fbpx

I May Destroy You: ¿Cuál es el papel de la televisión en la educación sobre el consentimiento?

La televisión tiene un valor muy importante en la sociedad, puesto que transmite los dramas humanos y la realidad que vive cada individuo. La obra realizada por Michaela Coel, I May Destroy You es una forma de educación sobre el consentimiento.

Fotograma de la serie 'Puedo destruirte'

Si bien es cierto que la televisión no es la solución a la deficiencia educativa que enfrenta gran parte de la humanidad, sí es una pieza esencial en el rompecabezas. Foto: YT-HBO

LatinAmerican Post | Alexey Zhúkov

Escucha este artículo


Read in english: I May Destroy You: What is the role of television in consent education?

Con el paso de los años, la televisión ha evolucionado de manera notable, convirtiéndose en una de las principales fuentes de entretenimiento de la sociedad mediante producciones audiovisuales que aportan contenido educativo. Cada vez son más los elementos que abordan las problemáticas del existencialismo humano, tocando las fibras de un mundo globalizado lleno de paradigmas, que incitan a reflexionar.   

Si bien es cierto que la televisión no es la solución a la deficiencia educativa que enfrenta gran parte de la humanidad, sí es una pieza esencial en el rompecabezas. Es el caso del consentimiento, el cual se define como la expresión o actitud con que una persona consciente, permite o acepta algo.

Hay muchas formas de emplear el término pero, cuando se habla de relaciones interpersonales, nos referimos a cuando una persona accede y acepta de forma activa y libre a hacer algo de manera informada. En otras palabras, es la opción de decir sí o no a una circunstancia determinada.

También te puede interesar: Televisión vs Streaming: ¿Quién ganará la guerra del futuro?

Es importante dar luces sobre la estrecha relación que existe entre la televisión y la forma de abordar un tema tan sensible como el consentimiento.

¿Cuál es el papel de la TV en la educación sobre el consentimiento?

La televisión aborda de una manera objetiva la acción de consentir o no una situación, esto se evidencia en el contenido de las historias cada vez más dramáticas, las cuales pueden llegar a suceder en la vida real. Por eso, este medio audiovisual es de vital importancia a la hora de educar de manera didáctica, considerada una de las mejores formas de enseñar, sobre todo cuando se trata de un público infantil y adolescente.

El consentimiento es un tema que se debe abordar con tacto y precisión, para que tenga un efecto positivo en los televidentes y cinéfilos.

¿Puede tener el cine y la TV un rol pedagógico sobre el consentimiento?

La respuesta es sí y de sobremanera, pues las personas son el resultado de lo que ven, oyen y sienten. Por tanto, las producciones audiovisuales tienen el poder de instruir, tanto en forma positiva como negativa, al público sobre cómo abordar el consentimiento, es decir, entenderlo, conocer el comportamiento y actitudes que deben tomarse. Lo más importante es que estos medios artísticos de comunicación influyen sobre las personas, ayudándolas a empoderarse y reflexionar sobre determinadas circunstancias de sus vidas.

Uno de los mayores exponentes del rol educativo y reflexivo sobre el consentimiento en la televisión es la serie inglesa de drama creada, dirigida y protagonizada por la cineasta Michaela Coel titulada I May Destroy You o Podría Destruirte, por su traducción al español. La actriz afrodescendiente creó la serie como parte de su catarsis para superar el trauma de haber sido agredida sexualmente.

I May Destroy You

Nos cuenta la historia de Arabella, una famosa tuitera que, tras una noche de copas en un bar, despierta con una herida en la cabeza y con su smartphone averiado. De pronto empiezan a venir a su mente recuerdos de la noche anterior y la imagen de un hombre sobre ella no la deja de perseguir. Poco a poco, la protagonista armará el rompecabezas que la conducirá a descubrir la verdad.

En la actualidad, muchas series de consumo masivo han generado controversia por su temática feminista y su contenido explícito sobre violencia sexual. Lo cierto es que son temas que hacen parte de la realidad y que son necesarios abordar para brindar información que permita entender las problemáticas que acometen a la sociedad, ofreciendo una perspectiva integral desde los puntos de vista de los protagonistas (feminista - machista y agresor - victima), con el fin de analizar su esencia y explorar las consecuencias de vejar u honrar el consentimiento de una persona.