fbpx

Brasil, el rey del fútbol de clubes en Conmebol

Palmeiras, actual campeón de la Libertadores, repetirá final ante un paisano, esta vez contra el Flamengo. A su vez, en Sudamericana, los protagonistas serán Atlético Paranaense y Bragantino. Seis de los últimos ocho finalistas del fútbol de clubes en Conmebol son del país carioca.

Jugadores del Atlético Paranaense, Bragantino, Palmeiras y Flamengo

Seis de los últimos ocho finalistas del fútbol de clubes en Conmebol son del país carioca. Foto: IG-athleticoparanaense, IG-redbullbragantino, IG-palmeiras, IG-flamengo

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano Moreno

Escucha este artículo


Read in english: Brazil, the King of Club Soccer in Conmebol

Quizá sea el reflejo de lo que muestra su selección en las eliminatorias hacia el Mundial, en las que lidera de forma invicta la tabla, o también el poderío económico de sus clubes, pero lo cierto es que Brasil es el amo y señor del futbol de clubes en Conmebol en las que se prepara para jugar las dos finales con cuatro representantes.

No conforme con haber ganado la edición 2019 con Flamengo, en una emocionante final ante River Plate de Argentina, Brasil en 2020 colocó a Palmeiras y Santos en el partido por el título, siendo el primero mencionado el ganador. En este 2021, ganará su tercera copa consecutiva pues Palmeiras defenderá su corona ante Flamengo.

Lee también: Jugadores famosos con los que se encontrará James Rodríguez en Qata

Si nos trasladamos a Copa Sudamericana, el panorama es similar este año. El Atlético Paranaense, campeón de la edición 2018, jugará la final ante el Bragantino, que, dicho sea de paso, no es de los clubes más grandes del Brasileirao.  Seis de los últimos ocho finalistas de estas dos competiciones, han sido amazónicos.

Dominio total

En Libertadores, la hegemonía es tal que antes de la final, los brasileños solo perdieron un partido en las rondas de eliminación directa, el que Sao Paulo cayó por 3-0 en la vuelta de los cuartos de final ante el Palmeiras. Además, en semifinales llegaron 3 de 4, en cuartos de final 6 de 8, y en octavos de final 6 de 16 pero con el importante dato de que los seis avanzaron. Ninguno fue eliminado por algún club de otro país.

Además, solo el ubicar a tres equipos de un mismo país en las semifinales de Libertadores, es un hecho inédito para un torneo con más de sesenta años de existencia (1960). La final se disputará el 27 de noviembre en el estadio Centenario de Montevideo.

"Estamos creciendo. El fútbol brasileño está evolucionando, grandes jugadores están regresando y el campeonato local cada vez es más disputado", reflejó el internacional Lucas Paquetá, del Olympique de Lyon y la selección brasileña al Diario El Clarín.

El único equipo brasileño que decepcionó en Sudamericana fue el Gremio, que, fue despachado apenas en octavos de final por Liga de Quito de Ecuador. En dicho certamen, ni Santos ni Bragantino iniciaron alto en las predilecciones, pero uno llegó a semifinales y el otro a la final dejando en el camino a Libertad de Paraguay.  

Su rival, Paranaense, a su vez, dejó en el camino en la etapa previa a un histórico como Peñarol de Uruguay.  Aunque en este torneo solo colocaron a cuatro entre los mejores 16, de esos 4 avanzaron 3 a cuartos y de esos 3, 2 a semifinales, y posteriormente a la final. Mucha efectividad.

¿Cuáles son las razones?

La situación financiera de los clubes brasileños y en paralelo el desarrollo de las divisiones inferiores, son relevantes. Eso se refleja en la llegada de jugadores recorridos en Europa como Dani Alves, Rafinha, Hulk, Diego Costa, Filipe Luis, Douglas Costa, Miranda, Éder y David Luiz, incorporaciones impagables para cualquier otro club sudamericano. Así lo refleja en El Clarin el comentarista brasileño de ESPN, Leonardo Bertozzi. "Los clubes brasileños tienen un potencial de inversión mayor, y por eso consiguen jugadores importantes".

Para el columnista y narrador de fútbol venezolano Carlos Domingues, la explicación es sencilla. “Los clubes brasileños están muy por encima de todo lo que se maneja financieramente en Conmebol, ellos están conformando equipos dignos de competir en Europa y si no existe control adecuado en esa inversión, esto pudiera comprometer a dichos equipos en el futuro”, señaló.  

Para el comunicador venezolano es llamativo que en Brasil hayan torcido el brazo para darle cabida a técnicos europeos, principalmente portugueses.  “Hay casos como el de Jorge Jesus (campeón con Flamengo en 2019), y Abel Ferreira con el Palmeiras, o el argentino Juan Pablo Vojvoda, estratega del Fortaleza Sporte Club. También está Hernán Crespo con el Sao Paulo, tras ser campeón de Sudamericana con Defensa y Justicia, y esto hace que todos los equipos brasileños sean poderosos en el continente y ya no solo los grandes de siempre sino hasta los más modestos.  Eso los hace diferenciarse del resto”.

Bertozzi agregó que el poderío radica en los ingresos por derechos de televisión, contratos publicitarios y premios suculentos en torneos locales, lo que desencadena en una liga mucho más competitiva. "Los otros clubes sudamericanos no logran competir con los brasileños. Un ejemplo muy ilustrativo es el de Atlético Mineiro al contratar a Ignacio 'Nacho' Fernández, que era uno de los principales jugadores de River Plate".

Lo ejemplificó diciendo que, en 2019, los equipos de primera división de Brasil se embolsaron 253 millones de dólares en derechos de transmisión frente a los 91 millones que de moneda estadounidense recibieron sus pares de Argentina, y estamos hablando del país que les secunda en ese rubro.

¿Cómo cambiar esa realidad?

Fortalecer las divisiones menores, ser inteligentes en los fichajes (no necesariamente los más caros) y conservar planteles que sean competitivos aparecen como tres alternativas para intentar en el mediano plazo detener la fuerza brasileña en Conmebol.

Domingues consideró que es una realidad económica difícil de cambiar. “Incluso Ecuador y Chile que son los otros equipos más estables tampoco se acercan a ese poder económico de los amazónicos y creo que nos tenemos que acostumbrar a ello, porque si estos clubes desarrollan algún jugador talentoso, este se marcha rápidamente a México o a Europa”, finalizó.  

Lo único que por ahora es seguro es que Brasil alzará la décima copa en el siglo XXI frente a ocho de Argentina, dos de Colombia, una de Ecuador y otra de Paraguay.