fbpx

¿Será posible una Unión Europea en Latinoamérica?

El sueño de muchos integracionistas de la región por años volvió a ser tema en la pasada cumbre de la CELAC. ¿Por qué es tan difícil una Unión Europea en Latinoamérica?.

 VI Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC)

En la reciente cumbre de la CELAC, varios mandatarios latinoamericanos volvieron a referirse a la falta de integración existente en la región. Foto: TW-lopezobrador_

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Will A European Union Be Possible In Latin America?

En la reciente cumbre de la CELAC, varios mandatarios latinoamericanos volvieron a referirse a la falta de integración existente en la región. Siendo varios países que hablamos el mismo idioma o uno similar (Brasil), la ausencia de instituciones de real integración es llamativa, en comparación con Europa y la Unión Europea.

Precisamente, el presidente anfitrión de la CELAC; Andrés Manuel López Obrador,  volvió a traer un tema recurrente: ¿por qué Latinoamérica no logra construir algo similar a la Unión Europea? La respuesta no es sencilla.

Primero hay que destacar que en la región, sí existen organismos de integración subregional. Sin embargo, casi todos estos han fracasado en mayor o menor medida y muchos de estos están completamente deslegitimados.

La Comunidad Andina

Uno de estos organismos de integración que ya existe en la región. Está compuesto por Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia. Anteriormente Venezuela era parte del grupo, pero bajo el Gobierno de Hugo Chávez como protesta a los TLC entre Colombia y Perú con Estados Unidos, se decidió salir e ingresar a Mercosur.

Entre los elementos de integración, hay un libre mercado entre los países para productos originados dentro de la zona. Igualmente también hay libre circulación y los ciudadanos de cualquiera de estos países no se necesitan pasaporte para viajar dentro de ellos. Igualmente hay un tribunal de justicia andino y acuerdos en energía, telecomunicaciones, gestión de riesgo y de desastres y PYMES.

Lee también: AMLO ayuda a romper el cerco diplomático contra Maduro

Sin embargo, la crisis del grupo radica en el desconocimiento de los ciudadanos de estas políticas y beneficios. No hay una integración real y las diferencias políticas de los países ha demostrado la inestabilidad del grupo. Héctor Helí Rojas Jiménez, * Magíster en Análisis de Problemas Políticos Económicos e Internacionales Contemporáneos explicó en un artículo publicado por la Universidad Sergio Arboleda, que la poca voluntad de los presidentes es la base de la crisis del grupo.

Mercosur

Es tal vez, uno de los grupos de integración más exitoso en la región. Está compuesto por Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay y Venezuela (este último sancionado por la crisis democrática y política). Además de contar con las dos principales economías sudamericanas, es uno de los organismos más estables. Sin embargo, en épocas de diferencias políticas dentro del grupo, ha habido bloqueos en políticas comunes, especialmente en la firma de acuerdos de libre comercio. Hay un interés de Bolivia de ingresar en el grupo económico.


Actualmente, los ciudadanos de los países miembros cuentan con un mercado común, una libre circulación, una misma patente de carro, un sistema de solución de controversias, entre otros elementos.

Alianza del Pacífico

Es uno de los organismos de integración más recientes. Está integrado por México, Colombia, Perú y Chile. En teoría, es uno de los organismos con más cohesión política, sin embargo, con las llegadas de AMLO y Pedro Castillo a México y Perú, respectivamente, las diferencias entre intereses nacionales pueden afectar esta unión.

Entre los resultados de esta alianza, está una embajada compartida por México, Chile, Perú y Colombia en Ghana; una común entre Chile y Colombia en Argelia y Marruecos; una entre Colombia y Perú en Vietnam. El organismo tiene un Mercado Integrado de las Bolsas de Valores (entre Chile, Perú y Colombia), hay facilidad de movilidad de estudiantes, no es necesaria la visa de turismo y un fondo de cooperación.

Hay también un interés de Costa Rica, Ecuador, Guatemala y Panamá de hacer parte del grupo. Sin embargo, para ingresar al grupo, se tiene que tener acuerdos comerciales con cada uno de los países miembros, algo que ha dificultado el ingreso de varios de los solicitantes.

Existen otros grupos, bloques u organismos de integración, pero su resultado es similar: una promesa de unión en la teoría, pero una falta de voluntad en la práctica. Y a pesar de que los discursos en la CELAC hayan coincidido en fomentar un bloque latinoamericano, las diferencias políticas y económicas de los países son el principal obstáculo.

La Unión Europea nos ha demostrado que la coalición y la unión del grupo son mucho más difíciles de lo que se piensa. Conformar un organismo de tanta integración debe contar, primordialmente, de estabilidad política, gobiernos continuistas en todos los países. Con el Brexit, nos dimos cuenta de que grupos políticos pueden crear una bandera política separatista y volver el organismo como el enemigo exterior.

Una de las claves del éxito del Espacio de Comercio es la única divisa. El hecho de tener una misma moneda, ayuda al libre intercambio de bienes y servicios entre países. Esto implica una renuncia a las políticas monetarias internas y entregarlas a un organismo similar al Banco Europeo en el control y cambio de la divisa. Países como Venezuela, Ecuador y Panamá ya lo hacen implícita o explícitamente con el dólar, pero el tener una misma política de cambio para Uruguay o Bolivia, como para Brasil o México, sería desequilibrado.

Hablando de economía, para una verdadera y real integración, las economías deben ser estables, algo que no sucede en Latinoamérica. Hoy vemos en Venezuela, Argentina, Colombia, entre otros, claros ejemplos de economías frágiles que con su derrumbe, podrían llevar al derrumbe de todo el grupo.