fbpx

Galería: Estos países "venden" su nacionalidad

En varios lugares del mundo, puedes obtener la ciudadanía por inversión, lo que te permitiría contar con los derechos y deberes de ese país.

Cámara fotográfica con un pasaporte sobre un mapa

Estos son algunos países que permiten nacionalizarte si inviertes una suma de dinero. Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Gallery: Countries That "Sell" Their Nationality

La nacionalidad es un término complejo. En el sistema internacional, ser nacional de un país te puede otorgar o quitar varios beneficios. Por ejemplo, CNN en Español destacaba que en 2020 si tienes pasaporte japonés, puedes viajar a 191 destinos en el mundo sin necesidad de sacar ninguna visa o trámite. Mientras que al otro extremo de pasaportes, los nacionales afganos solo pueden ingresar a 26.

La nacionalidad también te permite migrar más fácilmente. Por ejemplo, los ciudadanos europeos pueden emigrar con relativa facilidad a cualquier otro país de la Unión Europea y trabajar de forma legal.

Lee también: Infografía: Países Latinoamericanos con mayor deuda


Pero, hay diferentes formas de obtener la nacionalidad de un país. Las más conocidas son el ius sanguinis y el ius solis, lo que traduce por sangre o por suelo. Las nacionalidades por sangre son las que solo se pueden obtener si el padre o la madre es nacional de ese territorio (casi todos los países europeos), mientras que la de solis es haber nacido en el país mientras los padres estaban de forma legal (el caso de Estados Unidos).

Pero también hay una forma poco conocida (y poco asequible) de obtener un pasaporte de un país en el que no vives, no naciste , ni tienes ascendencia. Esta es por inversión. Estos son algunos países que te permiten nacionalizarte si inviertes una suma de dinero. 

Para todos estos procesos, los costes pueden variar en términos de número de personas dentro de la familia que aplica a la nacionalidad y el tiempo mínimo de permanencia. Pero muchas de las islas, ni siquiera necesitan que el aplicante o su familia pise tierra para obtener los beneficios de su ciudadanía.