fbpx

Nasser Al-Khelaïfi: La increíble historia detrás del presidente del PSG

Proveniente de una familia humilde, el empresario catarí ha logrado convertiste en una de las personas más poderosas y millonarias en el mundo del fútbol.

Nasser Al-Khelaïfi

El catarí ha venido creciendo desde abajo, con inicios humildes a los cuales siempre tuvo que dar lo mejor de sí para progresar. Foto: Flickr-Christophe Pelletier

LatiAmerican Post | Theoscar Mogollón González

Escucha este artículo


Read in english: Nasser Al-Khelaïfi: The Incredible Story Behind the PSG President

Una de las noticias más importantes que se ha dado durante este 2021 es, sin duda, la salida de Lionel Messi del FC Barcelona. Pero más allá de los problemas financieros del equipo catalán que provocaron dicha situación, la posterior llegada del argentino al PSG se dio por la influencia de una figura poderosa del fútbol europeo actual: Nasser Al-Khelaïfi. Y es que el presidente del conjunto francés no ha parado de crecer como empresario, al punto de dominar el mercado y armar un equipo mucho más competitivo que el año pasado. ¿Qué hay detrás de este personaje exitoso?

Aunque muchos creen que Al-Khelaïfi proviene de una familia millonaria y llena de lujos, en realidad es todo lo contrario. El catarí ha venido creciendo desde abajo, con inicios humildes a los cuales siempre tuvo que dar lo mejor de sí para progresar

De la pesca común al mundo del tenis

El 10 de noviembre de 1973 nacía en Doha, capital de Catar, Nasser bin Ghanim Al-Khelaïfi. Su familia era sencilla y dependían económicamente de los ingresos de su abuelo, un pescador de perlas. Dicha actividad se volvió común entre los integrantes del grupo familiar, incluso hasta para su padre, un hombre que intentaba abrirse paso en el mundo del tenis aunque sin mucho éxito. Su niñez y parte de adolescencia la pasó dentro de una embarcación, viviendo un episodio que casi le cuesta la vida a él y su progenitor tras quedarse accidentados varios días en alta mar, siendo rescatados milagrosamente por un barco que pasaba por la zona.

Por cosas del destino, Nasser y su familia vivían en una casa frente al único complejo de canchas de tenis de Doha. Con 11 años fue a trabajar allí como recogepelotas y desde el primer momento en que pisó la cancha se enamoró del deporte a primera vista. Luego de que le ofrecieron jugar durante unos minutos, el joven tomó la decisión de incursionar en la disciplina. El punto de inflexión en la vida del catarí se dio en 1988, cuando a sus 14 años se preparaba para llegar al mundo del tenis profesional. Su pareja de entrenamiento era un niño seis años menor llamado Tamim bin Hamad Al-Thani, el cuarto hijo del emir Hamad bin Jalifa Al-Thani y, por entonces, heredero al trono.

Su carrera en el tenis duró poco más de una década, ocupando el puesto 995 del ranking mundial y convirtiéndose en el segundo jugador más exitoso de Catar en la Copa Davis. A la par de eso estudió economía en la Universidad de Catar, pero fue gracias a su gran amistad con el príncipe que comenzó una etapa de ascenso importante en su vida. En 2005 entró a formar parte de Qatar Investment Authority (QIA), empresa fundada por la familia real para diversificar sus inversiones por fuera del mundo del petróleo y el gas. Tres años después, asumió la presidencia de la Federación Catarí de Tenis y vicepresidencia de la Federación Asiática, cargos que ejerce actualmente.

El hombre más poderoso del fútbol francés

En 2011 iniciaría su transitar en el fútbol europeo. Con intenciones de invertir en el deporte, QIA fundaba Qatar Sports Investments (QSI), una subsidiaria que compró al Paris Saint-Germain y cuyo objetivo a largo plazo era convertirlo en un club lleno de figuras de talla mundial. En octubre de ese año, el empresario catarí asumió la presidencia de la institución francesa e inició un mandato donde ha invertido más de 1300 millones de dólares para fichar a futbolistas de renombre como David Beckham, Zlatan Ibrahimovic, Kylian Mbappé, Neymar, entre muchos otros.

De hecho, la llegada del brasileño en 2017 significó el fichaje más caro de la historia luego de pagarle al Barcelona más de 200 millones de dólares. Tanta inversión en fichajes ha sido con la premisa de alzar por primera vez la Champions League, torneo que estuvieron cerca de ganar en 2020. Sin embargo, en esta última década ha dominado casi por completo el torneo doméstico con siete Ligue 1, seis Copas de Francia, seis Copas de la Liga y ocho Supercopas de Francia, consiguiendo además cuatro tripletes nacionales.

Lea también: ¿Mejor que el PSG? Los mejores tridentes ofensivos del fútbol

Pero a pesar de tanto dominio, Al-Khelaïfi se ha visto entre denuncias de sobornos y sospechas de múltiples violaciones a las reglas del Fair Play financiero, las cuales no lo han condenado sino todo lo contrario, le han dado mayor poder en el mundo de los negocios y del fútbol. Asimismo, en un abrir y cerrar de ojos asumió la presidencia de beIN Sports (canal deportivo de la cadena Al-Jazeera, controlada por la familia real catarí), fue nombrado miembro del Comité Organizador del Mundial 2022, desde 2013 es "ministro libre" del gobierno de Catar, y en 2019 fue electo miembro del Comité Ejecutivo de la UEFA, siendo el primer no europeo en ocupar un cargo dirigencial allí.

Ante la influencia que significa Nasser Al-Khelaïfi, la revista France Football lo designó como «el hombre más poderoso del fútbol francés», y no es para menos. Su fortuna alcanza los 16 mil millones de dólares, convirtiéndolo en uno de los hombres más ricos del planeta a pesar de que Forbes no lo considere por asociar sus ingresos a la familia real catarí. Quienes lo conocen aseguran que es una persona recatada, de perfil bajo y que le encanta pasar tiempo con su familia. Su vida es el fiel ejemplo de lo que se puede conseguir si se aprovechan todas y cada una de las oportunidades que se consiguen en el camino.