fbpx

Los motivos por los que Guillermo Lasso ganó la elecciones presidenciales en Ecuador

Desde el 2005 no ganaba un candidato de derecha en el país andino.

Guillermo Lasso, nuevo presidente de Ecuador

Compitió contra Correa, casi le gana a Moreno y vencer a Arauz con el 52,5% de los votos válidos, contra el 47,5%. Foto: TW-LassoGuillermo

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: The reasons why Guillermo Lasso won the presidential elections in Ecuador

Guillermo Lasso, un exbanquero de 65 años será el nuevo presidente de Ecuador. Su victoria se dio en la segunda vuelta, venciendo al correísta Andrés Arauz. Y como bien dice el refrán: la tercera es la vencida. Lasso ya había intentado llegar al Palacio de Carondelet en dos ocasiones. Compitió contra Correa, casi le gana a Moreno y logró vencer a Arauz con el 52,5% de los votos válidos, contra el 47,5%.

Lasso recibirá al país andino en un momento difícil, no solo por la pandemia que ha afectado a todas las economías en el mundo yen especial los países de la región, sino porque la economía ecuatoriana se contrajo 7,8% el año pasado y los estimados para el 2021 no superan un crecimiento del 3,5%.

Lea también: Elecciones en Ecuador: Arauz y Lasso se enfrentan por la presidencia

Así, Lasso se pone a cargo de un país con una deuda externa del 65,33% del PIB y con una Asamblea Nacional mayoritariamente opositora. El presidente electo solo contará (en un principio) con 12 puestos ganados por su partido CREO, más 18 del movimiento aliado PSC, en un parlamento unicameral de 137 asientos. Con la derrota en el congreso, la pregunta es ¿cómo logró Lasso conquistar los votantes que no lo apoyaron en primera vuelta?:

Rechazo a Rafael Correa

La victoria de Lasso, más que un respaldo a la derecha nacional, es un rechazo a la izquierda correísta. A pesar de que Andrés Arauz, el rival de Lasso y pupilo del expresidente Rafael Correa, haya ganado la primera vuelta, y de que el tercer puesto haya ido hacia Yaku Pérez y su izquierda indigenista, los votantes prefirieron decantarse por el candidato que se alejaba por el exgobernante.

Los diez años del líder del partido Movimiento Revolucionario Ciudadana crearon una gran base de apoyo electoral, pero también una gran base de enemigos y detractores políticos, no solo de derecha.

Adicionalmente, tan pronto cedió su poder a Lenin Moreno (quién fuese su aliado y luego su enemigo político), Correa debió enfrentar varias acusaciones penales en su contra. Incluso, afronta una condena de 8 años de cárcel por corrupción, y que él cataloga como una "persecución política".

Neutralidad de Yaku Pérez

El líder del partido Pachakutik, Yaku Pérez, quién quedó en tercer lugar, a menos de 50 mil votos de distancia de Lasso, jugó un papel importante al abstenerse de inclinar la balanza por alguno de los dos candidatos que pasaron a segunda vuelta.

Ante el estrecho margen que lo separó de Lasso, Pérez insistió en un posible fraude y decidió iniciar una campaña por el voto nulo en segunda vuelta, a modo de rechazo a los 2 candidatos.

"Nexos" con el ELN

Entre los principales ataques que recibió la campaña de Andrés Arauz estuvo sus posibles nexos ideológicos y políticos con la guerrilla colombiana del ELN. La fiscalía colombiana (que controla un amigo personal del presidente derechista Iván Duque) compartió con su par ecuatoriano una información que evidenciaría una supuesta financiación del grupo ilegal y la campaña del líder socialista.

Esta no es la primera vez en que el Gobierno o el Estado colombiano incrimina a líderes y políticos socialistas con grupos armados ilegales. Hace varios años, el expresidente Álvaro Uribe aseguró que tenían información que vinculaba al Gobierno de Rafael Correa con integrantes de las FARC. Esto, luego de que Colombia diera de baja a uno de los máximos líderes de la guerrilla en territorio ecuatoriano (sin aviso o permiso de la administración Correa), lo cuál desencadenó en una de las tensiones diplomáticas (e incluso militares) en la región en los últimos años.

Legado de Lenin Moreno

Otro elemento que incidió en los resultados electorales de Ecuador fue el legado de Moreno. A pesar de que Moreno fue vicepresidente, aliado, pupilo y candidato de Rafael Correa, luego de llegar al poder, se distanció de su antiguo jefe y se convirtió en uno de sus más fuertes rivales.

Este enfrentamiento dividió a la izquierda ecuatoriana, que es una de las más fuertes en la región. Adicionalmente, la baja popularidad de Moreno hizo que tanto Arauz como Lasso insistieran en que el actual presidente era más cercano o aliado al otro candidato.

Principales derrotados

Evidentemente, Arauz era la personificación de la izquierda tradicional latinoamericana. El apadrinamiento de Correa lo volvía un potencial aliado de los gobiernos socialistas de la región (Bolivia, Argentina, Nicaragua y, sobre todo, Venezuela).

Principalmente, Maduro no consigue un aliado estratégico que podría ayudarle a salir de la presión diplomática que ha venido sintiendo, pero de la cuál ya respira de a poco.

Al ser Quito la sede de Unasur, la presidencia de Ecuador cumple un papel simbólico en la izquierda latina. Esto deja a una Unasur y, también, Prosur débiles sin contar con gran cantidad de Gobiernos.

Sin embargo, Lasso ya había manifestado su intención de que Ecuador ingrese a la Alianza del Pacífico, una organización comercial y de integración entre México, Colombia, Perú y Chile.