemos que es un número “maldito” para la música, pues es la edad en la que fallecieron algunas estrellas, como Kurt Cobain, Jim Morrison, Jimi Hendrix o Amy Winehouse, pertenecientes al famoso “Club de los 27”.

No obstante, para el canadiense supuso un regreso al estrellato de la música y un alejamiento de los conflictos personales. A través de sus 16 canciones, todas las composiciones están mucho más cerca del pop, algo que lo acerca a su esencia musical. Sin embargo, hay un factor realmente trascendental y disruptivo en esta obra: la justicia social.

Este disco, que cuenta con las colaboraciones de artistas tales como Khalid, Burna Boy, Chance The Rapper o Benny Blanco, está dividido en dos partes. Justamente, están separadas por MKL Interlude, que es un audio de Martin Luther King donde habla de la importancia de la justicia, que es el eje de este trabajo y la razón por la cual lleva este nombre.

En toda la primera parte, vemos cómo la religión influyó positivamente la vida de Justin Bieber, hasta el punto de sanarlo espiritualmente. Básicamente, en sus canciones se mostraba “perdido” hasta que encuentra a Dios, que le enseña el camino. Después, el disco nos explora una faceta mucho más profunda e íntima del artista.

Todo esto explica que Lonely, uno de sus éxitos y el tema que cierra este trabajo, sea una pieza completamente desgarradora, que nos deja ver al ser humano y no al personaje que dominó su vida durante mucho tiempo. Este nuevo trabajo discográfico nos deja ver una “nueva era” del canadiense, con canciones que indagan sobre sus creencias cristianas, como Holy.

Lea también: Estos éxitos musicales cumplen 20 años desde su estreno

Anyone es otro de esos temas profundos, donde explica el temor a perder a sus seres queridos. También, la desnudez del artista se puede percibir en la romántica Off My Face. Sin embargo, también deja espacio para las melodías bailables, como ocurre con Love You Different, con algunos ritmos latinos. Incluso, con Die For You se permite revivir algunos de los estilos más importantes de los ochenta. Es decir, todos símbolos de la madurez musical, que no le dejan encasillarse en un solo papel o género.

Si te preguntabas con respecto a los hits, lo cierto es que hay dos que son muy claros. El primero de ellos es Peaches, una oda al amor. Este tema fue uno de los cortes de este trabajo discográfico, donde predominan los ritmos movidos, pero también las revelaciones sentimentales que son uno de los ejes de este álbum.

La otra es, sin dudas, Hold On. Siguiendo con la misma sintonía de la anterior, se puede ver que el cantante enriqueció completamente su producción musical, pero que sigue teniendo la capacidad de lanzar enormes éxitos que alcancen de inmediato las primeras posiciones de las principales radios y aplicaciones para escuchar música.

En definitiva, Justice de Justin Bieber es un gran trabajo que nos muestra una cara completamente distinta del artista. Es decir, es el resultado de una nueva vida espiritual y religiosa, que implicó eliminar a su personaje y revelar a su “verdadero yo”. Todo esto, con canciones completamente emotivas, pero también bailables y movidas.