fbpx

La brecha económica entre finalistas de Champions League masculina y femenina

La misma competencia, distinto género, pero habrá una brecha amplia de premios entre la final masculina de Chelsea vs Manchester City y la femenina de Chelsea vs Barcelona.

Jugadoras del FCBarcelona y jugadores del Chelsea

La diferencia en premios y costo de plantillas entre las escuadras masculinas y femeninas son amplias. Fotos: IG-wchampionsleague, IG, championsleague

LatinAmerican Post | Julián Gómez

Escucha este artículo


Read in english: The economic gap between male and female Champions League finalists

Este domingo 16 de mayo se disputará la final de la Champions League femenina entre Chelsea y Barcelona en el estadio Gamla Ullevi de Göteborg, Suecia. Dos semanas después se jugará en el Atatürk de Estambul, Turquía la final masculina. La diferencia en premios y costo de plantillas entre las escuadras masculinas y femenina son amplias. A continuación un análisis de cada final. 

Champions League masculina

En números, las ganancias monetarias que alcanzan los equipos en la  Champions League masculina son abismales a comparación de la misma competencia femenina.

El campeón de la actual temporada se llevaría 82,4 millones de euros, sumado a los 3,5 millones de euros correspondientes a la clasificación a Supercopa de Europa y otro millón de euros por clasificar al Mundial de clubes.

Dependiendo de cómo le vaya en la Supercopa y Mundial de Clubes, el premio total podría ascender a un poco más de 92 millones de euros para el campeón. El equipo que quede subcampeón ganaría unos 77 millones de euros.

En cuanto a plantillas ambos equipos son los más costosos de la Premier League. Los datos de la plataforma de Transfermarkt estima el costo de la plantilla del Manchester City en 1.030 millones de euros siendo Kevin De Bruyne el que más gana con 23 millones de euros al año.

Por parte del Chelsea, el plantel tiene un costo de 780 millones de euros. El jugador que más gana es el delantero Timo Werner con 15 millones de euros al año.

También puedes leer: Superliga Europea: El modelo de negocio del fútbol en crisis 

Champions League femenina

Actualmente, el equipo campeón de la competencia accederá a 460.000 euros, el subcampeón conseguirá 50.000 euros menos. Son 178 veces menos de lo que gana el equipo masculino en la misma competencia.

Sin embargo, esta situación cambiará a partir de la temporada 2021-22.

Por medio del nuevo modelo de distribución financiera de la UEFA, solamente por participar en la Champions League Femenina cada equipo recibirá 400.000 euros desde el 2021 hasta el 2025. El equipo campeón alcanzará 1,4 millones de euros. En total son 4 veces más los fondos destinados con 24 millones de euros en total de premios. Esto supone un incremento de 4 veces más en dinero con respecto a la edición actual de la competencia. No obstante, con este nuevo modelo el campeón ganaría 58 veces menos que en el masculino.

 

 

El costo de la plantilla completa del Barcelona asciende a 4,1 millones de euros en total. Sin embargo, el equipo habría llegado a un acuerdo con las futbolistas para reducirles el salario en un 70 % a causa de las pérdidas por la pandemia. En contraste, el jugador que menos gana del Barcelona que es Riqui Puig gana al año casi la totalidad del costo del equipo femenino.

Por parte del Chelsea, la futbolista que más gana es Sam Kerr. La futbolista recibe anualmente cerca de 419.000 euros. La cifra sigue siendo menor a la del futbolista peor pago del plantel masculino del Chelsea que es Billy Gilmour con 450.000 euros al año.

***

Los datos de los equipos finalistas en la Champions League masculina y femenina son acordes a las condiciones de los clubes. Las tres organizaciones se encuentran en el top 10 de los equipos más ricos del mundo según la revista Forbes.

Barcelona que tiene equipo femenino finalista es el primer equipo más valioso del mundo; Manchester City que tiene finalista masculino es el sexto; y Chelsea que tiene finalista masculino y femenino es el séptimo.

 

 

Hay una salvedad, y es que el empresario de fútbol más rico es Sheik Mansour, dueño del Manchester City. Roman Abramovich, dueño del Chelsea ocupa el sexto lugar de ese ranking.

La organización que venció en ambos frentes es el Chelsea, que logró tener finalista en masculino y femenino. Por ende, en ámbito deportivo ya hay un éxito independientemente de lo que pueda pasar en ambas finales.

Aunque para el año entrante, la brecha de la Champions League masculina y femenina se va a reducir, aún resta mucho para llegar al tan anhelado pago equitativo (o por lo menos similar) por el que tanto ha luchado el fútbol femenino.