fbpx

Propuesta de AMLO contra la pobreza extrema no es tan utópica como parece

El presidente mexicano aseguró que en caso de que multimillonarios, empresas y países cooperen, se podría recoger al menos un billón de dólares. ¿Qué tan viable es la idea planteada por AMLO contra la pobreza?.

Andrés Manuel López Obrador

El presidente de México, sorprendió a todos los asistentes durante la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU, al revelar que desde su país se tiene planeado un proyecto con el que buscaría erradicar la pobreza extrema en el mundo. Foto: TW-lopezobrador_

LatinAmerican Post | Christopher Ramírez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: AMLO's Proposal Against Extreme Poverty Is Not As Utopian As It Seems

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (más conocido como AMLO) sorprendió a todos los asistentes durante la sesión del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que se llevó a cabo el pasado 9 de noviembre, al revelar que desde su país se tiene planeado un proyecto con el que buscaría erradicar la pobreza extrema en el mundo.

El “Programa Mundial por la Fraternidad y el Bienestar”, según AMLO, es una estrategia con la cual se busca garantizar “el derecho a una vida digna a 750 millones de personas que sobreviven con menos de dos dólares diarios”.

Lee también: AMLO ayuda a romper el cerco diplomático contra Maduro

Asimismo, explicó durante su intervención la forma en la que se lograría recaudar al menos un billón de dólares que se repartirían de forma equitativa (no igualitaria) entre las poblaciones más vulnerables del mundo:

“El cobro de una contribución voluntaria, anual, del 4 por ciento de sus fortunas a las mil personas más ricas del planeta; una aportación similar por parte de las mil corporaciones privadas más importantes por su valor en el mercado mundial, y una cooperación del 0.2 por ciento del PIB de cada uno de los países integrantes del Grupo de los 20 (G20)”.

Así, por ejemplo, en el caso de México que es uno de los países que hace parte de dicho G20, AMLO explicó durante una intervención en el Palacio Nacional que, de acuerdo con las cifras actuales de su producto interno bruto, su gobierno tendría que desembolsar unos 60 mil millones de pesos mexicanos (casi 3 mil millones de dólares).

Igualmente mostró un detalle que no reveló durante su intervención en la ONU: en caso de efectuarse el plan tal como se tiene pensado, el billón de dólares recaudado alcanzaría para dar cuatro dólares diarios a las personas que más lo necesitan en el planeta.

“El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional podrían colaborar en la creación de la estructura requerida y desde el año próximo hacer un censo de los más pobres del mundo y una vez definida la población objetivo en cada país comenzar a dispersar los recursos para el otorgamiento de pensiones a adultos mayores, a niñas y niños con discapacidad, becas a estudiantes, apoyos a sembradores y a jóvenes que trabajen como aprendices en actividades productivas así como para hacer llegar vacunas y medicamentos gratuitos”, añadió el Primer mandatario de los mexicanos.

¿Qué tan viable es esta propuesta de AMLO?

Para empezar, hay que aclarar que acabar con la pobreza extrema en el mundo  no es una situación utópica como muchos creen. De hecho, la ONU ha señalado en varias ocasiones que con sus programas se ha logrado disminuir el porcentaje del 36 % de las personas que vivían con menos de dos dólares en 1990 a un 10,7 % en 2015.

“Esto nos demuestra que poner fin a la pobreza extrema está a nuestro alcance, aunque el ritmo de la disminución se haya ralentizado”, indicó la entidad internacional por medio de un informe publicado en su página web.

Por su parte, la Institución Brookings, un organismo estadounidense especializado en investigación de políticas públicas, ratificó la validez de la idea de López Obrador asegurando que con solamente 95 mil millones de dólares se podría erradicar la pobreza extrema en el mundo.

Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) añadió que con un presupuesto que oscila entre los 39 mil y los 50 mil millones de dólares se podría solucionar el problema del cultivo de alimentos de forma sostenible, lo que garantizaría una producción continua de productos comestibles en todo el mundo.

Asimismo, la revista The Nature Conservancy explica en uno de sus estudios publicados que también es importante contar con un dinero que garantice la preservación de la naturaleza y la biodiversidad, pues sin medioambiente no hay terreno sobre el cual cultivar los alimentos, lo que haría inútil tener dinero para invertir pero no productos que comprar. En ese caso, la revista asegura que serían necesarios al menos 600 mil millones de dólares por año.

De esta forma, haciendo cuentas, para erradicar el hambre en el mundo (que sería un paso gigantesco para erradicar la pobreza) sería necesaria una inversión de al menos 745 mil millones de dólares. Teniendo en cuenta que la idea de AMLO garantiza un billón de dólares, eso deja un sobrante de 255 mil millones de dólares que seguirían siendo útiles en otras políticas públicas como la vivienda o la educación.

Aún con esto, el Gobierno mexicano debe saber vender muy bien su proyecto ante la ONU, teniendo en cuenta que la aprobación de este tipo de estrategias no depende tanto de lo que puedan hacer los países desde la institucionalidad, sino de la voluntad política que demuestren para hacer de esta iniciativa una realidad.

Recientemente, el director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, David Beasley le respondió a Elon Musk, uno de los hombres más ricos del mundo, de cómo con 6,6 mil millones de dólares se puede acabar con el hambre en 2022. La organización que hace parte de la ONU publicó un plan detallado en donde explican cómo se invertirá el dinero y sacará del hambre a 42 millones de personas.