fbpx

5 libros para regalar en el Día de la Madre

No habrá mejor detalle para mamá en su día que una buena e interesante lectura. Acá te traemos algunas recomendaciones.

LatinAmerican Post | Theoscar Mogollón González

Escucha este artículo


¡Madre solo hay una! Si bien son todos los días que debemos honrarla y consentirla, existe una fecha en particular y bastante especial para dedicárselo exclusivamente a ella. El Día de la Madre es la excusa perfecta para hacerle un homenaje y reconocer el trabajo incansable de esa magnífica persona que nos trajo al mundo. Las madres, las que día a día siempre hacen un sacrificio por nosotros, aquellas que, sin importar qué, nunca dejarán de amarnos.

Con la llegada de la pandemia, varias personas tuvieron que cambiar los besos y abrazos por videollamadas y mensajes en las redes sociales. Sin embargo, el hecho de no estar cerca de ella (si es tu caso) no quiere decir que no podamos darle el regalo que se merece. Entre las mejores opciones que le puedes ofrecer este año está una que nunca falla: los libros. Y es que muchas madres son amantes de la lectura, una práctica que nunca pasará de moda. ¿Es la tuya una de ellas?

1) Llamadas de mamá, de Carole Fives

Las relaciones entre madre e hija a veces son difíciles. Justamente, Carole Fives le pone humor y ternura a esa conexión. El relato se centra en Charlène, la protagonista absoluta de esta novela inteligente, tragicómica e inolvidable, donde su voz nos atrapará desde la primera página a través de las constantes llamadas y los continuos mensajes que le deja a su hija en el contestador.

Es así como llamada tras llamada iremos conociendo la personalidad arrolladora de esta mujer, además de esa particular relación que mantiene con su hija. Su cotidianidad estará llena de manías y discriminaciones, las cuales poco a poco irán cambiando al conocer que le diagnostican cáncer y depresión, sumándole posteriormente momentos de ternura e intimidad.

2) Madres e hijos, de Theodor Kallifatides

¿Es posible que la experiencia personal del autor nos conecte a todos por igual? La respuesta es sí. A sus 78 años, Theodor Kallifatides viaja de regreso a su Grecia natal tras haber emigrado a Suecia varios años atrás, esto con la intención de pasar algunos días junto a su madre de 92 años. La intención de esta obra breve y profunda es la de rescatar recuerdos y darles el inmenso valor que tienen.

Si bien es un viaje personal de Kallifatides, encontraremos en sus páginas una lectura universal; esas sensaciones, sentimientos y problemas que nos incumben a todos. Al tratarse del carácter migrante de una familia, este será el punto de partida de interesantes reflexiones que bien valen para la actualidad. Es una obra con gran carga de nostalgia, pero de esa nostalgia con brillo porque viene acompañada de muchas risas y complicidades, generosidad, confianza y, sobre todo, amor.

3) El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes, de Tatiana Tîbuleac

Se trata de la belleza y crudeza de una relación maternofilial. La escritora y periodista nos presenta en esta historia a Aleksy, un joven con un trastorno psiquiátrico que recuerda (tal como dice el título de la obra) ese verano en que su madre tuvo los ojos verdes. Justamente son esos ojos los que ocupan capítulos enteros, donde además se describe a esa figura materna con una carga simbólica expresiva y muy poética. Los relatos que van del presente al pasado sirven de catarsis para el protagonista como ejercicio de sus recuerdos.

El libro comienza con crudeza, pues Aleksy no esconde la vergüenza hacia su madre, diciendo incluso que «la odiaba más que nunca» o que «era la madre más inútil que haya existido jamás». Y es que las cosas no han sido fáciles para el joven de 17 años y su madre, cuyos recuerdos de infancia han dejado cicatrices incurables. El redescubrimiento de los ojos verdes parte de todo ese dolor, algo que hará que el lector se estremezca y comprenda tanto a la madre como al hijo.

Lea también: Los mejores libros ficcionales sobre pandemias

4) Cinco horas con Mario, de Miguel Delibes

Cuando el dolor de perder a un ser querido se termina convirtiendo en un ejercicio de desahogo. Esta novela de gran penetración psicológica cuenta con un trasfondo cultural. El autor, por medio de la protagonista que es puesta al descubierto, hace frente a un tema difícil para la sociedad española de la década de los 50, aunque sin desviarse tanto para que en la trama pudieran verse identificadas muchas personas.

El argumento de la novela gira en torno a Carmen Sotillo, una mujer que acaba de quedarse viuda tras la muerte de su esposo Mario. Una vez finalizado el velatorio, la protagonista tendrá cinco horas de monólogo donde se dirige a él como si todavía estuviese vivo. Tendrá diálogos a partir de citas en la biblia subrayadas por su esposo, le reprochará comportamientos durante el matrimonio, críticas de valores políticos y religiosos, además de expresar sus sospechas sobre una infidelidad. El final de esta historia sorprenderá a más de uno.

5) Una madre, Alejandro Palomas

Un libro muy bonito que, sin querer contar nada en concreto, cuenta muchas cosas. Con una dosis de realidad, sensibilidad y sentimientos escritos de forma magistral, el autor nos trae una novela sobre los problemas cotidianos de una familia y los constantes golpes que la vida les ha dado a cada uno de ellos. Más allá de los toques de humor, cinismo, resentimiento o dolor, en esta lectura se reconoce y homenajea a la madre. 

A pocas horas para la medianoche, y luego de varios intentos, Amalia logra a sus 65 años cumplir su sueño: reunir a toda la familia para cenar en Nochevieja. La protagonista sabe que será una noche intensa, llena de secretos, risas y confesiones. Sin embargo, será capaz de entretejer, con su humor y su entrega particular, una red de hilos invisibles para unir a los suyos, haciéndoles ver lo que queda por vivir. Esa visión de la vida y ejemplo de superación por parte de Amalia, será el ejemplo a seguir de muchos lectores.