fbpx

Estas son las criptomonedas en las que deberías invertir

Si estás pensando en invertir en criptomonedas, puede que te interese saber algunas alternativas al Bitcoin o al Ethereum. Estas son las que tienen más futuro.

Criptomonedas

Bitcoin ha revolucionado la forma de invertir. Este año comenzó a popularizarse en las masas por su enorme volatilidad: desde llegar al más alto valor histórico hasta descender abruptamente. Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: These are the Cryptocurrencies You Should Invest in

Bitcoin ha revolucionado la forma de invertir. Este año comenzó a popularizarse en las masas por su enorme volatilidad: desde llegar al más alto valor histórico hasta descender abruptamente. Lo cierto es que todo movimiento de mercado es entusiasta: si sube, significará un mayor poder adquisitivo. Si baja, puede ser la oportunidad perfecta para comprar más.

En este sentido, cada vez más personas deciden invertir en Bitcoin, que es la “criptomoneda por excelencia”. Inmediatamente después, Ethereum aparece como una opción bastante asentada, pero no son las únicas, pues existen infinidad de criptomonedas que surgen constantemente.

Para no quedar encapsulados en una única inversión, es importante diversificar en otras opciones. Sin embargo, eso no es todo: también puede ser bueno apostar por otras criptomonedas con gran futuro, que puedan convertirse en la “futura Bitcoin” que empiece en valores bajos y acabe valiendo miles de dólares. Conozcamos a las mejores.

Lea también: ¿Quieres saber más de Bitcoins y Criptomonedas? Aprende con estos siete libros

Cardano (ADA)

Cardano es una de las criptomonedas con más futuro. Se trata de la cuarta con mayor capitalización del mercado, que también pasó de tener un volumen de 600 millones de dólares a 10 mil millones en muy poco tiempo. Por ejemplo, desde febrero ha tenido una suba del 200%, con un valor que fluctúa en 1,42 dólares, aproximadamente.

Esta criptomoneda fue creada por el matemático Charles Hokinson, uno de los co-fundadores de Ethereum. Se trata de una cadena de bloques de códigos perfecta para ejecutar contratos inteligentes, con potencial suficiente para resolver problemas de la red de Ethereum, aunque con características especiales en seguridad.

Lanzada en el 2017, también tiene un aspecto diferencial en contraste con Bitcoin: el compromiso con el medioambiente. Bitcoin fue fuertemente criticado por Elon Musk por la energía que consume minarlo, pero el protocolo de participación de Cardano, conocido como Ouroboros, implica un un gasto energético muy bajo.

Tether

Creada en julio de 2014 con el nombre de Realcoin por Stanley Hainsworth, vicepresidente de Starbucks, se trata de una de las criptomonedas con mayor futuro. Es, tal vez, la más paradigmática del segmento de las stablecoin, que es una de las variaciones posibles dentro de las crypto.

Básicamente, se creó con el objetivo de construir una especie de vínculo entre las monedas fiduciarias y las criptomonedas. Si bien recientemente hemos visto que el presidente de El Salvador anunció que el Bitcoin será una moneda de curso legal, esto no ocurre en todas partes del planeta.

Por ende, Tether intenta mantener una relación de 1 a 1 con el dólar estadounidense en términos de valor. Es decir, es completamente accesible para aquellos que quieran adentrarse en el mundo de las criptomonedas sin demasiados riesgos, pues no está completamente descentralizada y facilita el pase entre el “dinero real” y las crypto.

Litecoin

Una de las primeras, lanzada en el 2011. Creada por un ex empleado de Google, Charlie Lee, aparece como una alternativa al Bitcoin, aunque optimizada. Básicamente, la idea es generar ciertos beneficios para los usuarios que la compren, como costos de transacción más bajos por operación. Además, la velocidad de la transacción es muy superior.

La idea es que sea una moneda digital que sirva para pagar productos y servicios, aunque con una diferencia principal al Bitcoin: tiene un límite superior. En la actualidad, existen 60 millones de unidades en circulación, mientras que hay menos de 20 millones de Bitcoins. Esto la vuelve más atractiva para transacciones del día a día.

Pi Network

Por último, Pi Network. Actualmente en estado BETA, se trata de una “criptomoneda en proceso”, que permite minar unidades a todos sus usuarios a través de una aplicación. Diariamente, los que se unan a la aplicación podrán minar Pi con solo tocar un botón, acción que deberán repetir diariamente.

Además, podrán generar invitaciones a otros miembros para trabajar en equipo y ganar más dinero en conjunto. Lanzada en el 2019, planea salir al mercado al finalizar este año, por lo que podría significar una nueva forma de que los usuarios minen una criptodivisa con solo tocar un botón por día.

Si apuestas por alguna de ellas, podría convertirse en la próxima Bitcoin y obtendrías gran valor.