fbpx

Reseña de “Memoria”: nada es lo que parece

La película de Apichatpong Weerasethakul es una recompensa para el público paciente dispuesto a una inmersión de los sentidos. Acá nuestra reseña de Memoria.

Tráiler de la película 'Memoria'

Memoria es una película que logra jugar con nuestros sentidos en el momento en que nos sentamos frente a la pantalla. Foto: Trailers de películas de YouTube

LatinAmerican Post | Valentina Villamizar Guerrero

Escucha este artículo


Read in english: Review Of "Memoria": Nothing Is What It Seems

Memoria es una película colombiana, que además de haber sido galardonada con el Premio del jurado en el Festival de Cannes 2021, se tomó las redes sociales gracias a una foto del reparto posando con la bandera de Colombia y un mensaje de “S.O.S”.

Debido a la violencia policial que se estaba viviendo en el país a causa del Paro Nacional (en simultáneo con la premiación en Cannes), los actores llevaron la bandera a la alfombra roja como muestra de apoyo a Colombia. Sin embargo, esta fotografía ha servido como medio de confusión para muchos que han llegado a creer que Memoria se basa principalmente en problemáticas que aquejan al país día a día, como, por ejemplo, conflicto armado. A pesar de esto, el director de la película, el tailandés Apichatpong Weerasethakul, le hizo un llamado al gobierno de Colombia y, a otros países mientras recibía el galardonado, para que “escuchen a su gente”. “Memoria es acerca de la vibración de esas energías y conexiones. Del sueño de mejorar” mencionó Apichatpong en medio de su discurso.

Lo que quiso decir el director se explica en la sinopsis oficial de la cinta: “Jessica (Tilda Swinton) no puede dormir desde que un fuerte "bang" interrumpió su sueño al amanecer. Mientras visita a su hermana en Bogotá, se hace amiga de Agnes (Jeanne Balibar), una arqueóloga que estudia restos humanos descubiertos dentro de un túnel en construcción. Jessica viaja para encontrarse con Agnes en el lugar de excavación y, en un pueblo cercano, conoce a un pescador llamado Hernán (Elkin Díaz). Ambos comparten recuerdos junto al río y cuando el día llega a su fin, Jessica se despierta con una sensación de claridad”.

Lee también: J Balvin vs. Resident: ¿quién representa el verdadero "género urbano"?

Memoria, un juego con los sentidos

Memoria es una película que logra jugar con nuestros sentidos en el momento en que nos sentamos frente a la pantalla. Por un lado, su comienzo inquietante, acompañado de un sonido fuerte, metálico, como si viniera de la tierra y que logra poner al público al pendiente de qué sucederá después. Y no solo es inquietante para los espectadores, también lo es para Jessica (Tilda Swinton), que, a raíz de esto, comienza cierto tipo de viaje de reconocimiento y recuerdos, como si algo la hubiese llamado, obligándola a obtener respuestas que logran darle un giro a la historia, donde la confusión puede convertirse en protagonista.

Por otro lado, la cinta logra transportarnos a escenas y momentos tranquilos a pesar de desarrollarse en la cotidianidad y el frenesí, mayormente, de la ciudad de Bogotá. Sin embargo, esta película puede llegar a ser indescifrable para muchos que están acostumbrados a un tipo de cine con más acción, menos elementos y mensajes a interpretar.

A pesar de su desarrollo lento en sus 2 horas y 16 minutos de duración, la película logra rescatar elementos característicos del país en donde fue filmada sin la necesidad de caer en el discurso habitual de violencia, conflicto armado, narcotráfico, etc., que otros proyectos extranjeros se han encargado de resaltar. En Memoria, vemos una Colombia sorprendentemente serena en donde podemos visualizar a través de Jessica (Tilda Swinton), objetos que resaltan cosas características de la región, por ejemplo, la religión, vegetación, vida en la ciudad y el campo, etc. Todo esto es acompañado por una cinematografía estática en la cámara, pero vibrante en sus elementos, que, resaltan con una sugerente mezcla de sonido, fiel al estilo del director.

Sin duda, esta es una película que, a medida que avanza, genera más peguntas que respuestas. A su vez, inconscientemente nos lleva a conectar ya sea con la historia o con los espectadores que hacen un esfuerzo conjunto para entender qué es lo que realmente Apichatpong nos quiere mostrar a través  de todo este enigma de ciencia ficción en medio del realismo mágico colombiano.