fbpx

Guía de tradiciones y supersticiones más curiosas para el fin de año

Existen algunas tradiciones y agüeros que necesitas conocer para fin de año, especialmente en América Latina. Te traemos nuestra guía de tradiciones y supersticiones más curiosas para el fin de año.

Persona barriendo y un racimo de uvas

Hay algunas supersticiones en América Latina que buscan que el año siguiente sea el más fructífero posible. Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: The Most Curious Latino Traditions For The End Of The Year

El año nuevo es un momento perfecto para hacer ese cambio de vida que tanto necesitas. Por lo tanto, hay algunas supersticiones en América Latina que buscan que el año siguiente sea el más fructífero posible. A continuación, te contamos cuáles son los agüeros más destacados de nuestra región.

Meterse debajo de la mesa

Se trata de una superstición originaria en México, pero que se ha popularizado por toda América Latina. Está directamente relacionada con la posibilidad de encontrar el amor, algo que muchas personas demuestran en las redes sociales, ya que indican que este hábito les permitió conseguir pareja.

Otra variación de este país, que permite complementarse con el anterior, es utilizar un listón rojo amarrado a la cintura bajo la ropa. Este ritual se basa en la creencia de que el rojo es el color de la pasión, por lo que utilizar un accesorio de este tono significa que le pides al universo un año nuevo con amor.

Dar vuelta a la manzana con maletas

Esta es una tradición que surgió entre Colombia y Venezuela. Se trata de salir en los primeros minutos de año nuevo por el vecindario con una maleta vacía. Este hábito es muy frecuente en las personas que quieran realizar viajes, por lo que, mientras más camino hagas, más largo será tu viaje.

Lo más habitual es que el ritual se realice en el sentido de las agujas del reloj, con un mínimo de 7 vueltas. Además, durante el recorrido la persona puede centrarse en los destinos que busca conocer, repitiéndose a sí misma no solamente el deseo, sino la afirmación de que conocerá el lugar que desea.

Usar ropa interior amarilla

Originario de Asia, este ritual se popularizó en casi todos los países de América Latina, como Argentina, Colombia, México y Ecuador. Este agüero se relaciona con que el amarillo históricamente fue asociado con la abundancia del oro, por lo que está relacionado con la prosperidad económica.

Sin embargo, muchas personas realizan “variaciones” de esta tradición. Por ejemplo, si se utiliza ropa interior de tonos rojizos, seguramente el mayor deseo será el amor, por lo que también puede ser una posibilidad.

Lee también: 7 famosos episodios navideños de las series más vistas

Quema de muñecos

Este ritual surgió en la Argentina, pero también se ha popularizado en Ecuador. La idea es crear muñecos en las calles, que pasan a quemarse para tener buena suerte. Esta cábala tiene una relación directa con los sacrificios, ya que se cree que los muñecos que terminan en la hoguera son una ofrenda hacia los dioses, que bendecirán a todos los vecinos que participaron en la pira.

Barrer la casa y tirar/regalar objetos que no sirvan

Son tradiciones provenientes de México. La primera de ellas consiste en barrer toda la casa hacia afuera para limpiarla de las malas energías contenidas durante el año. A la vez, también pueden tirarse o regalarse objetos que no se utilizan, ya que esta creencia implicaría que en el futuro puedan llegar cosas nuevas y abundantes.

Comer 12 uvas

Se cree que este hábito comenzó en Puerto Rico, pero se ha popularizado por todo el mundo, incluyendo a varios países de América Latina. La idea es que, una vez que el reloj señale las 12:00 a.m. del primero de enero y empiecen las campanadas, se comen 12 uvas que representarán los meses del año.

De esta manera, las personas deberían pedir un deseo por cada una de las uvas que comerán. Esta creencia tiene su variación en Colombia, ya que muchas personas directamente guardan un puñado de ellas en el bolsillo, como una forma de conservar las buenas vibras de año nuevo para el futuro.