fbpx

Alexa Rochi: fotógrafa y excombatiente de la guerrilla de las FARC

Decidió cambiar sus armas por su cámara porque quiere que Colombia sea un país pacífico después de décadas de guerra .

Alexa rochi

Alexa Rochi es una fotógrafa excombatiente de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) que se incorporó al acuerdo de paz y está comprometida con la paz. Foto: IG-alexarochi__

LatinAmerican Post | Ana Betancourt

Escucha este artículo


Read in english: Alexa Rochi: a photographer and ex-combatant of the FARC guerrilla

Alexa Rochi es una fotógrafa excombatiente de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) que se incorporó al Acuerdo de Paz y está comprometida con la construcción de la paz a través de sus fotografías.

Se unió a la guerrilla en 2006 cuando tenía 15 años porque huía de las fuerzas paramilitares de su región. También porque en su casa había mucha misoginia al punto de que su padre intentó abusar sexualmente de ella cuando era pequeña.

En sus primeros años en la guerrilla, aprendió estrategias militares y marxismo. Pero después de eso, comenzó a desarrollarse en medicina. “Aprender medicina en la guerra es bastante fácil porque cuando estás en la universidad te enseñan en el sexto o séptimo semestre cómo canalizar una vena, pero en la guerra no es así. Si tengo que canalizar tu cabeza o tus pies, lo haré. No se trata de la teoría de la medicina correcta, se trata de las condiciones que tenemos en la guerra, se trata de la supervivencia”, dice Rochi.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Alexa Rochi (@alexarochi__)

Estuvo ejerciendo la medicina durante algunos años, pero un día su comandante y mejor amiga (Rocío) la envió a un curso de propaganda en la EMBO (Estado Mayor del Bloque del Este) y después de eso, nunca volvió a trabajar en la medicina. “La última noche que fui médico Rocío murió con una bomba del ejército. Y ese fue mi último trabajo como médico, recibir su cuerpo roto y tratar de curarlo tanto como pudiera”, confirma Alexa.

Su curso de propaganda le abrió la puerta para ser fotógrafa en el futuro. “Cuando Alexa vino conmigo al curso, ya tenía una idea de fotografía porque su comandante era fotógrafo. Cuando salimos de la guerrilla ella decidió seguir con la fotografía”, dice Ivonne, una excombatiente que fue al mismo curso con Alexa.

Ahora mismo Alexa está tomando fotografías en Bogotá. Busca capturar movilizaciones sociales, protestas, luchas por los derechos de las mujeres y violencia en toda la ciudad. Decidió tomar fotografías sobre estos temas porque después del Acuerdo de Paz de 2016 las cifras de violencia han ido en aumento. Desde 2016 hasta este año ha habido 1.018 asesinatos de líderes sociales, excombatientes de las FARC y pacificadores, según cifras de Indepaz (una ONG que sigue el proceso de pacificación en Colombia).

Lea también: 5 políticos latinoamericanos denunciados por delitos sexuales

“Las fotografías de Alexa son muy rebeldes y pretenden responder porque es directa. No tiene miedo de estar en el fuego si es necesario, porque en realidad estuvo en el fuego durante muchos años”, dice Liseth, una fotógrafa que conoció a Alexa en una protesta de mujeres.

Alexa ya no está en la guerra, a pesar de que nunca ha renunciado a sus ideales y la lucha en la que cree. Sigue trabajando en la construcción de paz y avanzando en la lucha contra las violencias de género en Colombia. “Si somos inconvenientes, estamos haciendo las cosas correctas. Renuncié a mis armas, pero sigo siendo un rebelde con una causa. Ahora ya no tengo que sacar mi rifle y disparar, ahora configuro mi cámara, velocidad, diafragma, y eso es todo”, dice Alexa Rochi.

Cambió su rifle por su cámara, la jungla por la ciudad, una guerra por la paz. Pero mantiene el mismo pensamiento: quiere justicia social en Colombia.