fbpx

¿Es el fin de los grupos musicales? Descubre por qué los solistas tienen cada vez más éxito

La industria musical parece inclinarse cada vez más por los artistas solistas. ¿Qué es lo que sucede para este cambio de tendencias?

Grupo musical 'One Direction'

Hoy las nuevas formas de producción apuntan a hacer todos los papeles de una banda desde una computadora. Foto: IG-onedirection

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Is it the end of musical groups? Find out why soloists are getting successful

La industria musical evoluciona constantemente. Tan solo basta con ver cuáles han sido los géneros más escuchados décadas atrás y ver qué es lo que ha ocurrido en la actualidad. Por ejemplo, en los 70 se popularizó el disco, en los 80 comenzó la fiebre del pop y en los 90 explotaba el grunge.

En la actualidad, la escena del trap, el reggaetón y las derivaciones del pop parecen dominar nuestra industria musical. Tan solo basta con ver los principales hits disponibles en Spotify en la actualidad, que son muy diferentes a los de las décadas pasadas, principalmente porque la forma de hacer música es distinta.

El líder de la banda de Maroon 5, Adam Levine, mencionó en una entrevista en Apple Music que siente que “ya no hay bandas”, pues son una especie en extinción. Mientras que generaciones atrás era común encontrar a jóvenes reunidos en garajes y sótanos para crear música, hoy las nuevas formas de producción apuntan a hacer todo desde una computadora. Veamos qué implica este cambio.

Las nuevas formas de hacer música

Si bien en la actualidad existen muchas bandas, lo cierto es que, desde hace unos años, existe una tendencia de artistas solistas, donde la producción musical está a cargo de un solo productor e incluso la realiza el propio compositor. Un ejemplo claro es el de Billie Eilish: una artista que tiene a su hermano haciendo las mezclas.

En este caso, esta artista parece ser una de las claras representantes de la “música tecnológica”. Esta adolescente demuestra lo fácil que puede ser la creación de música desde casa, sin la presión de una discográfica para cumplir reglas y sin la necesidad de ensayos o de una multitud de músicos para la banda. En el caso de las giras musicales, pueden contratar a músicos para tener arreglos más profesionales en vivo, aunque es algo optativo, lo mismo que a la hora de lanzar un CD. 

Tan solo alcanza con ver los grandes triunfadores que pasaron en los Grammy de 2021, donde se pudieron observar a figuras tales como Taylor Swift, Harry Styles, Dua Lipa, Beyoncé, Fiona Apple e incluso la propia Billie Eilish. Es decir, todos son músicos que actúan en solitario y que pueden o no tener un grupo de músicos de respaldo, pero no necesitan ser parte de un grupo, como en su momento fueron The Beatles o The Rolling Stones, por ejemplo.

De la misma forma, basta con ver cuáles fueron las canciones más escuchadas en Spotify durante el 2020. Ninguna banda aparece entre los 5 más escuchados del mundo, ni tampoco con las canciones más reproducidas de la aplicación. Por el contrario, la lista está completamente dominada por artistas en solitario, como Bad Bunny, The Weeknd, Dua Lipa o Tones and I.

Esta tendencia es más reciente de lo que parece. Si bien comúnmente asociamos la creación de los grupos musicales al rock, lo cierto es que los 90 nos demostraron que las bandas eran populares, sin importar el género. Por ejemplo, las Spice Girls, los Backstreeet Boys, Oasis o No Doubt dominaban la escena dentro de la industria.

Sin embargo, al finalizar la década de los 2000 ya se demostraba un cambio de panorama. Por ejemplo, la aparición de grupos musicales como los Jonas Brothers o One Direction, permitían no solamente la popularización de la banda, sino también de cada uno de sus miembros en solitario.

En cuanto a esta última boyband, El País cuenta que uno de sus integrantes, Harry Styles, se volvió “más rico” y con más éxito después de salir de la banda. Es decir, logró triunfar mucho más como solista a través de distintos trabajos discográficos. Para las discográficas, los artistas en solitario representan grandes beneficios: son más baratos y fáciles de manejar, pues escapan a los conflictos de grupo.

Por eso mismo, los jóvenes cada vez piensan más en el éxito en solitario. Como miembro de un grupo, un joven tendrá menos dominio del trabajo y de las ganancias, pues deberá ponerse de acuerdo con el resto de los integrantes (por algo son tan habituales las rupturas de grandes grupos musicales). En cambio, pueden lanzar sus carreras con un software, desde la propia comodidad del hogar y sin tener que invertir mucho.

Lea también: K-Pop, un género musical que ha conquistado Latinoamérica

Es más: ni siquiera necesitan de los canales como MTV o las prensas especializadas para llegar a lo más alto, pues alcanza y sobra con las redes sociales. The Guardian, incluso, indicaba que estas “antiguas” plataformas están cada vez más en decadencia, pues los artistas no las necesitan para la difusión musical: ahora las redes sociales se encargan de todo. 

Sin embargo, esta tendencia de la poca popularidad de los grupos musicales no se da en todo el mundo. En Asia estos grupos de idols están en un apogeo, con bandas tales como BTS o Blackpink, que baten récords de reproducción. Sin embargo, tiene una trampa: si bien funcionan como grupo, cada miembro de la banda tiene su propia popularidad en solitario.

Por lo tanto, todo parece indicar que, de una u otra manera, las funciones en solitario están afectando la forma en la que escuchamos y creamos música. Esto podría hacer que, con el correr del tiempo, cada vez menos personas encuentren motivaciones o inspiraciones para crear una banda.