fbpx

Buccaneers y Chiefs son los favoritos para ganar la postemporada de NFL

Este sábado inicia la postemporada de la NFL con dos partidos de los seis que componen la primera fase de eliminación directa.

Balón

Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano

Desde este sábado se pone en marcha la postemporada de la NFL en su edición 2021/22. Los Tampa Bay Buccaneers intentarán revalidar el trofeo Vince Lombardi que se acreditaron en el pasado Super Bowl sobre los Kansas City Chiefs, equipo que a su vez buscará revancha.

Los dos finalistas de la pasada edición tendrán que jugar la primera fase de postemporada, ante Filadelfia Eagles y Pittsburgh Steelers respectivamente, debido a que fueron superados en sus conferencias por Green Bay Packers y los sorpresivos Tenneesse Titans, líderes de cada zona y que ya esperan en semifinales por sus rivales.

A partir de esta fase quien pierda se va y poco importará cuál fue el récord en la ronda regular. En el caso de Packers y Titans, para lograr el gallardete deberán superar solo tres compromisos debido a que no juegan la fase de comodines.

Lee también: MLB sigue en huelga ¿habrá o no habrá temporada en el 2022?

Chiefs -Steelers

Iniciamos con la Conferencia Americana y el duelo entre Kansas City y Pittsburgh, a priori uno de los más disparejos en la previa. Patrick Mahomes no es el mismo de las temporadas precedentes pero su cierre de temporada regular fue favorable. Vuelve a tener en Travis Kelce a su mejor socio en la ofensiva y una defensa más sólida de lo que se vio a inicios de la campaña, además del plus de jugar en su estadio, el Arrowhead, en donde son casi imbatibles.

Pittsburgh ya puede estar satisfecho por haber llegado hasta aquí contra todo pronóstico. Su capitán, Ben Roethlisberger “Big Ben”, en el peor de los casos se despedirá como profesional jugando postemporada. El equipo tiene varios lesionados, un quarterback al borde del retiro, y el cansancio de un exigente calendario. Cabe destacar la excelente campaña del linebacker TJ Watt, pieza clave en la reestructuración.

Raiders-Bengals

Los sorprendentes Bengals, número 4 en el escalafón de las posiciones llegan como la gran revelación de esta campaña al adjudicarse el liderato de la División Norte con un poder ofensivo que lideran Joe Burrow y el posible ganador del premio al Novato Ofensivo del Año: Ja'Marr Chase, junto a Tee Higgins, Taylor Boyd y Joe Mixon.

Pero para quedar por delante de tres conjuntos a priori más completos como Baltimore Ravens (la gran decepción de la campaña), Steelers y Cleveland Browns, es necesario también jugar buena defensa, y en ese sentido los de Ohio mejoraron mucho con relación a los años previos gracias a al buena dirección de Zac Taylor.

El mayor mérito de Las Vegas Raiders fue colarse entre los 7 mejores a pesar de perder en el inicio de temporada a su coach Jon Gruden y luego por un lío social muy grave a Henry Ruggs III, una de sus estrellas. Sin nada que perder, su mariscal de campo Derek Carr y el coach interino Rich Bisaccia pueden seguir haciendo historia sin la presión del favoritismo.

Bills -Patriots

Por tercera vez en la temporada, se verán las caras dos viejos conocidos como Buffalo y Nueva Inglaterra. Ganar con facilidad el más reciente duelo entre ellos le confiere el favoritismo a los Bills, además de la localía.

Un aspecto del juego que no se debe tomar a la ligera es que pese a tener un ataque terrestre limitado y una defensiva que no muestra la intensidad de la temporada anterior, terminaron con el mejor diferencial de puntos de la liga con 194 puntos a favor. Sean McDermott espera llegar a su segunda semifinal de conferencia seguida, junto a Josh Allen.

Del lado de New England, ya no está Tom Brady, pero está Mac Jones, que este año llevo al club a jugar nuevamente la postemporada tras no lograrlo en la campaña previa. La valiosa experiencia del entrenador Bill Belichick logró absorber lo mejor del joven Jones y consolidar una defensa agresiva, pero, de visitantes ante un equipo que tiene mayor profundidad parece bastante difícil.

Buccaneers- Eagles

Nos trasladamos a la Conferencia Nacional, en la los Buccaneers no decepcionaron de la mano de la leyenda Tom Brady pese a que este año aflojaron en el aspecto que les dio el título el año pasado, la defensa. La experiencia y sangre fría de Brady y el trabajo de hombres como Devon White y Lavonte David en defensa y Ronald Jones en ofensiva, parecen ser suficientes para vencer a Filadelfia.

Pero la defensiva de los Eagles no se queda atrás, ya que se ubicó en la décima posición y a eso hay que sumar que la responsabilidad no parece haberle pesado mucho a Jalen Hurts, el quarterback que líderó la mejor ofensiva terrestre en un circuito de 32 equipos con 2.715 yardas totales y 25 anotaciones por esa vía.

Cowboy- 49ers

La ofensiva de Dallas se paseó toda la temporada con casi 30 puntos por partido y, de hecho, en cinco de los 17 partidos superaron la barrera de las 40 unidades, y en dos estuvieron sobre los 50. Visto así, la ofensiva que encabeza Dak Prescott luce temible, pero, lo que muchos no saben es que el calendario del equipo tejano fue bastante benévolo jugando muchas veces ante equipos sin posibilidad de jugar postemporada.

Pero Cowboys debe contar también con un Ezekiel Elliot en su mejor versión para que sea el mejor complemento de Prescott. De lado de San Francisco, es de esos equipos que no hace mucho ruido, pero juega muy bien y parece recuperar las sensaciones del 2020, año en el que jugaron el Super Bowl.

Rams-Cardinals

Al igual que Buffalo y Nueva Inglaterra, Los Ángeles y Arizona dividieron triunfos, y se medirán por tercera vez en la campaña para cerrar la fase el día lunes. El hombre clave parece ser Matthew Stafford pese a no tener alta eficiencia en sus pasos en las semanas finales del campeonato, y nuevamente se espera que los Rams exploten su talento a ambos lados de la cancha.

Arizona tuvo el mejor comienzo de la liga, pero cerró con muchos altibajos, perdiendo cuatro de sus últimos cinco juegos. La presión de esta parte de la campaña parece pesar sobre el mariscal Kyle Murray, sobre todo cuando el equipo arranca perdiendo.