fbpx

El camino de David Vélez para ser el colombiano más rico

David Vélez se convirtió este año en el colombiano con más dinero y uno de los latinos con mayor fortuna. Este fue el camino que tomó el dueño de Nubank para llegar a la cima.

David Vélez, fundador y CEO de NuBank

La salida de Colombia nunca lo hizo olvidarse de sus raíces, ni mucho menos de quien era: “soy colombiano”, dice con orgullo Vélez, fundador de Nubank, un banco 100% digital, el más grande del mundo en dicho rubro. Foto: TW-velez_david

LatinAmerican Post | Christopher Ramírez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: How David Vélez Became The Richest Colombian

“David Vélez se vuelve el colombiano más rico del mundo, superando a Luis Carlos Sarmiento”, ese es el titular con el que la revista Forbes anunció que un nuevo personaje se ubicaba en la cima de la lista de los colombianos más ricos. Su nombre es David Vélez, y es un emprendedor nacido en 1981, aunque a los nueve años abandonó el país.

Sin embargo, la salida de Colombia nunca lo hizo olvidarse de sus raíces, ni mucho menos de quien era: “soy colombiano”, dice con orgullo Vélez, fundador de Nubank, un banco 100 % digital, el más grande del mundo en dicho rubro y que el pasado 9 de diciembre convirtió a Vélez en el ciudadano más rico de su país, tras su debut en la Bolsa de Valores de Nueva York.

De acuerdo con los registros de esta, una de la bolsa de valores más importante del mundo, el neobanco cerró su primera jornada en un valor de 45 mil millones de dólares. Así, Vélez alcanzó un patrimonio neto de uno de unos 10.200 millones de dólares, 600 millones más que el dueño del Grupo Aval, Luis Carlos Sarmiento Ángulo, que actualmente cuenta con una fortuna de 9.600 millones de dólares.

Por supuesto, en los últimos meses este era un escenario que todos los conocedores sabían pasaría tarde o temprano. Sin embargo, no siempre fue así. Vélez no siempre fue el empresario que se conoce hoy en día, aunque siempre tuvo a su haber el talento para los negocios y su don para eso de “plata llama plata”.

Según lo recuerda él mismo por medio de una carta publicada en la página oficial de Nubank, los negocios le corren por las venas, ya que sus padres también fueron emprendedores, por lo que siempre fue “educado en ese deseo”.

También te puede interesar: Galería: Las mujeres más poderosas de Latinoamérica en 2021

“Emprender para mí ha sido la manera de cambiar la realidad del mundo. La forma de crear un impacto positivo en la sociedad, y una vida que para mí tuviera un propósito trascendental”, explicó Vélez en su misiva.

Ahora bien, el talento no lo es nada sin educación y para crear un banco, y sobre todo digital, se debe conocer de la forma en la que se desarrollan los procesos al interior de la banca y de otro tipo de estrategias económicas y sociales para poder convencer a las personas de que su emprendimiento, sin duda alguna, era la mejor opción.

“Después de trabajar por más de una década en grandes bancos y en fondos de inversión en Estados Unidos y América Latina, comencé a emprender por mi cuenta en la industria que me pareció más imposible de competir, pero que, al mismo tiempo, era la industria que mayor impacto social podría producir: la banca”, indicó.

No obstante, siempre supo que la banca tradicional no era la mejor opción, teniendo en cuenta la gran cantidad de personas, millones y millones de ellas, que aunque no poseen una cuenta bancaria, son los más expertos en las aplicaciones móviles. Notó que la clave estaba en ofrecer a las personas una opción que se basara en mejorar la experiencia, más que en simplemente ofrecer los mismos productos que todos los demás ofertan en el mundo.

Así, el sueño que inició en 2013, hoy se ha traducido en más de 48 millones de clientes, 18 millones más de los que él mismo había registrado en su carta en septiembre del año pasado. “Hoy somos el banco digital independiente más grande del mundo. Estamos preparados para competir globalmente en la revolución tecnológica”, expresó.

Pero, ¿cómo llegó a ser el neobanco más grande del mundo? Todos saben que un aspecto de los sueños es, por supuesto, desear, y otro aún más importante es actuar. Pues, precisamente esto fue lo que hizo Vélez, junto con su equipo y su cofundadora Cristina Junqueira: moverse por el mundo de los negocios, en busca de inversionistas que creyeran en su idea y por supuesto, clientes que se quedaran para hacerla crecer.

Aún con esto, captar la atención de ambos públicos no fue una tarea difícil, teniendo en cuenta que Nubank le apuesta a un modelo de negocio que tiene como base la tecnología, lo que la convertía automáticamente en un prospecto de startup, algo que cualquier inversionista medianamente conocedor estaba dispuesto apoyar.

De esta forma, solo en 2021, Vélez y su empresa lograron recolectar más de 1.150 millones de dólares en medio de “Serie G”, una rodada de inversiones en la que algunos de los mejores inversionistas internacionales no dudaron en inyectar dinero.

Una de estas sociedades fue Berkshire Hathaway, cuyo socio mayoritario, presidente y accionista es ‎Warren Buffett, uno de los inversionistas más importantes del mundo. En su paso por Serie G, Berkshire Hathaway le dejó un depósito de 500 millones de dólares a Nubank, lo que aumentó su capital y por supuesto el interés de nuevos inversionistas en apoyar este emprendimiento.

Por el lado de los clientes, la tarea tampoco fue complicada, ya que Vélez supo apostar a lo que estos necesitaban: un banco que, además de ser digital, prometiera intereses mucho más bajos en relación con la banca tradicional, además de una gama de opciones que permitiera vivir su economía de forma sencilla y sin las complicaciones de los bancos físicos.

Así, Nubank ya cuenta con su propia tarjeta de crédito anual, además de una cuenta corriente, cuyas transferencias digitales no tienen ningún costo. También tiene ofertas de seguros, cuentas corporativas, entre otros productos; todos 100 % digitales y con tarifas que no disgustan para nada al público de Brasil, Colombia y México, en donde ya tienen presencia.