fbpx

Lewandowski tendrá que seguir esperando su balón de oro

Robert Lewandowski se queda sin el máximo reconocimiento nuevamente y Lionel Messi acumula ya su séptimo.

robert Lewandowski

Algunas personas señalan que Messi merecía el título obtenido con Argentina en la Copa América desarrollada en Brasil este año. Foto: IG-_rl9

LatinAmerican Post| Nicolás Donoso Álvarez

Escucha este artículo


Read in english: Lewandowski will have to Keep Waiting for his Bollon d'Or

Algunas personas señalan que Messi merecía el título conseguido con Argentina en la Copa América desarrollada en Brasil este año. Otras, en tanto, apuntan que el balón de oro tenía que quedárselo Jorginho, después de ganar la Eurocopa y la Uefa Champions League, dos de los trofeos más importantes que un futbolista puede conseguir. Una cantidad no menor indicaba que, sin lugar a dudas, Robert Lewandowski merecía quedarse con la estatuilla luego de volver a ganar títulos con el Bayern Munich y de terminar de romper su propio récord de goles en una misma temporada en la Bundesliga.

Sin embargo, en esta oportunidad, ha sido Lionel Messi el que, después de un año difícil con el Barcelona, un inicio no del todo convicente con el Paris Saint Germain y una extraordinaria Copa América, se ha quedado con el balón de oro de este año, el séptimo en lo que va de su carrera.

La Copa América, un factor determinante para el triunfo de Messi

Para que France Football se decantara por Lionel Messi para este año influyó mucho la obtención de la Copa América 2021, en la que Argentina derrotó en la final a Brasil y Messi fue elegido como el mejor jugador del campeonato. Terminó con años de sequía de títulos para su país. 

Y es que, si se toma en cuenta su pasada temporada a nivel individual en clubes, el astro argentino únicamente consiguió ganar la Copa del Rey, quedando en la tercera posición en La Liga y solamente llegando a los octavos de final de la Champions League. Mientras que la actual campaña no ha podido sumar demasiados minutos en el PSG como para que se pueda afirmar que ha sido pieza clave en el equipo de Mauricio Pochettino.

Un título en este tipo de eventos parece cambiarlo todo, y en el caso de Messi muy posiblemente ha ocurrido aquello, ya que si no hubiera conseguido ganar la Copa América hubiese sido muy difícil que siquiera estuviera en la lista de los tres mejores jugadores.

¿Ha sido justo el fútbol con Lewandowski?

Y si Messi se quedó con el balón de oro, uno que estuvo nuevamente muy cerca de lograrlo pero no lo consiguió fue Robert Lewandowski. El polaco se ubicó en la segunda posición y se tuvo que conformar con el premio "consuelo" de la jornada: el de goleador del año. Fue un reconocimiento que se entregó por primera vez en esta gala; justo antes de otorgar el premio que a todos les interesaba y anhelaban, como si de una casualidad se tratara.

Lea también: Balón de Oro: las 5 ediciones más polémicas de su historia

Como se dijo anteriormente, Lewandowski lleva anotados en lo que va de 2021 un total de 64 goles, y estableció un nuevo récord cuando en la campaña pasada de la Bundesliga consiguió anotar 41 goles y repartir 11 asistencias en apenas 29 partidos, quedándose con cuatro títulos.

El 2020, producto de la pandemia por la COVID-19, France Football decidió no hacer entrega del balón de oro, un premio que, posiblemente hubiera sido para un Lewandowski que, a sus 33 años, sigue buscando ganar el primero de su extraordinaria carrera. ¿Qué más debe hacer el polaco para que se lo entreguen en alguna oportunidad?, solo los jueces tienen la respuesta a tan clara pregunta, porque las exorbitantes cifras que consigue establecer y romper año tras año Lewandowski merecen un reconocimiento.

El balón de oro es parte del negocio, no de la cancha

Las polémicas que se suscitan como consecuencia del ganador del balón de oro año tras año son repetibles, reiterativas y parecen ser parte del fútbol mismo, pero hay que tener en consideración que el premio está supeditado al negocio por el que se mueve este deporte. El reconocimiento es entregado por un panel que, claramente, tiene sus criterios a la hora de elegir al mejor jugador. La evaluación es subjetiva ya que si bien se dice que es un premio que mide al mejor jugador de la más reciente temporada en el mundo, en muchas ocasiones priman los éxitos grupales por sobre el nivel exhibido individualmente.

Esto no quiere decir que Messi no haya realizado una gran temporada ni que no sea uno de los mejores jugadores en la historia de este deporte, porque aquello es indiscutible. Pero sí se debe destacar que Lewandowski ha hecho todo y muchísimo más dentro del terreno de juego para tener, por lo menos, un balón de oro y si el año pasado no se le dio, en la temporada que acaba de pasar daba la sensación de que sí lo merecía.

Fuera de cualquier discusión, está claro que este y otros premios que se entregan año tras año se quedan en eso, reconocimientos que son importantes, pero que no tienen porqué ser relevantes a la hora de evaluar qué tan bueno es un jugador ni qué tan exitosa ha sido su última temporada o su carrera en general. Y en el caso de Lewandowski, con o sin premio, lo suyo es simplemente descomunal.